La inspiración como motor de la creatividad

Columnas

La inspiración como motor de la creatividad

Por Jimena Zapata

Para mí, la inspiración es algo muy importante. Siempre busco maneras de estar constantemente inspirada, porque me ayuda a innovar, a ser creativa, a abrir la mente y a encontrar otras maneras de ver y hacer mi negocio.

Leo revistas, veo charlas TED, escucho podcasts, miro newsletters y reviso muchos blogs. Pero la experiencia de viajar es insuperable. Creo que viajar es una de las mejores inversiones que podemos hacer en la vida: son momentos que quedan para siempre y sin duda, te inspiran profundamente. Te permite conocer nuevas personas, otras culturas y todo lo que eso lleva consigo.

Vengo llegando de un viaje muy inspirador a Nueva York, donde asistí a una conferencia de mujeres en relación al trabajo. Fue muy enriquecedor vivir esa experiencia: estar con más de 1.000 mujeres que tienen las mismas inquietudes que yo, que le preocupan las mismas cosas, que quieren poder vivir de lo que aman y ser felices disfrutando su trabajo diariamente.

Fue un día lleno de emociones, lleno de estímulos y lleno de ideas. Fui sola a esta conferencia, y no paré de mirar, de sacar fotos, observar a las asistentes, conversar con algunas, de escuchar cada charla con la mayor atención posible y de aprovechar cada actividad de la mejor manera posible. (Sí, me maquillaron, me peinaron e hice una fila -con una copa de champaña en la mano- para tener una sesión de fotos propias … Porque no todo es trabajo, ¿cierto?). Ni les explico la emoción de ver a muchas de mis referentes a metros de distancia, dando una charla sobre los temas que también me apasionan. Maxie McCoy, Piera Geladri, Tessa, Jacly Jhonson y la mismísima Martha Stewart.

De vuelta en el metro venía emocionada, agotada y, sobre todo, muy inspirada. La conferencia fue el principio del viaje, y el resto de los días seguí caminando y recorriendo calles, tiendas, museos, cafés, edificios y parques con los ojos lo más abiertos posible. He ido varias veces a NYC, pero siempre tiene un mirada distinta que se aprovecha de manera diferente. Esta vez tuve la suerte de trabajar una tarde en un WeWork (porque sí, cuando emprendes, a veces tienes que trabajar en tus vacaciones), de ir a una reunión a los oficinas de TED (se vienen unas increíbles TedX en Chile) y de estar una mañana llena de colores en The Color Factory.

Llegué no solo con la maleta llena de stickers, frases, poleras y pins inspiradores, sino también de ganas y de empuje de hacer cosas; primera vez que me siento tan segura de lo que vi y de lo que aprendí, y siento que tenemos mucho por hacer por las mujeres en Chile. Llegué también ansiosa de cómo llevarlo a la práctica de la mejor manera en Genias y de cómo traspasarle todo a mi equipo; creo que el mayor desafío está en la ejecución, en que no se nos pase el tiempo, que el impulso baje y que el día a día nos consuma. Y creo que ese desafío se consigue con planificación, con aterrizar y escribir las ideas, que no solo queden en la mente, sino que queden como meta con objetivos concretos traspasados a un papel. De hecho, ese era el tema de la columna de este mes -“La Planificación y como nos ayuda a concretar ideas”-, pero tuve que correrla un mes porque no podía no contarles esta experiencia llena de estímulos, ideas y colores.

Seguir leyendo