Los Año Nuevo de una pareja

Columnas

Los Año Nuevo de una pareja

Por Daniela González A.

La cartelera teatral del GAM abrió con este montaje escrito, dirigido e interpretado por Paulina García y Jaime Lorca.

Paula.cl  

Año Nuevo se sostiene en una propuesta temporal atractiva: la acción siempre transcurre un 31 de diciembre, a lo largo de décadas, en la casa de Isabel y Miguel. Algo así como un recuento de celebraciones de Año Nuevo de este matrimonio que encara el paso del tiempo con sus conflictos, secretos y tristezas. Hay, además, tres telones de fondo en la trama; primero, el paso del tiempo. Luego, la presencia o ausencia de dinero –él, mueblista, por un tiempo se gana la vida surtiendo al Ejército en plena dictadura– y, tercero, la lejanía de la única hija del matrimonio, Ana, que nunca aparece en escena por una razón política que circunda desde un inicio y se devela al final.

Paulina García y Jaime Lorca, los actores de esta comedia negra, no solo interpretan a esta pareja conflictuada, sino también a los vecinos, al padre y hermana de él y a la nana de la casa. Todos personajes relevantes en la historia, que conviven en escena por medio de los clásicos antifaces con los que Jaime Lorca trabajó antaño en La Troppa y que ha desarrollado en su actual compañía Viajeinmóvil (Gulliver, Otelo). Es una obra objetual, del llamado teatro de la materialidad, corriente en la que García incursiona por primera vez y Lorca realiza con tremenda maestría. Así, un par de sillas de madera de brazos flexibles que llevan sobre ellas una especie de macetero con una esfera, se convierten en personajes que logran sin problemas desplazarse y marcar presencia. Aunque no hay pulcritud en la estrategia –la estructura de la maceta parece inestable y por momentos el actor pierde tiempo y atención tratando de enderezarla–, marca un ritmo que parece atrapar al público.

Algunos de los momentos más logrados del montaje –dirigido y escrito por los mismos actores, en conjunto con el guionista, actor y director Rodrigo Gijón– son los giros inesperados de humor y los bailes de la pareja, que se repiten cada tanto, y que realizan con destreza impecable y gran sentido interpretativo. García y Lorca, en realidad, constatan su talento en la actuación una y otra vez. Pero también se extraña, en esta obra que además es realista, un texto más robusto, profundo y verosímil, así como una dirección más limpia.

Aunque el mismo Lorca ha dicho que Año Nuevo es más una larga historia de amor que un ensayo sobre la vejez, resulta difícil no mirarlos -vejez y amor- como dos caras de una misma moneda. Apagándose, en este caso. Hay una insistencia en la decadencia, en la tensión y en la tristeza que a ratos se vuelve excesiva y, por ello, lejana.

* La obra contará con la actuación de Paulina García hasta el 25 de marzo. A partir del 29 de marzo estará en su reemplazo la actriz Tita Iacobelli.

 

Hasta el 8 de abril en sala A2, GAM (Av Bernardo O’Higgins 227). Miércoles a sábado a las 20:30 hrs. $8.000 entrada general. www.gam.cl

 

Seguir leyendo