Mi rincón verde: Francisca Subiabre

Columnas

Mi rincón verde: Francisca Subiabre

Por Victoria Misito / Fotografía Valentina Bird

“Mi relación con las plantas es mucho más de ‘ñoña’ que de afecto. Me fascina contemplarlas porque me generan demasiada curiosidad. Me gusta investigar sobre ellas, saber cómo se comportan, aprenderme sus nombres científicos. Mis amigos y colegas dicen que soy como una enciclopedia de botánica. Y es un poco cierto. En mi departamento debo tener unas 30 en total y cientos de libros que hablan del tema.

Soy de Osorno y pasé toda mi infancia y adolescencia yendo al campo, al lago o a la montaña. La naturaleza siempre fue algo muy cercano y común para mí, entonces la veía como obvia en la vida de las personas. Eso hasta que me vine a estudiar agronomía a Santiago, y me di cuenta del contraste de ambas ciudades y de la suerte que tuve de crecer en otro entorno. Tiempo después, y gracias a la inspiración de un profesor que me enseñó floricultura, tomé la decisión de desarrollarme en ese rubro y hacer crecer las áreas verdes de la capital. Ahora trabajo en la Fundación Mi Parque, donde me dedico a recuperar esos espacios.

He aprendido un montón sobre el tema y me encanta tener la oportunidad de traspasar esos conocimientos a toda una comunidad, pero debo admitir que no soy una persona con manos verdes. Me ha costado hacerme cargo de mis propias plantas y he fallado un par de veces. Sin embargo, creo que con cariño y cuidado, sí se puede lograr. Mi consejo es empezar con las que sean más fáciles de mantener e ir aprendiendo a partir de ellas.

Tener mi rincón verde es saber que mi departamento es mío, que tiene identidad. No me imagino este lugar sin mis plantas y sin la buena vibra que le entregan al ambiente. Siempre han estado y siempre van a estar, no son como un sofá que uno puede llegar y cambiar. Porque las plantas son compañía. Como mi relación con ellas es mucho más contemplativa, me encanta llegar después de trabajar y revisar si hay algo nuevo. Creo que son todo un mundo, que habitualmente tienen algo diferente que mostrar. Y me involucro mucho en ese proceso. Me acuerdo que cuando la flor del pájaro floreció, me puse a gritar de la emoción.

Amo todas las plantas que tengo en mi hogar, pero la que más me sorprende es el ficus lyrata porque, después de cuidar muchos y verlos morir, este por fin está creciendo. Encuentro que llenan mucho los espacios y le dan vida. De verdad es un espectáculo verlos crecer. Me preocupo mucho del cuidado de todas. Los sábados me dedico a eso. Las riego, les suelto la tierra del macetero y limpio los restos que están en el plato. También me gusta mucho ir cambiándolas de lugar para descubrir cuál les gusta más. Es muy probable que como están ubicadas hoy, no lo estén mañana.

Francisca Subiabre tiene 29 años y es la encargada de paisaje y seguimiento de la Fundación Mi Parque.

 

Seguir leyendo