1927 Shoes llega a Nueva York

Moda

1927 Shoes llega a Nueva York

Por constanza espinoza / fotografías nicolás abalo

Hace unos meses sus diseños, fabricados completamente a mano por maestros zapateros chilenos, viajaron más de ocho mil kilómetros para estar hoy disponibles en el barrio SoHo de la ciudad estadounidense.

La primera inspiración detrás de los zapatos creados por la diseñadora Carol Urrutia es su abuelo -incluso el nombre de la marca conmemora la fecha de su nacimiento: 1927.- “Él fue la persona que me enseñó el amor por lo hecho a mano y los detalles. Entonces cuando me decidí por los zapatos quise hacerle honor al tata”, cuenta. El segundo y permanente estímulo de sus diseños viene de los paisajes que el territorio chileno ofrece.

Quiero presentar Chile a través de mis zapatos. Y, ¿qué es lo más característico de nuestro país? El territorio: sus paisajes y lugares más atractivos”. Carol desarrolla modelos para hombres y mujeres, en una variedad de colores y detalles, todos confeccionados en materiales nobles que además poseen un número de serie único en sus suelas que apunta a la importancia de valorar a sus clientes, los procesos y maestros que participaron en su creación. “Es todo un desafío mantener la calidad del producto, porque hoy todo es muy desechable. He aprendido sobre fabricación, a cortar el material, también estoy metida en ese proceso. Eso para mí es superimportante porque aquí en Chile se está perdiendo el tema del oficio”, sentencia.

“La idea de la marca es recuperar ese amor por lo hecho a mano y que el zapato te acompañe por mucho tiempo. Que no sea un objeto desechable, sino que tenga este valor de perdurar junto a ti. Trato siempre de tener una relación con mis clientes, de ir aprendiendo respecto a cómo ellos usan el producto, qué es lo que les gusta de los zapatos 1927”, explica.

La ciudad que nunca duerme

Llegar a Nueva York no fue un camino fácil. Primero vino la postulación al proyecto de ProChile -institución del Ministerio de Relaciones Exteriores que promueve las exportaciones de productos y servicios nacionales-, que consistía en una misión de prospección; esto quiere decir que la idea era conocer el mercado neoyorquino. Luego una lista de espera, la alegría de conseguir un cupo y finalmente un duro trabajo de siete meses que la prepararían para moverse por la ciudad estadounidense. “Mi asesora además tenía una base de datos de tiendas y contactos directos, pero fue terrible”, asegura Carol.

“Debo haber mandado 40 o 50 correos y nadie respondía, y los que lo hicieron dijeron: ‘No, no nos interesa ver tus zapatos’. Antes del viaje me sentía superderrotada pensando que no me iba a recibir nadie”. Pero eso no la detuvo. Su plan de acción consistió en ir a las mismas tiendas que le habían dado una respuesta negativa, llevando sus diseños puerta a puerta. “Gasté la suela de mis zapatos, pero me sirvió mucho ese contacto directo porque es superfácil que te digan que no por mail. La persona te puede ver, empatizar contigo y le puedes demostrar la pasión por lo que haces; ellos además pueden ver y tocar el producto, conversar conmigo, incluso me dieron su opinión y las iba anotando”, declara.

Fue así como logró agendar reuniones con un par de tiendas ubicadas en el barrio SoHo como Wolf & Badger -oriunda de Londres, donde actualmente sus zapatos se encuentran disponibles para comprar-. “Es una gran oportunidad para 1927 Shoes porque cuando en Chile ven que estás afuera, la gente reacciona distinto. Este camino, el hecho de decir que la marca está en Nueva York, ayuda en difusión local”, asegura. Y ese es el desafío actual de Carol: la difusión y promoción. “Apenas llegué del viaje me puse a hacer toda esa pega porque en el fondo nadie te conoce. Todo esto ha sido un proceso de capacitaciones, de aprender, de prepararme. No es como que digas ‘quiero exportar’ y listo. Es un camino difícil, arduo”.

Tienda Surtown Drugstore, barrio Italia y Bellavista

Wolf & Badger 95 Grand St., New York, NY 10013, EE.UU.

Para conocer más de la marca:
Instagram @1927shoes

Y la tienda en Nueva York:
wolfandbadger.com

Seguir leyendo