*
17 octubre, 2017
orla

Choritos, orgullo patrio

Las frías aguas del sur de Chile le dan al chorito nacional características únicas de dulzor y firmeza. Un producto prémium que se envasa y se exporta con tecnología de primer nivel y que se puede tener a diario en la casa. Solo hay que perderle el miedo a la mala fama de los congelados..

Por Ximena Heinsen / Ilustración: Paloma Moreno


Paula 1237. Sábado 21 de octubre de 2017. Especial Cocina 5.0.

Acostumbrados a tenerlos a la mano y por montones, muchos chilenos no saben que los choritos nacionales son muy apetecidos en el extranjero, donde se están posicionando fuerte y abriendo camino en el mundo gourmet. Chile es el primer exportador de choritos del mundo, y esto ha ido de la mano con un desarrollo explosivo de esta industria en los últimos 10 años, periodo en el que se ha llegado a triplicar la producción.

Según explica José Miguel Barros, presidente del Comité Comercial de Patagonia Mussel, marca sectorial de empresas exportadoras, los procesos se han tecnificado a tal punto, que en las plantas de Chiloé, donde se concentra el 80% de los cultivos, no pasan más de 24 horas desde que los choritos son cosechados hasta que se congelan y envasan al vacío con una tecnología que preserva su frescor y características naturales. Esto, sumado a las condiciones de las aguas del sur de Chile, le dan un sabor más dulce y una carne más firme, frente a los choritos de otros países exportadores como España, Escocia y Nueva Zelanda.

A la chef Pilar Rodríguez, que es embajadora gastronómica de Chile, le ha tocado viajar promocionando este molusco. Hace poco llegó de China, donde lideró un cooking show para dar a conocer sus bondades. “Uno tiene reticencias con los congelados, pero los choritos enteros cocinados en su propio jugo, que estamos exportando, tienen un sabor único. Son sabrosos y no tienen nada que envidiarles a los que se compran frescos”. Además, agrega la cocinera, vienen listos y limpios para llegar y preparar, así que resultan súper prácticos. “Se descongelan lentamente dentro del refrigerador si se quieren comer fríos. Para una opción caliente, a fuego medio con dos o tres minutos basta.

Mejillones tostados, preparación hecha por el chef Itamar Abramovitch, del Restaurant Kitchen Collective en Napa, California.

@erikacolephoto / Patagonia Mussel

“Los choritos en su concha que vienen congelados no tienen nada que envidiarles a los que se compran frescos”, dice la chef Pilar Rodríguez.

Dónde conseguirlos
Aunque se encuentran bajo distintas marcas en supermercados como Jumbo, Líder y Unimarc, vale la pena visitar la nueva tienda de St. Andrew’s, una de las mayores productoras de choritos en Chile. Hay mejillones concha entera al natural ($1.500, 500 g) o con salsas de vino blanco, mantequilla y tomate, ajo ($1.750, 500 g). Y un novedoso formato: en media concha, listos para preparar a la parmesana o usar en paellas. Av Luis Pasteur 5515, loc 5.

 

Deja tu comentario