Vacaciones de invierno

Columnas

Vacaciones de invierno

Por María José Buttazzoni / Ilustración: Holly Jolley

¿En qué minuto se acabó el semestre? No creo que sea solo mi sensación, ni que tenga que ver con la adultez. El tiempo está pasando demasiado rápido. Le pregunto a mis hijos, y sienten lo mismo. Y en mi recuerdo de infancia, el tiempo era eterno. Las tardes pasaban lento, las vacaciones eran sin fin. Lo bueno es que llegaron las vacaciones de invierno. Felicidad absoluta. A mí la rutina escolar me da la misma angustia y sensación de bola de pelo en la garganta que me daba cuando yo iba al colegio. Cada domingo aún siento dolor de guata de sentir que hay alguna tarea que no hice, o alguna prueba para la que no estudié. Por eso las vacaciones no son solo para los niños, sino que también para las mamás y papás. Aunque no tengamos vacaciones laborales, descansar de la rutina escolar es atómico.

¿Pero qué hacemos con los niños? Creo que de todo un poco; tienen que descansar, poder levantarse a su ritmo y no a uno dictado por nosotros. Tener un par de días donde no estemos apurándolos, donde puedan tomar desayuno sin apuro y tener mañanas más relajadas. También creo positivo que se aburran. Que tengan momentos de letargo, de ocio y de aburrimiento, que es cuando se gatillan los mejores momentos creativos. Muchos niños tienen horarios muy ocupados entre el colegio, las actividades extra programáticas, el sicólogo, la clase de fútbol, la hora al dentista. Sus rutinas son exigentes y demandantes. Ya no hay espacio ni tiempo ni aguante para horas aburrirse, y muchos padres sienten que deben evitarlo a toda costa o responder de manera inmediata y con soluciones concretas al primer “estoy aburrido”.

Pareciera que ya no es responsabilidad de los niños resolver su aburrimiento y “lata”, sino que se transformó en otra tarea más de la crianza.  Como resultado a este miedo al aburrimiento les estamos exigiendo a nuestros niños estar híper activados, híper concentrados, con su atención siempre puesta en algún foco externo. Sentimos que no van a lograr soportar tiempo vacío, y hemos dejado de ver el valor a tener tiempo sin un foco de atención. Pero grandes cosas pasan en estos tiempos de aburrimiento. Primero, tenemos que usar nuestra imaginación; debemos inventar, crear, idear, ingeniar. Habilidades que no podemos perder ni desestimar. Tampoco podemos permitir que nuestros hijos no tengan este espacio para desarrollar estas habilidades tan fundamentales. Además, es importante aprender a estar con uno mismo y no siempre esperar que un estímulo externo satisfaga nuestras necesidades.

No recomendaría llenar las vacaciones de actividades programadas para cada día y cada hora. Pero dicho eso, también es el momento de hacer panoramas que no siempre podemos hacer debido al tiempo y a la exigencia de la rutina, las que finalmente aliñan la vida y crean momentos especiales que guardamos en el baúl de los recuerdos. Algunos de estos panoramas pueden ser caseros y baratos, tipo armar una noche de cine. Podemos conseguirnos un proyector y hacer camping con cabritas en el living de la casa. Para los más osados, podemos pintar un mural en conjunto en la pieza de los niños. También podemos aprovechar de hacer algún paseo a algún cerro o parque cercano, armar un picnic y partir a la aventura. Otra idea es comenzar un diario de vida familiar, mezcla de anécdotas y fotos que podemos ir rellenando juntos.

Para tener una cartelera espectacular de panoramas que ofrece la ciudad, entren a umatu.cl y busquen “panoramas vacaciones de invierno”. Ahí encontrarán una selección de todo lo que está pasando en la Región Metropolitana. A disfrutar estas vacaciones y no perder de vista que es un buen tiempo para estar juntos, mirarse, regalonearse, abrazarse. Sin llenarlos de panoramas de sol a sol.

María José Buttazzoni es educadora de párvulos y directora del jardín infantil Ombú. Además, es co-autora del libro “Niños, a comer”, junto a la cocinera Sol Fliman, y co-fundadora de Soki, una plataforma que desarrolla cajas de juegos diseñadas para fortalecer el aprendizaje y la conexión emocional entre niños y adultos.

#Tags

Seguir leyendo