*
9 Febrero, 2017
orla

Nuevo restorán: Dolce & Salato

Platos chilenos y una variada oferta en pastelería.

Por Bárbara Riedemann y Valentina Rodríguez / Fotografía: Rodrigo Chodil y Alejandro Araya


Paula 1219. Sábado 11 de febrero de 2017.

En el sector de Plaza Las Lilas se estrenó hace dos meses este plácido lugar, ubicado en un sitio patrimonial que fue propiedad de Ricardo Lyon y que luego fue donado al Arzobispado, donde, justo al lado, está la iglesia de El Bosque. Tras meses de refacciones, Dolce & Salato abrió sus puertas, con tres amplias terrazas –una interior y dos exteriores– para disfrutar de los días de calor y que propician un ambiente relajado para tomar un café o almorzar. En su patio, además, las personas pueden sentarse en el pasto y ser atendidos por los garzones (facilitan mantitas). La cocina, comandada por el chef Sebastián Llanos, quien trabajó en el Sheraton y Baco, sigue el concepto de ‘cocina de barrio’, esa que se come en casa de la mamá, pero con un toque de sofisticación, sin ser pretensiosa”, explica Llanos. Aunque allí se elaboran pizzas, sándwiches y platos de gusto popular, como ají de gallina y ñoquis, el fuerte de la carta son las preparaciones chilenas, muchas de ellas con ingredientes estacionales, como el choclo con el que preparan humitas.

El lado dulce de la carta lo añade la chef patissier Loreto Reyes –una de las socias del local–, quien hace más de 12 años abrió su propia pastelería, bautizada con el mismo nombre de este restorán. Imperdibles: el cheescake con salsa de berries  ($ 2.900) y alguno de los postres en vasito –toffee, suspiro limeño, tiramisú y 4 leches– ($ 2.800). Más relajado, un barquillo o copa con alguno de los 18 sabores de helados que tienen, como plátano-lúcuma (desde $ 2.300).  Abierto todos los días de 10 a 22 hrs. Eliodoro Yánez 2820, cel 99779 0641.

18 sabores de helados y una variada oferta en pastelería endulzan la carta de Dolce & Salato

Qué probar:

Porotos con mazamorra.

Pastel de choclo: a base de carne mechada, cebolla, pollo, huevo duro y aceituna. Con ensalada chilena ($ 8.200).
Porotos con mazamorra: con malaya de chancho y servidos con ensalada de tomate y cebolla en escabeche ($ 7.600).
Sándwich de arrollado de huaso: lo traen de Curepto, donde lo hacen con lomo de cerdo y colágeno, sin grasa en los bordes. Son 160 g de carne, con palta, salsa criolla –pimentón rojo, cebolla morada y ají verde– y lactonesa ($ 4.900).
Charquicán:
servido con  un huevo pochado que le  da una dosis extra de cremosidad ($ 5.200).

MILTMP36536072

Charquicán.

Descubre los otros lugar que debes conocer en esta quincena

Deja tu comentario

LOS MáS VISTOS