¡Hagamos un herbario!

Columnas

¡Hagamos un herbario!

Por Macarena Anrique / Ilustración Holly Jolley

Las colecciones de hojas y flores son útiles para identificar especies y suelen complementarse con anotaciones de lugares, fechas y características como aromas y colores. Es una bonita actividad para hacer con los niños y fomentar en ellos una particular manera de conectar con el entorno y ciclos de la naturaleza.

Para toda una vida
Paloma Espinoza, de Perfumería Botánica, dice que la creación de un herbario no tiene tiempo; puede durar un año, así como toda una vida, incluso ser traspasada de generación en generación. Sugiere que al comenzar se escoja recolectar una especie, por ejemplo, rosas; también pueden ser solo hojas de diferentes plantas o agrupar (medicinales, culinarias, etc.). “Lo interesante será adjuntar información durante el proceso creativo, pero no solo datos, también aventurarse en una expresión artística, incluir la poesía que evoque la actividad o lo que fue ocurriendo mientras se observaban transformaciones de las plantas. “En Jardín Herbarium realizamos un curso semestral cuyo hilo conductor es la confección de un herbario de plantas medicinales. Durante las clases vamos conociendo las diferentes especies, su cultivo, recolección, secado y prensado, también sus propiedades y usos”, dice.  La próxima fecha de inicio es el 23 de agosto.

Libretes
Hains Schlegel confecciona estos cuadernos para herbarios: “Me dedico también a la jardinería y la agricultura urbana, por lo que en un principio era para recolecciones e identificaciones propias de hojas y flores. Después de varias versiones resultó el producto final, que cuenta con páginas intercaladas de papel ahuesado y papel vegetal traslúcido, cierre en sobre de papel kraft y cubierta flexible con cierre imantado”. Tiene en stock, pero también se le pueden encargar y personalizar.

Visual
Herbario es un catálogo botánico ilustrado editado en 2018 por Libros del Zorro Rojo, editorial que en Chile distribuye Catalonia. Exhibe plantas con ingeniosos nombres, por ejemplo, “acorazadas”, “purificadoras”, “mágicas” e “indecisas”, estas últimas, las hortalizas que son casi frutas. Con mucho humor y color puede ser perfecto para llamar la atención de los niños; también es una guía de consulta, a modo de diccionario visual.

Herbario Libre
Es un proyecto de arte botánico que realiza Valentina Martínez, quien estudió artes plásticas en Argentina y comenzó a investigar de manera autodidacta sobre plantas y sus usos: Según su experiencia, lo mejor es dejar las hojas entre libros gruesos para que hagan de prensa, pero primero es bueno ubicarlas entre diarios con papel absorbente para prevenir hongos; cuando estén bien secas, pueden quedar en sobres de papel con anotaciones.

Seguir leyendo