Tarta de manzanas sin azúcar

Gastronomía

Tarta de manzanas sin azúcar

Por POR Josefina Strahovsky fotografías Alejandra González PRODUCCIÓN Tamara Jiménez maquillaje y pelo Bernardita Silva

Ingredientes:

  • 300 g de harina con polvos de hornear
  • 100 g de mantequilla
  • 30 g de tagatosa
  • 1 huevo
  • 1 yema de huevo
  • ⅓ taza de leche
  • ¼ cucharadita de esencia de vainilla
  • 1 limón (ralladura)

Para el relleno:

  • 2 kilos de manzanas verdes
  • ¼ taza de jugo de limón
  • Endulzante a gusto

Para el montaje:

  • 1 huevo
  • ¼ taza de leche
  • Avena tradicional a gusto

Pasos:

Para la masa:

  1. Con un tenedor desmenuzar la mantequilla junto con la harina.
  2. Agregar la tagatosa, el huevo, la yema, la leche, la vainilla y la ralladura de limón.
  3. Amasar hasta lograr una masa blanda. Dividir en 2 y dejar reposar en el refrigerador.

Para el relleno:

  1. Pelar las manzanas, cortar en trozos y rociar con el jugo de limón para evitar la oxidación.
  2. Agregar el endulzante, dejar enfriar y reservar.

Para el montaje:

  1. Enmantequillar un molde bajo, forrarlo con una parte de la masa, espolvorear con avena y rellenar con la mezcla de manzanas (ya fría).
  2. Tapar con el resto de la masa y unir muy bien los bordes.
  3. Hacer una mezcla de la leche con el huevo.
  4. Pinchar la masa en todas direcciones y pincelar con la mezcla de huevo y leche.
  5. Hornear, a 180 °C, durante 40 minutos o hasta que la superficie esté dorada.

 

Desde que trabajan juntas en la pastelería Manjares (@pasteleriamanjares y www.manjares.cl), Nora Moguillansky y Sharon Telias se han dado cuenta de que tienen mucho en común. En el negocio que comenzó Nora hace más de 20 años, sus tres hijos siempre han sido parte importante, pero fue Sharon quien siempre declaró que quería mantener el legado. Cada una en su área: Nora en la cocina y administración y Sharon en ventas y nuevos proyectos, como el de sus preparaciones sin azúcar (receta en la p. 142). “Mis hijos han sido siempre un superaporte, y ahora con Sharon acá descanso un poco más. Me doy lujos antes impensados, como irme un par de días fuera de Santiago”, cuenta. “Mi mamá se ha sacrificado tanto que quiero que le vaya bien. Además, me gusta estar ahí y que los clientes nos conozcan”, explica Sharon.

Seguir leyendo