Por Francisca Gabler
Alegorías a la eternidad

Con cuerpos taxidermizados de liebres, patos y zorzales dispuestos en medio de pinturas de flores y frutas, la artista chilena Tania González crea sobrecogedores ambientes que muestran la belleza mortuoria de estos animales. Hasta el 3 de octubre en galería BECH.

Por Catalina Mena
Alianza creativa

Una gigantesca escultura tubular está instalada frente al Museo Nacional de Bellas Artes desde hace poco más de un mes. La obra –que pertenece al artista Ariel Bustamante (33) y al arquitecto Alfredo Thiermann (26)–, es un espacio completamente hermético, donde las personas, al ingresar, se enfrentan a una inédita experiencia auditiva y visual. Más de 25 mil personas ya lo han vivido.

Por Catalina Mena / Fotos de las obras: cortesía de Cheim & Read y Hauser & Wirth.
La artista sin edad

Pocas personas logran vivir hasta los 100 años: Louis Bourgeois casi lo consigue. Murió en 2010, a punto de cumplir 99. Longevidad necesaria para alcanzar a disfrutar del reconocimiento que le llegó tardíamente, pasados los 70. Con una vitalidad y una curiosidad siempre infantil, esta artista francesa se mantuvo hasta el final de su vida produciendo una obra audaz y experimental, alimentada de su mundo síquico y sus quiebres emocionales.

Por Catalina Mena
La memoria viva de Sebastián Preece

Sebastián Preece (40) realiza intervenciones en el espacio extrayendo elementos de lugares residuales, marcados por la memoria de sus habitantes. Calles, muros, casas abandonadas, adquieren nueva vida en sus obras. Es el único chileno que exhibe en la importante trienal California-Pacífico, hasta el 17 de noviembre. Parte de su trabajo está expuesto permanentemente en la Galería Patricia Ready, que representa al artista en Chile.

Por Francisca Gabler
Animales en el museo

Zorros, perros, ciervos, buitres. Todos los retratos y esculturas de animales que hace la artista Mariana Vadell, están cargados de un relato indescifrable, pero sugerente, que pone en el espectador la tarea de imaginar la historia que hay tras ellos. Hasta el 31 de agosto en el Museo de Artes Decorativas.