*
15 noviembre, 2017
orla

Colecciones fast versus slow

El escenario de la moda está polarizado en materia de producción y cuánto se consume es, finalmente, una determinación individual de carácter ideológico. .

Por Alejandra Cuevas / Fotografía: Gigor Ovsyannykov en Unsplash.


Paula 1239. Sábado 18 de noviembre de 2017. Edición Aniversario 50 años.

Lo lento
Slow fashion, moda sostenible o moda ética. Sinónimos para definir el consumo responsable frente a las condiciones de trabajo en la industria textil y el impacto que esta genera en el medio ambiente. Sin renunciar al diseño y a la innovación, valora la calidad y no la cantidad, lo artesanal, lo local, las prendas de segunda mano, las hechas con materiales reciclados y sostenibles. Reparar, transformar y minimizar el clóset son caminos en la misma dirección. La marca neozelandesa Kowtow (nz.kowtowclothing.com), fundada en 2007, el mismo año en que la académica inglesa Kate Fletcher acuñó el término slow fashion, es líder en el rubro. Selecciona cuidadosamente fibras orgánicas y recicladas, y diseña y desarrolla sus propias telas personalizadas, en un proceso que puede tardar hasta 12 meses. Sus prendas de edición limitada, diseños atemporales y colores neutros, se presentan en cápsulas de entre 6 y 30 prendas, todas pensadas para ser combinadas entre sí.

Lo rápido
Las dos, cuatro y hasta ocho colecciones anuales de diseñadores y casas de moda parecen mínimas frente a las 52 que llegan de algunas marcas de fast fashion. Con esa rapidez, cadenas de tiendas en todo el mundo renuevan su stock cada dos semanas. La competencia por activar la demanda a través de la novedad promete acortar aún más esos plazos.

Nuevos productos aterrizan a diario en los e-commerce, pero no son parte de ninguna colección. Trajes de baño conviven con abrigos, vestidos de noche con ropa deportiva, etc, sin hilo conductor. En ocasiones solo son para venta online, para clientes que compran a cualquier hora y en cualquier parte del mundo. Las estaciones –verano, otoño, invierno y primavera– son irrelevantes.

Ver: El documental Slowing Down Fast Fashion, de AlexJames (2016). En iTunes, US$ 13.99.

Etiquetas: ,,

Deja tu comentario