*
15 noviembre, 2017
orla

La experiencia de compra que viene

Este año, en Estados Unidos se han cerrado cerca de 6.500 locales de grandes almacenes y para los próximos cinco se proyecta la clausura del 25% de los 1.100 malls existentes. En 2025, sin embargo, el 75% de las ventas aún se harán en tiendas*. Que esa cifra no se desplome dependerá de la experiencia de compra que ya está rearmándose con urgencia.

Por Alejandra Cuevas / Fotografía: Seph Lawless


Paula 1239. Sábado 18 de noviembre de 2017. Edición aniversario 50 años.

Reconocimiento facial

Fotografía: Mingwei Li.

La descarga de una app móvil y una membresía o tarjeta de descuento con foto harán del consumidor un libro abierto. Nombre, edad, hábitos de consumo e historial on y offline, perfil según periodicidad de las visitas y el trayecto en tienda permitirán crear experiencias y productos personalizados, y optimizar estrategias de marketing y venta.

La start up española Seeketing, que trabaja con el gigante Inditex, El Ganso, los aeropuertos de Madrid y Barcelona, y más de 25 centros comerciales en Europa y Latinoamérica, es la pionera: usa sensores que rastrean señales de celulares, identifican al comprador en tiempo real, recogen datos de movimiento y tiempo de estadía en tienda, y suma a esa información intereses provenientes de su actividad online.

Probadores inteligentes

Fotografía: Charlotte Tilbury.

Espejos reconocerán al consumidor y le ofrecerán productos a través de cámaras de reconocimiento facial y pantallas táctiles que aparecerán en el reflejo. La realidad aumentada, permitirá saber cómo queda la ropa, sin necesidad de probársela.

Dos experiencias piloto anticipan la nueva era del shopping. En 2016 la consultora inglesa de realidad aumentada Holition desarrolló el espejo Magic Mirror para la compañía de cosméticos británica Charlotte Tilbury. En la tienda del centro comercial Westfield London, se pueden visualizar estilos de maquillaje que se superponen digitalmente en la cara, facilitando la elección y compra. (https://holition.com/portfolio/charlotte-tilbury).

El mes pasado, la incubadora de tecnología de Walmart,  Store No. 8, presentó en Los Angeles (CA) una plataforma que muestra un holograma de un modelo real para probarle ropa y constatar el movimiento de las telas. Tecnología aplicable en online y offline.

La nueva tienda de Nordstrom en L.A. tiene todo menos ropa: spa, bar, estilistas y sastres componen un nuevo “centro de servicios”.

Cajas móviles

Fotografía: Freestocks.org en Unsplash.

Ya se puede pagar con el celular en los probadores. El pionero es Inditex (Zara, Bershka, Massimo Dutti) que en algunas tiendas en España ha implementado una app que escanea el código de barra de la prenda y permite pagar con tarjeta de crédito, saltándose cajas y colas. El sistema se hace cargo de aprovechar el primer impulso del comprador y evitar la deserción.

Otra novedad: cajas registradoras portátiles, como las presentadas por la firma de pago electrónico Verifone, en el Retail Forum de febrero en Madrid. Los vendedores podrán cerrar una compra en cualquier punto de la tienda y un sistema de almacenamiento de información del cliente les posibilitará ofrecer los productos más adecuados a cada perfil.

Máquinas expendedoras

Fotografía: Imersivo.

La empresa española Imersivo ha desarrollado máquinas vending premium que se instalarán en pasillos de centros comerciales, estaciones de trenes y de Metro, donde se podrá comprar ropa y accesorios con el celular, 24/7.

Disponibles en el centro comercial La Maquinista, de Barcelona, con productos Tous, Pepe Jeans y Hackers, pronto llegarán a Corea y Japón.

En un par de metros cuadrados, el Imersivo Cube ofrece una vitrina, productos para elegir interactuando con una pantalla, asesoría para combinar prendas y pago con celular.

Despachos ultra rápidos
Salir cargado de bolsas tiene los minutos contados. En el informe IBM Retail 2025 se lee que tiendas del futuro serán espacios de exhibición y experiencia. Las  compras serán enviadas por drones. Amazon ya lo hizo. Hace un año, a través de su sistema Amazon Prime Air, el despacho con dron demoró 13 minutosb en concretarse.

*Cifras aparecidas en el artículo Imagining the retail store of the future, aparecido en abril de 2017 en The New York Times.

Deja tu comentario