Mi receta estrella

Gastronomía

Mi receta estrella

Por Alejandra Villalobos

Ricas, fáciles, saludables y, lo más importante, ideales para saborear en cualquier parte. Así son las preparaciones favoritas de estas siete cocineras y blogueras gastronómicas para disfrutar de un rico pícnic al aire libre.

Antonia Cafati /@brotesyraices

BOLITAS DE NUEZ BAÑADAS EN CHOCOLATE 

La cocinera y foodstyling eligió estas bolitas porque además de ser supersencillas, se pueden improvisar con lo que se tenga en la casa. “Además son muy nutritivas, fáciles de llevar y se pueden comer con la mano”, dice. Solo se necesita: moler en una procesadora una taza de nueces con una de coco rallado hasta formar una harina y luego reservar. Moler en una procesadora ¾ taza de dátiles sin cuesco junto a dos cucharadas de cacao en polvo natural y dos cucharadas de syrup o miel de abejas hasta formar una pasta. Finalmente mezclar la pasta con las harinas hasta formar una masa moldeable. Hacer bolitas con las manos y llevar al congelador por unos minutos. Mientras tanto derretir chips de chocolate de buena calidad (70%) en un bol a baño maría. Con la ayuda de un tenedor poner una a una las bolitas en el chocolate para cubrirlas y refrigerar para que el chocolate se endurezca. ¡A disfrutar!

Jasmín Rebolledo / @minrebolledo

PATÉ VEGANO

A la bloguera de alimentación saludable le encanta llevar este paté a sus pícnics. “Cuando lo hagas te vas a sorprender lo sabroso que queda. Es una opción rápida y fácil de hacer, y tiene una consistencia perfecta para untar con galletitas o vegetales. Además es una alternativa saludable, sabrosa, rendidora, ideal para compartir con harta gente”, dice. Para hacerlo solo necesitas mezclar en la licuadora dos tazas de lentejas cocidas, dos tazas de nueces, ½ taza de cebolla morada, dos cucharadas de tamari o amino de coco o salsa de soja, dos cucharadas de vinagre de manzana, dos cucharadas de aceite de oliva, sal y pimienta y dos dientes de ajo (opcional). Puedes conservarlo en el refrigerador por cinco días y el resto congelarlo en porciones por hasta dos meses. Ideal para la temporada al aire libre.

Rocío Suárez / @nutricionista_rociosuarez

CLUB SÁNDWICH

“Es mi caballito de batalla a la hora de ir de pícnic, es fácil de hacer, superrico para grandes y chicos y nutricionalmente muy bueno, ya que combina un buen carbohidrato (pan integral) con hartas verduras y la proteína del huevo que entrega saciedad prolongada”, cuenta la nutricionista. Para armarlo lo hace así: rebanada de pan integral, pechuga de pavo cocinada a la plancha (sin marinar), palta molida o en rodajas, tomate en rodajas, otra rebanada de pan con salsa de yogur y ciboulette, lechuga, huevo tipo frito pero en agua (dejar la yema bien cocida) y finalmente tapar con la última rebanada de pan.

Paulina Briones / @polinenlacocina

SÁNDWICH DE POLLO CON TÉ DE NARANJA 

“Imposible no llevar algo tan fácil y rico como un sándwich para compartir con amigos o familia”, dice Paulina, creadora del blog gastronómico ‘Polin en la cocina’. Para prepararlo, lo primero es hacer un té de naranja en dos tazas de agua a 90° por tres minutos. Luego, en una olla agregar dos tazas de agua más una del té de naranja junto con el pollo, salpimentar y cocinar por 20 minutos. Dejar enfriar y desmenuzar, añadir 1/3 taza de caldo donde se cocinó el pollo y mezclar con mayonesa. Con la otra taza de té de naranja dejar hidratando ¾ taza de tomates deshidratados por 20 minutos. Moler con tres cucharadas del té y el tahini, y finalmente armar el sándwich agregándole pepinillos y lechuga.

Beatriz Córdova / @beacordovad

SNICKER

“Esta receta es perfecta para compartir en un pícnic. Es dulce y si se sirve bien frío queda aun mejor. Puedes acompañarlo con frutillas para agregar un pequeño toque ácido”, cuenta la cocinera y creadora de Menta y Jengibre, talleres para el bienestar íntegro. Primero se debe triturar 1 taza de maní tostado sin sal, ½ taza de dátiles sin carozo y una cucharadita de aceite de coco. Luego se debe estirar sobre una superficie lisa y compactar con las manos dando una forma rectangular y llevar al congelador. Para el relleno se debe procesar una taza de dátiles previamente hidratados en agua tibia por dos horas, junto con dos o tres cucharadas de agua de remojo y una pizca de sal de mar. Esparcir esa pasta sobre la base y llevar al congelador por 20 minutos. Finalmente, tostar ½ taza de maní y derretir 200 g de chocolate amargo (70% o más) a baño maría y añadir una cucharadita de aceite de coco. Esparcir el maní tostado sobre el caramelo de dátiles y luego cubrir con chocolate. Refrigerar al menos una hora antes de servir.

Francisca Díaz / @frandiazleon_

GALLETAS DE QUESILLO

La creadora del blog ‘Confieso que he comido’ no se va de pícnic sin sus galletas de quesillo con chocolate. “Los postres en general necesitan refrigeración y eso en un pícnic se convierte en un inconveniente, en cambio las galletas son ideales, y estas que son blanditas, húmedas y con chocolate son perfectas”, dice. Primero, moler ¾ de un quesillo grande y reservar. Luego, mezclar con una batidora ¾ taza de endulzante Bake de Naturalist, 3 cucharaditas de aceite de coco y una cucharada de mantequilla de maní o almendras. Una vez integrado, agregar una taza con la crema de quesillo, un huevo, una cucharadita de vainilla, una pizca de sal y volver a batir. Agregar dos tazas de harina de avena, 1 ½ de bicarbonato y una de jugo de limón. Batir y agregar chips de chocolate picado de alto porcentaje de cacao. Finalmente, distribuir montones de masa separadas por al menos tres cm en una fuente de horno engrasada y decorar con trozos de chocolate extra. Llevar al horno precalentado a 180° por 12 a 15 minutos y ¡listo!

María José Cedeño / @jiiva.cl

MANJAR VEGANO DE COCO 

“¿Qué es un pícnic sin un final dulce? Me encanta llevar algunas galletas de vainilla, plátanos en rodajas y frutillas para que todos puedan untarlos en este delicado y delicioso manjar”, dice la creadora de Jiiva, un blog de recetas, alimentación y vida sana. Para hacer este rico manjar primero, en una olla de base ancha se pone 1 ½ tazas de azúcar de coco, 1 ½ de crema de coco y una o dos cuacharaditas de vainilla a fuego medio mientras se revuelve hasta integrar. Luego se baja el fuego y se continúa revolviendo cada uno o dos minutos por 20 minutos. Cuando la mezcla comienza a ponerse de color café oscuro se sigue revolviendo hasta que comience a espesar, eso demorará unos 20 a 25 minutos más. Finalmente, traspasar a un frasco de vidrio, dejar enfriar y luego dejarlo reposar 12 a 24 horas en el refrigerador.

Seguir leyendo