*
27 julio, 2016
orla

Tratamientos corporales para quedar flotando

Tres exquisitos masajes relajantes.

Por Rita Cox y María José Salas / Ilustracion: Pablo Farías


Paula 1205. Sábado 30 de julio de 2016

Placer en tres tiempos
En Ecocentro Pachamama Omm tienen el Day Spa Maquiterapia, que relaja y deja la piel suave como la de una guagua. En una sala silenciosa a 27 °C (el termómetro marca 3 afuera), y sobre una camilla con frazadas térmicas y calefactor, una terapeuta con estudios en AIEP realiza un masaje combinado (relajante, drenante y descontracturante) de una hora, que recorre el cuerpo boca arriba y boca abajo. Luego, ahí mismo, viene una exfoliación desde el pecho hasta los pies con el Exfoliante Renovador de Maqui (uno de los productos del centro, elaborados en el sur y a la venta en la tienda del lugar).

Con el cuerpo embetunado con esta pasta hidratante, el tercer paso son 20 minutos en el cajón de vapor. Sentado y con la cabeza fuera, se expone al cuerpo a 46 °C de vapor de agua y ozono, con la posibilidad de efectuar baños fríos con una ducha de teléfono.

¿El objetivo? Un détox profundo y la estimulación celular. Finalmente, tras una ducha, se recibe la aplicación de un aceite hidratante (en este caso el 7 Hierbas, también a la venta). $ 40.000. Leonardo da Vinci 7410, Las Condes, fono 229692166. Más info y tienda online en www.pachamamaomm.cl

Ritual thai
La tailandesa Subongkot Kwunchaithunya trabajó como terapeuta en el spa del hotel Four Seasons de Sídney, donde conoció al chileno Sebastián de la Puente. Casados llegaron a Chile para abrir Sala Ananta (“espacio infinito” en sánscrito), donde todos los tratamientos se basan en técnicas milenarias de sanación asiática y son realizados por terapeutas tailandesas. A la entrada recibe la deidad hinduita Ganesh, la música que suena es del norte de Tailandia y el té que da la bienvenida –una mezcla hecha ahí–, es intenso. Con esa experiencia se entra a la cabina, una pieza sobria y con música, donde el Aroma Thai se inicia boca abajo, con la vista clavada en un recipiente con flores flotando. Con una toalla caliente la masajista limpia los pies y comienza un masaje de presión profunda (que en ciertas zonas pareciera generar calor) y de arrastre. Boca arriba se repite, siempre indoloro. Para finalizar, la terapeuta vuelve a los pies y toca una campanilla para cerrar el ritual y avisar que es momento de regresar a lo terrenal. $ 35.000 los 60 minutos.
Padre Alfredo Arteaga 1882-A, Lo Barnechea, fono 22216 7813, www.sala.ananta.cl

Masaje ayurvédico
En Centro Lilith hacen el masaje ayurvédico abhyanga con aceites, que es “placentero, nutre la piel, alivia la fatiga y mejora el sueño”, dice la terapueta Cynthia Cárcamo, con estudios de masaje en el Instituto Indoamericano de Medicina Ayurvédica, en Santiago. En una pieza a 24 °C, luz natural y mantras que se escuchan de fondo, Cárcamo mezcla aceites de almendra, lavanda, jazmín y eucalipto que calienta en una cocinilla a fuego lento. La sesión de una hora parte con el paciente sentado en una silla y tapado con una frazada, mientras la terapeuta deja caer sobre su cabeza los aceites tibios y con la yema de los dedos recorre suavemente la zona. Luego, sobre una camilla boca arriba, el paciente recibe un goteo de aceites sobre la frente. El cierre son 35 minutos de masaje boca arriba y boca abajo, desde el cuello hasta los pies, con el cuerpo totalmente aceitado. $ 25.000.
Echeñique 6401, fono 22769 3634, www.lilith.cl

Deja tu comentario