Pie de almendras, naranja y cacao

Gastronomía

Pie de almendras, naranja y cacao

Por POR Josefina Strahovsky fotografías Alejandra González PRODUCCIÓN Tamara Jiménez maquillaje y pelo Bernardita Silva

Ingredientes:

Para la base:

  • 360 g de almendras molidas finas
  • 100 ml de aceite de coco (el que es sin olor ni sabor)
  • 60 g de endulzante en polvo (puede ser tagatosa)

Para el relleno:

  • 455 ml de leche de almendras sin azúcar añadida
  • 85 g de tagatosa
  • 50 g de maicena
  • 14 g de ‘egg replacer’ (o 90 g de yema si no se quiere hacer vegano)
  • 40 g de cacao en polvo
  • 160 g de crema vegetal
  • 1 naranja (ralladura)

 

Pasos:

  1. Precalentar el horno a 180 °C. Engrasar el molde con un poco de aceite vegetal, para que no se pegue. Ojalá usar un molde desmontable.
  2. Mezclar las almendras molidas con el endulzante. Cuando esté integrado, agregar el aceite de coco.
  3. Disponer la mezcla en el molde engrasado y hornear 10 minutos hasta que quede ligeramente dorado, pero no seco.

Para el relleno:

  1. Apartar una taza de la leche de almendras y reservar.
  2. El resto de la leche disponerlo en una olla con endulzante y calentarlo sin que hierva.
  3. En paralelo mezclar el egg replacer (o las yemas) con la maicena y la taza de leche reservada. Revolver bien, sin que queden grumos. Colarlo y agregarlo a la olla.
  4. Revolver bien hasta que tome consistencia. Luego retirar del fuego y separar en tres partes.
  5. Unir dos de esas partes y añadir la ralladura de naranja, mezclar bien y dejar enfriar. Cuando esté fría, añadir 100 ml de crema vegetal semibatida. Al tercio restante incorporar el cacao en polvo y mezclar bien.
  6. Cuando esté frío incorporar los 60 ml restantes de crema vegetal semibatida.

Para el montaje:

  1. Primero rellenar con la pastelera de chocolate la base ya horneada y fría. Esparcir con una espátula o una manga.
  2. Refrigerar por 1 una hora aproximadamente para que se endurezca.
  3. Luego cubrir con la pastelera de naranja. Puede ser con manga o con espátula.
  4. Decorar con frutos rojos.

Hace cinco años Marcela Carrasco recién se retiraba de un emprendimiento gastronómico, sin muchas ganas de volver a embarcarse en uno nuevo. Eso hasta que vino su hija María José y le contó que había renunciado a su trabajo. “Antes de preguntarle por qué me anunció que era porque íbamos a poner una pastelería juntas”, recuerda. Partieron con panes de pascua y postres, y les fue bien y decidieron crear La Celeste (@pastelerialaceleste y www.pastelerialaceleste.cl), dedicada a los productos sin gluten. “Nuestra relación se ha potenciado, se ha hecho mucho más estrecha trabajando juntas. La Jose es la más independiente de mis hijos (la segunda de 5) y jamás habría dicho que alguna vez iba trabajar con ella, la veía independiente”, cuenta. “En cambio yo siempre supe que mi mamá sería mi mejor socia; es muy rico trabajar con alguien que comparte tanto de tu visión de la cosas”, agrega María José.

Seguir leyendo