Mi rincón verde: Javiera Sánchez

Columnas

Mi rincón verde: Javiera Sánchez

Por Victoria Misito / Fotografía Valentina Bird

“Siempre he tenido un tema con los espacios y la naturaleza. Me fascina estar al aire libre, las formas de los árboles, los colores de las hojas, sus movimientos. Lo mío es un tema muy visual, y las veo mucho más allá de un objeto. Para mí son las encargadas de darle sentido a un lugar. Son parte del sistema de mi departamento. Si no estuvieran, esto no funcionaría.

Siento que las conozco perfecto y que ellas a mí también. Es algo muy de instinto y, por ejemplo, solo yo sé cuándo necesitan agua. Lo veo en su forma. Desde chica que me han llamado la atención. Me acuerdo que me impresionaba mucho la energía que el agua les transmitía y que hubiese una respuesta de su parte. Están todo el tiempo comunicando algo. Es muy loco. Y también lo hacen entre ellas. Soy testigo de cómo se opacan cuando están solas.

Hice de las plantas mi vida. Abrí mi propia tienda con el fin de fusionar los espacios con la naturaleza. Es una empresa dedicada al diseño y la decoración con verde. Trabajo con ellas de lunes a domingo, son mi prioridad. Y no hay satisfacción más grande que llegar a mi departamento y seguir haciéndolo en mi rincón verde. Podría estar todo el día con las manos en la tierra. Las observo, les limpio cada una de sus hojas, reviso si tienen alguna enfermedad y las trato de mantener húmedas. En realidad, la mayoría de las que tengo me lss voy trayendo de la tienda para cuidarlas y después devolverlas, pero nunca puedo hacerlo. Me encariño demasiado y termino quedándomelas.

También me fascina ver sus cambios y cómo van renovando los espacios. Me encanta llegar a mi casa y encontrarme con alguna sorpresa. Me siento como un cabro chico cuando ve sus juguetes. Siempre trato de ir moviéndolas de lugar para que la decoración también vaya cambiando. La verdad es que prefiero tener más plantas que muebles, por un tema también más simbólico y por todos los beneficios que me entregan.

Me llama mucho la atención ver cómo se han ido integrando a la vida de las personas en el último tiempo. Hace dos años que hay un boom, y hasta me piden que decore matrimonios. Antes solo optaban por flores, pero ahora también quieren plantas. Es increíble. Creo que esta necesidad de naturaleza se debe en gran parte a la desaparición de las áreas verdes en Santiago. La gente quiere recuperar esos espacios. Pero también hay que tener mucho ojo con el cuidado de las plantas de uno. Todo el mundo cree que la clave está en el riego, sin embargo, es un tema que va mucho más allá. Yo siempre les enseño a mis clientes que son millones las variables que importan. Hay que preocuparse de la temperatura, las corrientes de aire, la iluminación. En el fondo, observarlas todo el tiempo.

Javiera Sánchez Del Río tiene 31 años, es diseñadora y dueña de la tienda Delrioverde.

 

Seguir leyendo