*
21 marzo, 2018
orla

El fenómeno Vetements

Liderado por un grupo de diseñadores anónimo, este exitoso colectivo de moda no ofrece lujo, pero compite directamente con él.

Por Manuela Jobet / Fotografía: Christian Vierig/Getty Images


Paula 1247. Sábado 24 de marzo de 2018. Especial Moda.

“Poner los pies en la tierra es el nuevo negro”. Con esa frase, el alemán Demna Gvasalia explicaba al The New York Times el éxito de Vetements, el colectivo que fundó en 2013 con su hermano Guram y otros cinco diseñadores que se mantienen en las sombras y que comparten la mirada rupturista que ha convertido a Vetements en un ícono gracias a sus prendas callejeras y a sus innovadoras estrategias de marketing. Alejados de la sofisticación, han podido competir con las más grandes casas de moda. Conocer la industria por dentro ha sido clave. Gvasalia trabajó en Martin Margiela, Louis Vuitton y hoy es director creativo de Balenciaga. Ahí notó la importancia que tiene ofrecer ropa y no moda. Por esto, en sus nueve colecciones han puesto hincapié en la comodidad con piezas modernas, unisex, de uso cotidiano y aires urbanos, y patrones clásicos decontruidos: polerones de algodón, chaquetas militares, jeans, vestidos floreados e incluso su versión del uniforme que usan los repartidores de DHL. Aunque cada una de estas poleras con el logo rojo costaba 300 euros, se agotaron por el solo hecho de ser Vetements.

Fotografía: Jason Lloyd Evans

La polera DHL se convirtió en un hito dentro de la historia de Vetements y en enero ambas marcas se asociaron para presentar nuevas versiones de la camiseta en el aeropuerto de Leipzig, en Alemania.