*
21 marzo, 2018
orla

Moda real

El ropero de la realeza británica de los 50, y que revivió la serie The Crown, fue la inspiración de Erdem para dos de sus colecciones 2018.

Por Bárbara Riedemann / Fotografía: Jason Bell, British Vogue


Paula 1247. Sábado 24 de marzo de 2018. Especial Moda.

Desde su lanzamiento, en 2016, The Crown se transformó en una serie de culto. No solo por su sólido guión, que revela la intimidad de la reina Isabel II desde que asumió como monarca en los 50; ni por ser la más cara de todos los tiempos (US$ 130 millones), sino por su vestuario que recrea el estilo de la época. Faldas de corte midi a la rodilla, chalecos con rombos, abrigos acampanados y zapatos de tacón medio (al estilo granny shoes), fueron rápidamente replicados por el fast fashion (Topshop, Zara, Mark & Spencer).

Pero los verdaderos aplausos han sido para los vestidos de gala de impecable factura –incluso bordados a mano–. Tras las creaciones están las diseñadoras inglesas Michele Clapton y Jane Petrie, de las temporadas 1 y 2, respectivamente.

Hasta US$ 35.000 ha llegado a costar un vestido de The Crown, cuyos bordados están a cargo de la Royal School of Needlework, la misma institución que, desde 1872, borda vestuario y textiles para la Casa Real.

Fotografía: Erdem

Son estos ejemplares los que inspiraron a Erdem Moralıoğlu –diseñador turco-canadiense, radicado en Londres– quien presentó sus colecciones resort y primavera-verano 2018, cargadas con guiños a los atuendos de la serie, de la que se declara fanático. Pero también de su cercanía con la realeza: es el favorito de Kate Middleton y se rumorea que Erdem creará el vestido de Meghan Markle para su matrimonio con el príncipe Harry.

Este año, Erdem presentó sus colecciones primavera-verano ready to wear y resort, inspiradas en la realeza. Fotografía: Luca Tombolini / Indigital.tv