Un día de spa en casa

Belleza

Un día de spa en casa

Por Andrea Hartung

En invierno la piel se seca y, en algunos casos, incluso aparecen heridas. Pero todo tiene solución. Incluso en casa se pueden realizar tratamientos que ayuden a mantener la hidratación.

UN TRATAMIENTO COMPLETO
Que el regaloneo sea casero no quiere decir que sea menos reconfortante que el que recibirías en un spa profesional. Pero si lo que se quiere conseguir -más allá de un relajo momentáneo- es un verdadero tratamiento que deje la piel hidratada, es necesario seguir varios pasos al pie de la letra. La cosmetóloga de Zapatitos Rojos Wellness & Boutique Karen Espinoza explica que es fundamental comenzar exfoliando, para retirar la piel muerta; así se absorben mejor los demás productos que usaremos. “Si se trata del rostro recomiendo un producto comercial bien elaborado, cuyos gránulos sean uniformes y no dañen la piel, mientras que si se trata del resto del cuerpo podemos hacer algo casero, como mezclar un agente suave con otro más fuerte para que se equilibre la acción”, detalla Karen.

Los agentes suaves pueden ser miel, palta, yogur, aceite, leche u hojas de té, mientras que los agentes fuertes son la sal, el azúcar, el café, la avena, la linaza y el limón. Si la piel es muy sensible, Karen recomienda usar solo ingredientes suaves.

Una vez listo el primer paso, es necesario hidratar el cuerpo. Para esto Karen corta hojas de aloe vera natural por la mitad y aplica la pulpa sobre la piel dejándola actuar entre 10 y 20 minutos. Para conservar la temperatura y ayudar a la absorción de nutrientes puedes envolver la zona con un plástico.

Un paso extra a tu rutina casera de hidratación invernal es un baño con sal de mar. “Necesitas dos kilos de sal de mar por tina, para que ayude a tu piel a eliminar toxinas”, explica Karen, y agrega que después es indispensable aplicar cremas hidratantes y potenciar con ampollas de elastina y ácido hialurónico.

¿QUÉ NECESITA TU PIEL?
Aunque el objetivo en invierno siempre es mantener la piel hidratada, no todos los tratamientos cumplen con el objetivo. Para la directora de Medsthetik, Mónica Böhmer, tener en cuenta esto es fundamental: “Los productos humectantes son para las pieles mixtas a secas, pues ayudan a mantener la humedad, mientras que los hidratantes son para pieles mixtas a grasas, porque ayudan a restaurar el agua”. La experta nos cuenta qué productos debemos tener en casa para asegurar una buena hidratación:

  1. Palta: es un buen aliado para hidratar porque contiene grasas saludables.
  2. Miel: suaviza y calma las irritaciones y sequedad de la piel, producidas por la calefacción y el frío del invierno.
  3. Yogur: es un excelente hidratante natural, además aporta luminosidad y un mejor aspecto general.
  4. Lechuga: excelente para revitalizar e hidratar la piel gracias a sus minerales, vitaminas y fibra.
  5. Kiwi: contiene nutrientes como vitaminas C y E y antioxidantes varios.
  6. Zapallo: sus antioxidantes y vitaminas aportan en la regeneración celular para evitar los signos tempranos del envejecimiento.

A estos productos naturales, Constanza Prenafeta, cosmetóloga y directora de Spa Mandala, agrega aceite de coco: es rico en ácidos grasos, concretamente en ácidos laurico y cáprico, dos componentes con propiedades fungicidas y antimicrobianas, además de ser abundante en vitaminas E y K, magnesio, potasio, calcio y hierro.

UNA RUTINA NATURAL
Si de vez en cuando quieres hacer tu rutina normal, pero con productos naturales, Böhmer recomienda limpiar la piel con leche, tonificar con té de manzanilla, exfoliar e hidratar pasando medio kiwi o piña molida por el rostro. También se puede exfoliar aplicando clara de huevo sobre la cara con un pincel y dejando actuar por 20 minutos.
Luego podemos optar por distintos tipos de mascarillas naturales para hidratar:

  1. Mascarilla de zanahoria: Cocinar una zanahoria hasta que esté blanda. Moler y añadir una cucharada de miel. Mezclar bien y aplicar sobre el rostro limpio durante 20 minutos.
  2. Mascarilla de betarraga: Mezclar una cucharada de jugo de zanahoria con una cucharada de jugo de betarraga. Aplicar sobre el rostro con un algodón. Dejar actuar por 20 minutos y lavar con agua tibia. Terminar aplicando gotas de aceite de oliva sobre la cara.
  3. Mascarilla de apio: Lavar tres ramas de apio, cortar en pequeños trozos y poner en un recipiente con agua hirviendo. Dejar tapado hasta que enfríe. Aplicar con algodón como tónico, todas las noches.

SI TIENES PIEL SENSIBLE O ALÉRGICA…
Constanza Prenafeta recomienda que siempre, previo un spa o tratamiento casero, hagamos un test en nuestra piel. “Antes de usar cualquier principio activo aplica un poco de este en una pequeña zona del rostro, por ejemplo detrás de la oreja. Si la piel reacciona bien luego de 10 minutos, pasó la prueba de sensibilidad y lo puedes ocupar en una zona más amplia”, explica.

Y para trasladar la experiencia del spa a la casa, +RELAX, que recientemente abrió sus puertas en Costanera Center, ofrece una nueva línea de productos 100% sustentables (como el de la foto) para revitalizar la piel.

 

Seguir leyendo