Cocina en el lavavajillas

Gastronomía

Cocina en el lavavajillas

Por Francisca Gabler

Una italiana especialista en gestión medioambiental transformó su cocina en un laboratorio para experimentar con técnicas de cocina eficiente. Su última y revolucionaria ocurrencia fue cocinar en el lavavajillas. ¿Cómo? Lo explica en un libro.

Paula 1089. Sábado 18 de febrero de 2012.

¿Por qué botar restos de comida? ¿ Por qué deshacerse de las hojas la cáscara y el tallo de algunas verduras si también se pueden utilizar? A esas preguntas les daba vueltas la italiana Lisa Casali (34, especialista en gestión medioambiental) cuando se dio cuenta que por cada 300 gramos de vegetales que usaba para hacer un curry, producía 700 gramos de desperdicios. Obsesionada con la idea de encontrar una forma de reducir ese impacto ambiental, Lisa transformó su cocina en un laboratorio culinario y nunca paró de experimentar. “He descubierto que la mayoría de las sobras pueden ser utilizadas para hacer recetas fantásticas”, cuenta. Pero, hasta hace poco, todavía había algo que la inquietaba: el consumo energético en la cocción. Si ya había logrado reducir en 25% los gastos en alimentos cocinando los restos de comida, ahora tenía que hallar la forma de disminuir el uso de electricidad y agua cuando lo hacía. La respuesta la encontró justo bajo su mesón de cocina: en el lavavajillas. “Su temperatura nunca supera los 75 ºC, eso significa que funciona como un horno profesional a temperatura baja y constante”, explica Lisa. Solo hay que sellar herméticamente la comida en frascos o bolsas al vacío para evitar el contacto con el detergente, y listo: se lava y cocina a la vez, ahorrando alrededor de 40% de la energía y agua usada comúnmente para preparar la comida.

Con las altas temperaturas en que funciona el lavavajillas se genera un vapor interno que es el que cuece los alimentos. Según Lisa Casali, su técnica de cocina en este electrodoméstico es muy saludable ya que los alimentos no se desintegran con el calor y conservan vitaminas y nutrientes. “Es la técnica perfecta si se quiere bajar de peso, porque se puede cocinar sin agregar aceite o mantequilla”, asegura.

Una receta para cada lavado

El año pasado Lisa Casali lanzó el libro Cucinare in lavastoviglie (Ediciones Gribaudo), donde explica las recetas adecuadas para cada tipo de lavado, de acuerdo a los tres ciclos que poseen la mayoría de los lavavajillas
modernos.

– RÁPIDO: dura media hora a una temperatura de 60 ºC, por lo que es perfecto para cocinar pescados y mariscos.
– ECOLÓGICO: dura dos horas a 50 ºC, lo que lo hace ideal para cocinar carnes rojas sin que se quemen ni sequen.
– INTENSIVO: dura casi tres horas a 75 ºC, lo que permite cocinar todo tipo de vegetales, frutas y el resto de los tipos de carne como cerdo, pollo o cordero.

Seguir leyendo