Su majestad, el camote

Gastronomía

Su majestad, el camote

Por EQUIPO PAULA / ILUSTRACIÓN: CÉSAR MEJÍAS

Los jueves compartimos nuestras mejores recetas históricas y nuevas secciones en torno a la buena mesa. Esta vez, todas preparadas con camote, un exquisito tubérculo originario de América del que existen más de 400 variedades. Aquí, varias ideas para darse un banquete digno de reyes.

A diferencia de la clásica papa, el camote tiene un color anaranjado que se debe a su alto contenido de beta-caroteno. Además tiene importantes enzimas antioxidantes, vitaminas C y D. ¿Su valor extra? La dulzura pero con un índice glucémico bajo. Preparado al vapor, cocido o hervido en todas estas recetas, el camote es rey.

Sopa de camote

Sopa de porotos con crocante de camote

Crumble de camote y masa knafeh

Camote horneado con lentejas beluga

DULCE CAMOTE

Una de las ventajas del camote es que funciona tanto en preparaciones saladas como recetas dulces, incluso postres. Aquí una receta simple para probar:

Ingredientes

  • 1 camote mediano
  • 2/3 taza (130 g) de azúcar
  • 8 yemas de huevo
  • Nuez moscada
Preparación

1. En una olla poner el camote, cubrir con agua fría y llevar a ebullición; reducir el calor y cocinar a fuego bajo 30 minutos o hasta que esté blando. Retirar del fuego y pelar. En la procesadora colocar el camote, procesar hasta obtener un puré y reservar.
2. En una olla poner el azúcar y 1/3 taza de agua fría; cocinar, revolviendo, a fuego bajo hasta disolver el azúcar. Aumentar el calor y cocinar a fuego alto hasta obtener un almíbar de pelo. Agregar el puré de camote reservado, reducir el calor y cocinar a fuego bajo 5 minutos. Retirar del fuego y dejar entibiar.
3. Agregar las yemas, batiendo bien después de cada adición. Volver al fuego y cocinar, revolviendo, a fuego bajo hasta que la mezcla esté espesa y se vea el fondo de la olla. Retirar del fuego. Añadir nuez moscada a gusto y poner la olla en un bol con hielo y agua fría hasta enfriar.
4. En pocillos individuales distribuir el postre de camote y refrigerar. Al momento de servir, decorar con crema batida.

Seguir leyendo