*
21 marzo, 2018
orla

¿La nueva McQueen?

Dicen que Iris van Herpen es un prodigio, que logra un impresionante equilibrio entre artesanía y tecnología, que es una hechicera. Y algunos, que podría ser la próxima Alexander McQueen.

Por Daniela González A. / Fotografía: Jean-Baptiste Mondino.


Paula 1247. Sábado 24 de marzo de 2018. Especial Moda.

“Su ropa a menudo se parece más a la escultura moderna”, escribió The New Yorker en septiembre pasado, cuando le dedicó un perfil a esta diseñadora holandesa de 33 años. Allí también contaban cuál había sido la inspiración detrás de una de sus colecciones más emblemáticas, la de primavera 2015, llamada Magnetic Motion: el Gran Colisionador de Hadrones, de Ginebra. Aquel famoso túnel subterráneo que ejerce un campo magnético cien mil veces más fuerte que el de la Tierra. Fue allí donde esta diseñadora, nacida y criada en un pequeño pueblo holandés donde ni siquiera había una panadería, se inspiró para elaborar –en una compleja mezcla de artesanía y tecnología– varios vestidos translúcidos, hechos de malla acrílica cortada con láser e imanes. Todos evocadores de campos de fuerza. Después de eso, la editora internacional de Vogue y crítica de moda, Susy Menkes, la apodó “La Hechicera”.

Fotografía: Sølve Sundsbø.

Una de sus creaciones más emblemáticas es el vestido de agua. Para hacerlo, trabajó con el fotógrafo Nick Knight, de SHOWstudio, quien capturó las imágenes de agua –con cámaras de alta velocidad– mientras eran arrojadas a la actriz Daphne Guinness. Van Herpen usó ese registro para producir, con impresión 3D, esta pieza que parece agua que fluye, y que desafía la lógica.

Este año, Iris cumple 10 años de carrera, desde que decidiera crear su propia firma, tras haber egresado de una escuela de diseño en Arnhem (Holanda), y después de un breve periodo trabajando en el estudio de Alexander McQueen. Una coincidencia curiosa: hoy, varias personalidades del mundo couture la comparan con el fallecido diseñador británico, por el nivel artístico de sus creaciones. Lo ha dicho Vogue Estados Unidos y España, y también la fashionista británica Daphne Guinness, quien fuera amiga y musa de McQueen: “Ella es su heredera natural”. Una declaración potente, que no necesariamente es un criterio cerrado. Amy Verner, editora colaboradora de Vogue Runway, explica a revista Paula: “Las personas tienden a hacer la comparación porque ambos han llegado a diseños que se inspiran en las bellas formas matemáticas y dimensionales de la naturaleza. Pero es imposible saber si McQueen habría estado motivado por la misma investigación material y los procesos tecnológicos que impulsan a Iris”. Especialmente la impresión 3D, con lo que logra, como dice Verner, estar en la encrucijada del arte y la tecnología, la realidad y la imaginación.

Fotografía: Steven Meisel, Vogue.

“Iris van Herpen sigue siendo un enigma, un fascinante acertijo que estamos deseando desentrañar”, dijo la editora internacional de Vogue, Susy Menkes, sobre la colección de Van Herpen en la recién pasada semana parisina de la moda.

Fotografía: Jean-Baptiste Mondino.

De niña, Iris van Herpen no tenía televisor en su casa ni acceso a revistas o a internet. Pero sí clases de danza, violín y pintura. “Todo lo que hice en mi infancia y adolescencia hoy está presente, de una manera u otra, en mi trabajo”, ha dicho la diseñadora. En la foto, un vestido que presentó en 2013, con tres cabezas de pájaro, y detalles de  perlas, silicona y flores.