“No ocultes tus encantos”, Yayita

Columnas

“No ocultes tus encantos”, Yayita

Por TRANSITO DE ARIEL / ILUSTRACIÓN: GERTRUDIS SHAW

Aunque mucho del humor “blanco” de las historietas de Condorito hoy podría ser considerado incorrecto, machista o xenofóbico, la carta de Yayita parece superar esas lecturas y traer consigo un importante mensaje de amor propio y autonomía para todas. Lo que representa esta curvilínea mujer es un llamado a no esconder nuestros atributos y tal como en su caso, no solamente atributos físicos. Todos los que tengamos.

Si bien muchos han querido ver en ella al estereotipo de una mujer objeto, Yayita es mucho más que una bomba sexy; es una celebración a la seguridad, a la confianza y a la determinación personal. Sí, es sexy y voluptuosa, pero su más poderosa herramienta es su inteligencia, a la que suele darle forma de astucia. Es rápida, decidida y no pierde el tiempo.

Cuando decide trabajar, nadie la detiene. A lo largo de su vida en viñetas, ha cumplido distintas ocupaciones: ha sido desde azafata hasta profesora y desde secretaria hasta alta ejecutiva de empresas. Es brillante, veloz y siempre sabe salirse con la suya, aprovechando los prejuicios de los demás en torno a su belleza para imponer su punto de vista.

En el universo de Condorito, Yayita representa la feminidad, pero también la astucia y la libertad. Esta historieta nacional originalmente surgió como las aventuras de un personaje que venía del campo y hablaba de la migración de la década de 1950. Su protagonista era un pícaro personaje, mitad pájaro mitad humano, que tenía como novia a una preciosa campesina con trenzas llamada Yayita. Pero con los años la historia fue transformándose hasta que llegó a situarse en el pueblo ficticio de Pelotillehue.

Así esta heroína también se actualizó y pasó de ser una joven ingenua, fiel y sumisa a una mujer determinada y opinante que representa valores mucho más liberales que los de su entorno para la época. Se dice que su eterno novio siempre está evadiendo el matrimonio, pero Yayita tampoco quiere casarse. Más bien parece disfrutar la libertad del noviazgo, lo que le permite –entre otras cosas– coquetear libremente con Pepe Cortisona.

El cuerpo de Yayita es suyo y ella hace lo que quiere. Ese es el mensaje que trae su carta. Yayita nos invita a ocupar nuestros encantos astutamente. Ya sean físicos o no tan evidentes. El humor es uno de ellos. Yayita tiene salidas ingeniosas y muchas veces es cómplice de su bromista novio. También, con el tiempo, ha sabido adaptarse. Es uno de los pocos personajes que cambia de ropa en esta tira cómica y siempre ha estado vestida según las tendencias de cada época: en los ’70 usó pantalones para de elefante, en los ’80 ocupaba ropa ejecutiva y en los ’90 pasó a tener pitillos y tenidas más informales.

El dibujante Pepo creó Condorito en 1949, por lo que hoy Yayita cumpliría 70 años y su carta nos llama a mirar con perspectiva cómo nos miramos hoy y cómo se ha mirado históricamente a la mujer en nuestra sociedad. Nunca Yayita le ha dado explicaciones a nadie –menos a su novio– sobre cómo es, cómo se viste, sobre lo que hace, ni sobre lo que quiere. Es una mujer que se conoce a sí misma y no se deja influenciar. Es determinada, hábil, libre y extremadamente segura.

Como mujeres, muchas veces nos sentimos coartadas a mostrarnos inteligentes, sexys, opinantes o determinadas en público, pero la carta de Yayita nos recuerda que tenemos que estar seguras. Como personaje, ella es un ícono. No hay que dejarse engañar por sus minis, escotes, tacos y collares de perlas, ella es pura autonomía. Aunque ocasionalmente es materialista, lo que prima en Yayita es la seguridad de mostrarse tal cual es. Y de no tenerle miedo a nadie. Más que los bienes materiales, lo que le importan son las emociones. Ella es romántica, fiel y apegada a los afectos. Quizás su carta es un llamado a pensar que la inteligencia viene del corazón.

  • Sugerencia: Yayita es dueña de sí misma, de su cuerpo y de sus opiniones. No dejes que nadie determine tu forma de ser, actuar y pensar esta semana. Ni nunca. 
  • Número de la suerte: 1, que simboliza autonomía.
  • Elemento: flores silvestres, como las que recoge Condorito en la vereda siempre antes de pasar a buscar a su novia. Pueden ser margaritas.
  • Colores: Rojo, marrón, rosado, negro y blanco. La gama de colores originales con las que se imprimió Condorito.

 

Seguir leyendo