Empresaria global de la moda

Moda

Empresaria global de la moda

Por Francisca Urroz R. / Fotografía: Carolina Vargas / Producción: Paulina Wiegand / Maquillaje y pelo: Pati Calfio.

Después de trabajar en las revistas Marie Claire y Vanity Fair, en Nueva York, la salvadoreña Cecilia de Sola se instaló en Santiago, el centro de operaciones de su marca Piamita, que hoy se vende en exclusivas tiendas en Estados Unidos y París.

Paula 1196. Sábado 26 de marzo de 2016.

Desde Santiago, un lugar remoto en el mapa de la moda internacional, la salvadoreña Cecilia de Sola (39) dirige su marca de ropa Piamita que, desde su creación en 2011, ha conquistado a figuras como las actrices Anne Hathaway, Julianne Moore y Diane Kruger, y a empresarias como Patricia Lansing (hija de Carolina Herrera) e Ivanka Trump (hija de Donald). Pero no solo eso. La firma –que no se vende en Chile, sí en Estados Unidos (Bergdorf Goodman y en el sitio web Moda Operandi) y París (Le Bon Marché)–, en 2013 diseñó una colección cápsula para el gigante estadounidense J.Crew, entonces dirigido por Jenna Lyons. Todo manejado por De Sola desde su elegante departamento en el Barrio El Golf.

Entre obras de arte y objetos de diseño, Cecilia viste una pollera y una blusa de seda con limones estampados, pertenecientes a su colección primavera-verano 2016; zapatos planos y muy pocas joyas. En este centro de operaciones es donde elige las muestras de las organzas, sedas y algodones que importa desde China y Perú, y diseña cada una de las prendas de Piamita. Su gusto refinado y contemporáneo ha llamado la atención de revistas como In Style, Elle y Vanity Fair. Todas han halagado sus siluetas relajadas, de cortes bien estructurados que, pese a su comodidad y caída plácida, no ceden en elegancia. Un estilo conocido como loungewear o ropa para estar en la casa, que Piamita reversionó y llevó al terreno de la sofisticación.

SUS PRIMEROS PASOS
Su padre preside el Grupo de Sola, un holding con negocios de café, seguros, bienes raíces y hoteles que opera para Centroamérica desde El Salvador. Pero desde el incio de la guerra civil que golpeó al país en los 80 y 90, la familia se trasladó a Londres, Miami y, finalmente, Guatemala. En 1992, terminado el conflicto, volvió a su país a terminar el colegio, para luego estudiar Historia del Arte en la universidad College of the Holy Cross, en Massachusetts. Recién egresada hizo una pasantía en la revista Marie Claire en Nueva York, con la destacada estilista francesa Carlyne Cerf de Dudzeele como directora de moda. “Hice de todo, incluso, tuve que llevar el collar del perro de Carlyne a Hermès para que se lo arreglaran”, cuenta. También, fotografiar a último minuto a la modelo Heidi Klum con su cámara de bolsillo por una emergencia del fotógrafo. Después llegó a Vanity Fair, donde trabajó por dos años como asistente de moda. Su siguiente paso fue el negocio de las joyas; trabajó por 5 años a cargo del showroom de Piranesi, en NY. En la firma italiana de lujo también debutó como diseñadora. En el mismo rubro, luego vendría Asprey & Garrard, con Jade Jagger (hija de Mick) como directora creativa, y Slane and Slane.

2

NACE PIAMITA
En 2010 Cecilia de Sola llegó a Chile junto a su marido estadounidense de familia cubana, a quien trasladaron a Santiago como gerente de una empresa reaseguradora. Fue durante un viaje al Mediterráneo, junto a su amiga mexicana Karla Martínez (ex editora de moda de la revista W) que juntas decidieron crear su propia marca de ropa. Los primeros diseños fueron confeccionados en un taller de la comuna de Macul. Con ellos partió a Nueva York en mayo de 2011. Barneys, Shopbop.com y la multimarca The Webster, compraron su primera colección. De regreso a Santiago, comenzó a producir y a exportar las cajas que ella misma armaba en su casa. Actualmente, Piamita trabaja tres temporadas anuales (otoño, pre-verano y verano) y tiene un showroom en el barrio el Soho. Hasta allí llegan compradoras mayoristas y la prensa especializada. Sus prendas van desde pantalones, vestidos, blusas, shorts y tops en colores clásicos como negros, blancos o celestes. Otro elemento característico es la incorporación de estampados geométricos, florales, animales e iconografía latinoamericana, como ajíes, llamas y cactus.

¿Qué de tu cultura centroamericana hay en tus diseños?
Mis años en Guatemala, con la cultura indígena y sus bordados, me marcaron mucho. El Salvador, por lo que atravesaba, no tenía muchas influencias de moda, ni en términos estéticos. Pero sí tengo el recuero de mis abuelas, mis mamás siempre arregladas y bien vestidas.

¿En qué situaciones te imaginas a las mujeres con tu ropa?
En todo su día: en la casa, la oficina, en el avión o en sus vacaciones.Yo usé un vestido de Piamita en un matrimonio en Cartagena de Indias. No queremos que nos etiqueten como diseñadoras de pijama, nos hemos ampliado y tenemos varias prendas ready to wear.

3
Adelanto de la colección otoño-invierno 2016 de Piamita (www.piamita.com)

¿Qué es para ti hoy, estar mal vestida?
Hawaianas en el avión, mucho escote, prendas excesivamente ajustadas, abusar de accesorios o de maquillaje o usar todas las tendencias juntas, para mí, siguen siendo malas decisiones.

Partiste confeccionando en Chile, ¿por qué hoy lo hacen en China?
Por la falta de experiencia técnica y de tecnología. Trabajé bien con el taller, pero no tenía las máquinas para cortar seda ni las agujas necesarias. Además, económicamente no era una buena opción, la vuelta era muy larga. Hoy despachamos directamente desde China. Además, si antes de la Semana de la Moda en China o en Nueva York tienen que trabajar toda la noche para cumplir, lo van a hacer. Acá no hay la misma ética de trabajo.

¿Qué ventajas comparativas ves en Chile para emprender?
En mi caso, la fábrica estaba relativamente cerca de mi casa, lo que me permitía seguir el proceso y de los errores, aprender y corregir inmediatamente. Para los diseñadores locales, que no hay muchos, existe la oportunidad de ser el primero entre pocos.

¿Por qué no has abierto tienda en Chile?
Al principio vendimos en la tienda Poupée (Vitacura), pero luego cerró. Tampoco tuvimos mucha prensa. Latinoamérica es un mercado que siempre nos ha interesado pero, como partimos en Estados Unidos, la idea es hacer crecer el negocio allá y luego traerlo a la región.

Seguir leyendo