*
18 octubre, 2016
orla

Los efectos del agua dulce

El doctor Juan Honeyman, considerado el padre de la dermatología chilena y quien ha formado al 80% de los dermatólogos del país, dice enfático que en la piel seca “el agua es veneno”.

Por Josefina Hirane / Fotografía: Archivo revista Paula


Paula 1211. Sábado 22 de octubre de 2016.

El agua potable, la del río, la del lago y la de la piscina resecan y deshidratan la piel. Esto, porque son aguas de baja densidad (respecto del suero de la sangre) por lo que, naturalmente, remueven el agua presente en la capa más externa de la piel. Así lo explica el doctor Juan Honeyman, quien recomienda a sus pacientes con piel seca darse duchas y baños muy cortos (solo lo necesario para asearse), usar jabones hidratantes como el de avena o afrecho (cáscara del trigo), y lubricar inmediatamente después de secarse con crema hidratante (ver página 16). Lo mismo procede si se va a sumergir el cuerpo en lagos, ríos o piscinas.
“Para una piel seca el agua es veneno. Seca la piel y provoca picazón. Quienes se ven afectados se rascan y eso reseca más. Es un círculo vicioso horrible que puede dejar toda la piel con escamas”, dice Honeyman, quien advierte que la sequedad se produce debido a la falta de vitamina A (que se encuentra en la zanahoria, el damasco, el melón calameño, entre otros).
Honeyman, quien se ha especializado en psicodermatología (relación entre psiquis y dermis), asegura que la piel seca es un cuadro más complejo en pacientes “de carácter nervioso”. Esto, porque suelen transpirar más y la sudoración, que no es más que agua de baja densidad, reseca. Las personas extremadamente nerviosas, incluso, expelen un sudor más acido. “Eso es como echar jugo de limón a una zona irritada”, dice el doctor.

El agua del mar
Honeyman explica que el agua de mar es más densa que la dulce, por lo que no deshidrata ni seca. Es por esta razón que a personas que viven en Europa y tienen la piel extremadamente seca se les recomienda darse baños en el Mar Muerto, el agua más salada del mundo. La sugerencia del doctor Honeyman es bañarse lo más seguido posible en el mar y, de no poderse, hacerlo en baños de tina con sal de mar al menos una vez a la semana. Sugiere también darse baños con afrecho, que logra cambiar la densidad del agua. “Esto, tan típico del campo chileno, es santo remedio para la resequedad y las alergias de la piel”, acota.

¿Cómo detectar la piel seca?
La sensación de tirantez es normal solo en la zona de los pliegues, donde se transpira más. La resequedad, por su parte, solo es normal en los codos y rodillas. Si se presentan estos síntomas en toda la cara y las extremidades, la piel está seca. Si además pica, es necesario consultar a un especialista, ya que hay enfermedades cutáneas delicadas como la ictiosis, que provoca que la piel se vuelva seca y escamosa, como la de un pez.

Dónde encontrarlos
Jabón de afrecho en barra: $ 2.200 en tiendas Dellanatura, (www.dellanatura.cl).
Jabón de avena en barra: $ 4.390 más costos de envío en www.aromaterapia.cl
Afrecho: $ 390 los 50 g en Spacio Natural, Juan Sabaj 87, Ñuñoa.

Deja tu comentario