*
15 noviembre, 2017
orla

Dulzor artificial

Según los parámetros de Ingesta Diaria Admitida de edulcorantes, una mujer de 55 kilos podría consumir: 6 yogurts endulzados con stevia al día o 26 vasos de bebida light endulzada con aspartamo y acesulfamo diarios. .

Por Bárbara Riedemann / Fotografía: Rodrigo Chodil / Producción: Carla Fogliatti


Paula 1239. Sábado 18 de noviembre de 2017. Edición Aniversario 50 años.

El 2016 la Organización Panamericana de la Salud incluyó a los edulcorantes en la lista de nutrientes críticos –aquellos sobre los cuales se recomienda tener especial vigilancia–, como el sodio, el azúcar y las grasas saturadas. Una situación que hoy preocupa al Ministerio de Salud que ha detectado que, desde la entrada en vigencia de la Ley de Etiquetados de Alimentos, las empresas han decidido reemplazar el azúcar por edulcorantes para evitar los sellos en sus envases. Hoy, el Minsal trabaja en un listado para identificar cuántos poseen estos aditivos y recaba evidencia científica para saber su real efecto en la salud. Pero el problema es que la misma comunidad científica no llega a resultados concluyentes. Existen reputados estudios que advierten cómo estos aditivos impactan la microflora intestinal; la correlación entre alto consumo de endulzantes y obesidad, sus efectos adictivos e incluso como posibles causantes de infertilidad. Pero, de la misma forma, abundan estudios que desmienten dichos hallazgos. Así las cosas, los hechos son estos: los endulzantes están hace décadas en el mercado y su consumo ha sido aprobado por la autoridad sanitaria. Sin embargo, recién hoy nos enfrentamos a una industria que incluye estos aditivos en la mayoría de los productos que consumimos. Y habrá que esperar años, quizás décadas, para ver cuáles serán sus efectos.

¿Endulzar o no endulzar?
Lo salado y lo dulce son gustos adquiridos. Por eso, menores de 2 años no deben consumir azúcares y endulzantes y los adultos deben hacerlo con cautela. “En una taza de té se deben usar 10 gotas de endulzante, equivalente a 2 cucharaditas de azúcar”, dice el nutricionista Samuel Durán, investigador de la Universidad San Sebastián. La industria está buscando edulcorantes naturales –stevia y luo han guo (fruto del monje)– para suplir los sintéticos aspartamo, ciclamato y acesulfamo de potasio. “Todos son químicos, pero los consumidores optan por los más naturales: esto evidencia que la industria alimentaria seguirá por años muy dulce”, sentencia.

Deja tu comentario