GEMELOS EN MARCHA
“La gente no entiende mucho este deporte, pero se trata simplemente de caminar, que es lo más natural para el ser humano. Todos los días entrenamos juntos, desde los 13 años”, dice Yerko Araya (26 años), quien, junto a su gemelo Edward, son los primeros chilenos que clasifican en esta disciplina para los Juegos Olímpicos. Yerko hace 20 km y Edward marcha 50. Cada uno gasta 25 pares de zapatillas al año. “Es un desafío, porque hay que caminar rápido y se exige que siempre haya un pie tocando el suelo. Eso cuesta mucho”, acota Edward. “Sostener el movimiento durante 50 km causa una fatiga enorme. Pero tienes que aguantar, la meta está ahí”.

GEMELOS EN MARCHA “La gente no entiende mucho este deporte, pero se trata simplemente de caminar, que es lo más natural para el ser humano. Todos los días entrenamos juntos, desde los 13 años”, dice Yerko Araya (26 años), quien, junto a su gemelo Edward, son los primeros chilenos que clasifican en esta disciplina para los Juegos Olímpicos. Yerko hace 20 km y Edward marcha 50. Cada uno gasta 25 pares de zapatillas al año. “Es un desafío, porque hay que caminar rápido y se exige que siempre haya un pie tocando el suelo. Eso cuesta mucho”, acota Edward. “Sostener el movimiento durante 50 km causa una fatiga enorme. Pero tienes que aguantar, la meta está ahí”.

FUERZA LANZADORA
“No tengo los músculos inflados, pero si los tocas son duros como piedra. El músculo se trabaja para que logre transferir toda su fuerza”, dice Karen Gallardo, de 28 años, lanzadora de disco. “Es desgastante para el cuerpo: uno levanta seis toneladas por semana; o sea, son 150 lanzamientos diarios de un disco de cuatro kilos. El alto rendimiento no es para nada saludable. Vale la pena, eso sí, porque uno se pone a prueba constantemente. Lo que más me gusta son esos tres segundos en que el disco vuela en el aire. Saber que está volando por ti”.

FUERZA LANZADORA “No tengo los músculos inflados, pero si los tocas son duros como piedra. El músculo se trabaja para que logre transferir toda su fuerza”, dice Karen Gallardo, de 28 años, lanzadora de disco. “Es desgastante para el cuerpo: uno levanta seis toneladas por semana; o sea, son 150 lanzamientos diarios de un disco de cuatro kilos. El alto rendimiento no es para nada saludable. Vale la pena, eso sí, porque uno se pone a prueba constantemente. Lo que más me gusta son esos tres segundos en que el disco vuela en el aire. Saber que está volando por ti”.

LA VELA Y EL ARCO El velerista laser, Matías del Solar, de 36 años, y la tiradora con arco, Denisse Van Lamoen, de 31, tienen en común haber ganado campeonatos mundiales en sus disciplinas hace menos de un año. ¨Hay un momento al disparar una flecha que es mío, de nadie más. El desafío por acercarme a la perfección me tiene atrapadísima", dice Denisse, quien además fue elegida como la abanderada chilena para los Juegos Olímpicos de Londres.

LA VELA Y EL ARCO El velerista laser, Matías del Solar, de 36 años, y la tiradora con arco, Denisse Van Lamoen, de 31, tienen en común haber ganado campeonatos mundiales en sus disciplinas hace menos de un año. ¨Hay un momento al disparar una flecha que es mío, de nadie más. El desafío por acercarme a la perfección me tiene atrapadísima", dice Denisse, quien además fue elegida como la abanderada chilena para los Juegos Olímpicos de Londres.

VENCER EL DOLOR “Uno trabaja para que el cuerpo no le gane a la cabeza. Tu cuerpo cansado te ordena que te retires y uno se resiste y dice: ‘No, por lo menos tengo que terminar’. Yo he perdido la conciencia en algunas competencias y me he despertado en una carpa de médicos sin saber qué pasó. En una maratón perdí las 10 uñas de los pies. Cuando uno lo entrega todo, sabe lo que es el dolor. Pero cruzo la meta sonriendo, aunque esté a punto de desmayarme”, dice la maratonista Érika Olivera (36), que va a sus cuartos Juegos Olímpicos.

VENCER EL DOLOR “Uno trabaja para que el cuerpo no le gane a la cabeza. Tu cuerpo cansado te ordena que te retires y uno se resiste y dice: ‘No, por lo menos tengo que terminar’. Yo he perdido la conciencia en algunas competencias y me he despertado en una carpa de médicos sin saber qué pasó. En una maratón perdí las 10 uñas de los pies. Cuando uno lo entrega todo, sabe lo que es el dolor. Pero cruzo la meta sonriendo, aunque esté a punto de desmayarme”, dice la maratonista Érika Olivera (36), que va a sus cuartos Juegos Olímpicos.

CODIGO DE HONOR “En la esgrima si alguien te reta a un combate, tienes que aceptar, si no, significa que le tienes miedo. Son códigos que aprendí desde los 7 años”, dice la esgrimista Caterin Bravo, de 36 años. “En el asalto estoy como en una olla a presión. Dentro de mi cabeza todas las posibles acciones pasan en una fracción de segundo. Es un ajedrez físico. Pero a veces logro un estado zen en el que estoy tan concentrada que no me duele nada, estoy tranquila y veo todo claro, como en cámara lenta”.

CODIGO DE HONOR “En la esgrima si alguien te reta a un combate, tienes que aceptar, si no, significa que le tienes miedo. Son códigos que aprendí desde los 7 años”, dice la esgrimista Caterin Bravo, de 36 años. “En el asalto estoy como en una olla a presión. Dentro de mi cabeza todas las posibles acciones pasan en una fracción de segundo. Es un ajedrez físico. Pero a veces logro un estado zen en el que estoy tan concentrada que no me duele nada, estoy tranquila y veo todo claro, como en cámara lenta”.

EL CICLISTA Y EL LUCHADOR. El ciclista de ruta Gonzalo Garrido (38 años) compite desde los 13 años y en Londres correrá 260 kilómetros, sin pausa, durante seis horas. "Me agredo entrenando fuerte, con dolor. Cuando mi cuerpo se adapta a la agresión, mejora. Yo lo llamo estado de supervivencia", dice. Andrés Ayub, de 30 años, es el primer chileno que clasifica para los Juegos Olímpicos en lucha grecorromana. Mide 1,92 metros y pesa 128 kilos. "Para mí el fútbol es un juego, pero la lucha es para hombres. Los niños juegan y los hombres luchan", afirma.

EL CICLISTA Y EL LUCHADOR. El ciclista de ruta Gonzalo Garrido (38 años) compite desde los 13 años y en Londres correrá 260 kilómetros, sin pausa, durante seis horas. "Me agredo entrenando fuerte, con dolor. Cuando mi cuerpo se adapta a la agresión, mejora. Yo lo llamo estado de supervivencia", dice. Andrés Ayub, de 30 años, es el primer chileno que clasifica para los Juegos Olímpicos en lucha grecorromana. Mide 1,92 metros y pesa 128 kilos. "Para mí el fútbol es un juego, pero la lucha es para hombres. Los niños juegan y los hombres luchan", afirma.

BOMBA ATOMICA “El lanzamiento de bala es como un Ferrari que sale a velocidad máxima en un segundo. Es pararse quieta dentro de un círculo y explotar como una bomba atómica”, dice Natalia Ducó. A los 23 años, es la única chilena que ha sido campeona mundial juvenil en su disciplina. “Cuando lanzo, toda mi energía se alinea como el filo de un cuchillo. Es mucho más que concentrarse: en ese momento me da lo mismo que se acabe el mundo. Un tremendo grito, mi cara deformada entera, los ojos desorbitados, me transformo en monstruo”.

BOMBA ATOMICA “El lanzamiento de bala es como un Ferrari que sale a velocidad máxima en un segundo. Es pararse quieta dentro de un círculo y explotar como una bomba atómica”, dice Natalia Ducó. A los 23 años, es la única chilena que ha sido campeona mundial juvenil en su disciplina. “Cuando lanzo, toda mi energía se alinea como el filo de un cuchillo. Es mucho más que concentrarse: en ese momento me da lo mismo que se acabe el mundo. Un tremendo grito, mi cara deformada entera, los ojos desorbitados, me transformo en monstruo”.

DESAFIAR LA GRAVEDAD “La gimnasia me enseñó a perseverar. Aprendí que si uno repite y repite y se esfuerza, logra lo que quiere”, dice Simona Castro, 23 años, la primera chilena clasificada en gimnasia para los Juegos Olímpicos. “En el campeonato clasificatorio tuve mi desafío más difícil. En medio del ejercicio me resbalé y pude caer, pero dije ‘no’, me quedé arriba y retomé la rutina. Me sorprendió ser capaz de esa salvada. Me gusta desafiar la gravedad: soltarme del palo, hacer un mortal y volver a agarrarme. Parece sobrehumano, pero el cuerpo no tiene límites”.

DESAFIAR LA GRAVEDAD “La gimnasia me enseñó a perseverar. Aprendí que si uno repite y repite y se esfuerza, logra lo que quiere”, dice Simona Castro, 23 años, la primera chilena clasificada en gimnasia para los Juegos Olímpicos. “En el campeonato clasificatorio tuve mi desafío más difícil. En medio del ejercicio me resbalé y pude caer, pero dije ‘no’, me quedé arriba y retomé la rutina. Me sorprendió ser capaz de esa salvada. Me gusta desafiar la gravedad: soltarme del palo, hacer un mortal y volver a agarrarme. Parece sobrehumano, pero el cuerpo no tiene límites”.

Reportajes Galerías Visuales
Etiquetas: ,
6 Julio, 2012

Juegos Olímpicos

Su cuerpo es su arma de combate. Lo entrenan obsesivamente y sin tregua. El cansancio, el dolor y la disciplina férrea es el precio que pagan para lograr un solo objetivo: ganar. Estos diez deportistas chilenos se preparan para superar todos sus límites en los Juegos Olímpicos de Londres.

Para lograr las imágenes del visual Cuerpos Olímpicos, Paula reclutó a la coreógrafa, bailarina e investigadora en movimiento y performance, Isabel Croxatto para que se uniera al equipo junto con la periodista Consuelo Terra y los fotógrafa Carolina Vargas, Rodrigo Chodil y Fernando Villalobos. Para realizar este trabajo visual, durante casi dos meses, se trabajó en diversos escenarios como el Templo Votivo de Maipú, el centro cultural Matucana 100 y el Parque Bicentenario. “El mayor desafío fue lograr imágenes diferentes  a las que solemos ver de nuestros sacrificados deportistas, y creo que se logró”, opina Carolina Vargas.

Por Consuelo Terra / Producción de arte: Isabel Croxatto / Fotografía: Carolina Vargas y Rodrigo Chodil / Asistente de fotografía: Fernando Villalobos / Maquillaje: Marcelo Bhanu para Dior, Víctor Moya, Elisa Broussain _Asistentes de producción: Helaman Palavecino, Ana Isabel Barrios / Agradecimientos: Santuario Nacional de Maipú, _Centro Cultural Matucana 100, Museo de Arte Contemporáneo, Parque Forestal, Parque Bicentenario (I. Municipalidad de Vitacura), Adidas, Falabella, Pelz, Beatriz Zamora, Espacio Nimiku, Abundanza

Etiquetas: ,

Pin It

También podría interesarte