*
22 marzo, 2017
orla

Estampa precolombina

Susan Wagner tiene todo para transformarse en la Acurio de la moda peruana: un relato sólido, el uso de materias primas locales, producción ética y sustentable, y un lenguaje actual, local y global.

Por Rita Cox / Fotografía: Jorge Anaya


Paula 1222.Sábado 25 de marzo de 2017. Especial Moda.

Amano es la nueva colección de Susan Wagner, más bien una colección cápsula pensada para el Digital Couture Project–Epson New York Fashion Week 2017 que se realizó a principios de marzo. La limeña mostró 5 looks, de silueta vaporosa y capa sobre capa, construidos con 20 prendas. Este nuevo capítulo de su historia como diseñadora sintetiza a la perfección su espesor cultural y el interés que le generan las raíces de su país. Pero, a la vez, es una clase magistral de cómo, con buenos argumentos, lo local puede conectarse con lo global.

La colección Amano no debe su nombre al handmade, aunque esa es una de las definiciones del trabajo de la limeña. Es Yoshitaro Amano de donde surge el nombre de la colección, el empresario japonés que con el fin de proteger la herencia cultural del Perú de la destrucción y del saqueo, fue recopilando piezas y en 1964 abrió las puertas de este museo textil precolombino, el más importante del país y que lleva su apellido. Wagner es admiradora de este espacio y de la labor de su fundador, como también una estudiosa del textil peruano.

MILTMP36941497

La veintena de prendas de Wagner en Nueva York, y que se exhiben en estas páginas, muestran estampados con imágenes de dioses guerreros y patrones de diseño de mantos facilitadas por el Museo Amano y que la diseñadora editó y luego imprimió en organza, seda y gasa tratadas. En un taller de Lima, usó la tecnología de la sublimación digital de la compañía japonesa Epson. A través de estos 5 looks estableció un diálogo entre el legado de Yoshitaro y el rol que la compañía nipona tiene en la moda. Las prendas son más complejas aún. Tejidos reales se acoplan a zonas sublimadas y bordados hechos a mano sobre estampas ponen en aprietos el ojo del espectador, a quien Wagner invita a tocar y mirar en detalle una obra en que conviven patrimonio, artesanato, identidad, diseño y tecnología del siglo 21.

563

De la colección Amano.

¿Cómo es que una diseñadora de moda llega a ese nivel? Lectora voraz, de familia de artistas y filósofos, estudió Literatura y Geografía. Gracias a su experiencia estudiantil en terreno, post crisis terrorista peruana, Susan Wagner comenzó a redescubrir el Perú profundo, rico en conocimiento ancestral, técnicas que se heredan de generación en generación, materias primas, y paisaje majestuoso. Esos ítems se trasladan directamente a su marca de moda ética. “Los mecanismos de producción que me interesan son absolutamente lo contrario de lo masivo e industrializado. Vivimos un cambio de paradigma, con nuevas formas de fabricación, de vinculación con los trabajadores y con los clientes y trabajadores”, explica a Paula.

852

De la colección Amano.

Un máximo de dos colecciones al año, con un acotado volumen de producción, se debe también a que le interesa trabajar con equipos pequeños e interdisciplinarios. Las colecciones, además, no nacen y mueren en la fórmula del consumo. Mineral, anterior a Amano, está teniendo una vida más larga de la planificada en un principio, pues en ella la diseñadora ha encontrado espacios para seguir desarrollando. Mineral nace de las fotos que Wagner hizo de los acantilados de la Herradura y de la Chira, en la cordillera de la costa limeña. Antes, Paracas, fue el resultado de las fotografías que tomó en la reserva natural de Paracas y le permitió establecer un statement: vincular la inmovilidad de la geografía como propuesta visual en un lenguaje moderno, la moda. “Hago fotos con una cámara nada profesional y luego juego con las coloraciones y viro las imágenes. Es ahí cuando el diseño comienza”, concluye.


Foto principal: de la colección Amano.

Deja tu comentario