¡Siempre protegidas!

Belleza

¡Siempre protegidas!

Por Alejandra Villalobos

Aunque a muchas nos encante el verano, los días al aire libre, la playa o la piscina, exponerse al sol sin protección sigue siendo peligroso para la piel. Con la ayuda de expertos, despejamos las dudas y rescatamos los mejores consejos para disfrutar sin poner en riesgo la salud.

Protector solar, ¿cada cuánto aplicar?

La recomendación es esparcirlo 20 minutos antes de exponerse al sol, y repetir cada tres o cuatro horas, o después de bañarse o transpirar. “Debe ser una aplicación generosa, sobre todo en la superficie de piel expuesta, aproximadamente una cucharada de té para el rostro y cuello, y unas dos cucharadas soperas para el resto del cuerpo”, dice Pilar de la Sotta, dermatóloga de la Clínica Universidad de los Andes y miembro de la Sociedad Chilena de Dermatología (Sochiderm). Y no olvidar las orejas, el dorso del cuello y de los pies, que frecuentemente son olvidadas.

¿Qué factor es el mínimo recomendable?

Los especialistas explican que solamente a partir del FPS 30+ se obtiene una protección adecuada, siempre que se aplique en la cantidad recomendada y las veces necesarias. “El factor de protección solar refleja la protección UVB. Un factor 30+ bloquea aproximadamente el 97% de la radiación UVB, y el tiempo de reaplicación dependerá de la actividad que se haga”, dice el doctor Francisco Bobadilla, dermatólogo y presidente de Sochiderm.

¿Basta con aplicar crema protectora?

Ambos expertos coinciden en que el protector solar es una gran herramienta para protegernos de la radiación UV, pero que no nos hace inmunes. “El protector previene principalmente la quemadura solar y probablemente reduzca el riesgo de desarrollar cáncer de piel y fotoenvejecimiento, pero no debe ser la única medida sino una complementaria a otras más importantes como evitar exponerse en los horarios de mayor radiación (entre 11 y 16 hrs.) y usar ropa adecuada, sombrero y anteojos de sol”, dice Pilar de la Sotta, quien vuelve a poner énfasis en que lo más importante es evitar que la actividad sea “tomar sol”.

¿Al bañarnos, el protector solar pierde efectividad?

Efectivamente, las olas, el cloro de la piscina, el roce con la arena o la toalla hacen que se vaya perdiendo protección, por eso es importante reaplicar. “Hay protectores que se definen como resistentes al agua, por lo que deberían mantener un nivel adecuado de protección, cerca de 40 minutos, después de un baño”, explica Francisco Bobadilla.

¿Cuánto dura un protector solar abierto?

Si te quedó protector del verano pasado, ojo, revisa bien el envase, todos tienen una fecha de expiración definida. Si no se ha usado y está dentro de ese rango no hay problema. Si fue parcialmente utilizado puede mantenerse bien de un año para otro siempre y cuando haya quedado en un lugar fresco y adecuado, de todas formas revisa en el envase porque muchos traen un símbolo de una tapa abierta con un número que indica la duración después de ser abierto.

Para después del sol

Aunque los especialistas son enfáticos en decir que el ideal es no llegar a tener eritemas o la piel roja -ya que son signos de que hubo daño solar- los productos postsolares son bienvenidos para hidratar y calmar la piel. “Los ‘after sun’ contienen principios activos como aloe vera que ayudan a hidratar la piel después de estar una día al aire libre, en la playa o en la piscina. Si no disponen de ellos, es recomendable utilizar una crema hidratante sin perfume después de una ducha”, dice el doctor Francisco Bobadilla.

 

01. Avène, Mat Perfect fluido solar SPF 50+, $17.990
02. Eucerin, Sun Oil Control, $16.990
03. Hawaiian Tropic, Silk Hydration Air Soft FPS 50, $10.999

 

04. SVR, Sun Secure After Sun, $14.990 05. Nuxe, Loción After Sun, $14.699

Seguir leyendo