*
4 mayo, 2017
orla

En su mejor momento

A los 52 años, la modelo estadounidense Kristen McMenamy evoluciona y no para de acertar en sus cambios. Una tendencia que tomó fuerza en la pasada semana de la moda.

Por Alejandra Cuevas


Paula 1225. Sábado 6 de mayo de 2017. Especial Belleza.

La obsesión de la industria de la moda por la juventud se está desestabilizando con una población (mercado) con mayores expectativas de vida y la inclusión como ley de lo políticamente correcto. La moda, entonces, siempre ávida de nuevos recursos de seducción, ha encontrado en las modelos up 50 buenas aliadas, con Kristen McMenamy como su mejor carta.
Siete años estuvo fuera de las pistas, dedicada a la maternidad. En 2004, con 39, dejó de teñirse las canas y volvió al negocio con Prada. “Debes seguir avanzando, puedes envejecer y seguir siendo rock and roll”, fueron las primeras declaraciones que dio cuando retornó a las pasarelas, desencadenado la fiebre por el pelo gris. Vogue, i-D y Dazed and Confused la llevaron en portada y Marc Jacobs la tuvo en su campaña otoño 2005. Un año después, junto a Linda Evangelista (51) fue fotografiada por Steven Meisel para la portada del libro In Vogue: The Illustrated History of the World’s Most Famous Fashion Magazine. En 2009 Vogue Italia tituló una de sus editoriales como “McMenamy the Leyend”, demostrado que su estatus de supermodelo no caducaba con nada.

MILTMP37422794

Fotografía de arriba: Campaña reciente de Saint Laurent aparecida en Zoo Magazine. Aquí foto del desfile primavera 1993 de Perry Ellis, cargada al grunge y que significó su despido de la marca de Marc Jacobs. Fotografía: Perry Ellis, spring 1993.

 

Dazed and Confused la describió como una modelo “notoriamente irreverente” y como “alguien que continúa ayudando a eliminar los viejos clichés de belleza, dando paso a una nueva generación de mujeres que no encajan en el molde”, refiriéndose sobre todo a sus inicios como modelo, cuando Eileen Ford, cofundadora de Ford Models y con quien Kristen firmó su primer contrato en 1985, le aconsejó entrar a pabellón para mejorar ciertos rasgos. Al rehusarse, convencida de que su estilo inusual cargada de androginia era su mejor arma, se hizo un nombre que en los 90 sonaba a grunge y fashion, a musa de Karl Lagerfeld, Juergen Teller y Steven Meisel.
A los 52 se erige igual de potente, con campañas para Balenciaga, Roberto Cavalli, Jean-Paul Gaultier y Givenchy. Las pasarelas registran la misma corriente: 21 modelos sobre 50 años desfilaron en Nueva York, París, Londres y Milán durante la temporada otoño 2017 versus 13 de la temporada anterior.

*Foto principal: Dancian para Zoo Magazine.

Deja tu comentario