Eres frío pero me haces bien

Belleza

Eres frío pero me haces bien

Por Angélica Lamarca

Tomar agua helada, meterse a cabinas de frío y derretirse un hielo en la cara después de salir de la ducha son consejos que ayudan a tener una mejor piel, más hidratada y más firme.

Sí al agua helada

Ahora que se acercan los días de calor, la experta en alimentación consciente Augusta Alemparte (@vivirconsciente) explica que tomar agua helada y no a temperatura ambiente, como solemos hacer, baja la sensación de calor corporal y lo hidrata más rápido.

Buen consejo: Tener una jarra con agua filtrada en el refrigerador. Ideal si se le agregan algunas hierbas y fruta fresca picada, para hacerla más atractiva. Receta: 1 litro de agua filtrada + 10 hojas de menta + 4 rodajas de limón + jengibre rallado a gusto (dejar reposar al menos 1 hora antes de servir).

Crioterapia

Esta terapia se utiliza desde hace muchos años en Europa, Rusia, Estados Unidos, Australia y Nueva Zelandia. Consiste en enfriar una cabina (llamada criosauna), mediante vapores de nitrógeno seco. La temperatura de la cabina puede llegar hasta los -196 ºC (grados bajo cero). Pero la temperatura interior del cuerpo se mantiene en 36 ºC, lo que hace que nuestros órganos funcionen de manera normal. La sesión tiene una duración máxima de 3 minutos.

Sus beneficios:
Efecto antioxidante, lo que retrasa el proceso de envejecimiento.
Mejora el estado de ánimo, disminuye la ansiedad y el estrés, y ayuda a dormir mejor porque contribuye a la liberación de endorfinas.
Aumenta el colesterol bueno HDL y disminuye el malo, LDL.
Aumenta la masa y resistencia muscular.
Mejora el rendimiento físico y deportivo.
Previene y elimina la celulitis.
Aumenta el gasto calórico, en una sesión de 3 minutos se gastan entre 500 a 800 calorías.
Estimula la producción de colágeno y elimina grasas.
Dónde: www.cryosalud.cl

Hielo en la cara

La cosmetóloga y directora del centro Medsthetic, Mónica Böhmer, entrega un buen consejo para activar la piel del rostro en casa: en invierno o verano, la calefacción o el aire acondicionado resecan la piel, y el calor de la ducha aumenta esta sequedad. Pero derretir un hielo después de la ducha en la cara ayuda a hidratar. Los poros se contraen, se estimula la circulación sanguínea, posee un efecto calmante ante espinillas y piel irritada, y se atenúan las bolsas de los ojos. No tiene contraindicaciones y es para todo tipo de piel.

Seguir leyendo