*
5 octubre, 2017
orla

Sérum a la medida

Una periodista de revista Paula viajó a Nueva York para participar en la reciente edición del World of Kiehl’s, verdadera cumbre de belleza. Allí conoció el Apothecary Preparations, servicio que ofrece el diagnóstico de la piel de la cara para que luego expertos formulen un sérum adecuado para resolver el problema específico que se ha detectado. Esta fue su experiencia.

Por Ximena Riquelme


Paula 1236. Sábado 7 de octubre de 2017.

Experiencia 1: el diagnóstico

“Margaret, una Kiehl’s Customer Representative (KCR), como llaman a las consultoras de la marca, me recibe en el piso de un hotel en Manhattan convertido en laboratorio de belleza, donde se han reunido más de 130 invitados del rubro. En la mano tiene un libro de unas 400 páginas con fotografías con todo tipo de pieles. Un atlas skin, precisa, que usará para, entre ambas, definir el estado de la piel de mi cara según luminosidad, poros, arrugas, textura y manchas rojas.

Observo una a una las imágenes categorizadas con un número y debo avisarle cuando encuentre la más parecida a la de mi piel, además de responder sus preguntas sobre mi rutina de belleza. ‘Hay que considerar cada piel de manera individual, porque su estado y tipo depende de la edad, los genes, el lugar de nacimiento y cómo se ha cuidado’, dirá más tarde la dermatóloga estadounidense Cammie Cannella.

En mi caso, arriba de los 35, en una escala de 1 a 4, los poros dilatados y la textura de la piel –después de casi dos décadas fumando más de 15 cigarrillos diarios–, alcanzan nota 3 y se transforman en el principal problema a tratar”.

Experiencia 2: exclusivo para mi piel

“La KCR mezcla unas pocas gotas de los productos y hace una preparación de muestra con las proporciones que tendrá mi sérum. Es una sustancia transparente y levemente aceitosa que prueba en mi muñeca. Prácticamente no tiene olor y se absorbe en un par de minutos dejando la piel tersa y con un brillo bonito. A la base común de todas las Apothecary Preparations, cuyo ingrediente principal es el escualeno (sustancia extraída de la oliva que suaviza la piel, frena la pérdida de humedad y mejora la tonicidad), se añaden dos complejos activos seleccionados especialmente para el estado de mi piel: un afinador de textura con vitamina F y LHA (Lipo-Hidroxi-Ácido), que juntos estimulan la regeneración celular, y un minimizador de poros con extracto de hinojo marino (reduce la aparición de grasa) y ácido salicílico (exfoliante).

Margaret, la consultora, me entrega los tres envases por separado cuyos contenidos debo mezclar en mi casa y hasta que se termine”.

Experiencia 3: tratamiento en casa

“De vuelta en mi casa en Santiago y mezclados los componentes, la preparación se tiene que guardar en el refrigerador para custodiar su preservación. Mañana y noche, sobre la cara limpia, durante sagrados tres meses apliqué tres gotitas del sérum tal como me enseñaron en NY: con los tres dedos centrales y suaves movimientos circulares ascendentes. Después de eso, las cremas de tratamiento.

Respecto de los cambios, los describiría a dos niveles. El primero, inmediato, dada la textura que la formulación dejaba en mi piel. El segundo, un mes después, seguramente por la acción del exfoliante y la penetración de los otros ingredientes. En definitiva, aunque hace un mes la mezcla se me terminó, mi piel está mucho más luminosa y se ve más saludable. Objetivo cumplido tomando las palabras del dermatólogo de Kiehl’s, Adam Geyer: “No podemos intentar borrar todas las líneas de expresión. Hay que intentar llegar a verse radiantes, con brillo y con una piel saludable”.

Etiquetas: ,,,

Deja tu comentario