#PostalesPaula: no quería ser madre y ahora lo soy

Mundo Paula

#PostalesPaula: no quería ser madre y ahora lo soy

Por María José Salas / Fotografía: Alejandro Araya y Carolina Vargas

Paula.cl

En noviembre de 2010 la periodista Sofía Ortigosa (36) fue parte, junto a otras cuatro mujeres, del reportaje No quiero tener hijos, nunca. En esas páginas, Sofía contaba que quería viajar, dedicarse a su trabajo, a proyectos personales o simplemente gastar su plata en  cosas que no fueran temas de guaguas. “Yo me concibo por lo menos hasta los 45 viajando, siendo nómada. Tengo más ganas de tirarme 80 veces en paracaídas antes que de tener un hijo. No me da miedo quedarme sola. Quizás me daría cosa ser vieja y estar enferma, pero para eso son los amigos. Tengo tías que decidieron no casarse ni tener hijos. Se dedicaron a viajar, a estudiar. Hoy tienen 70 años, hablan 5 idiomas, su círculo de subsistencia son sus amistades y son mucho más sociales que las mujeres que están en pareja con hijos”, contaba hace ochos años.

Pero para ella la vida tomó un nuevo giro: se convirtió en madre de Helena, quien tiene un mes de vida. Y la idea de replantearse la maternidad tuvo que ver con la enfermedad de su papá: un cáncer que duró cuatro años, donde Sofía, hija única, lo acompañó de principio a fin. La pregunta: ¿quién te acompaña en la vejez?, empezó a rondar fuertemente en su cabeza. Su padre murió en febrero de 2017 y ella se enteró que estaba embarazada en junio del mismo año. “En el último tiempo de vida, mi papá me prohibía acompañarlo a la máquina de radioterapia, es como si supiera que iba a ser madre. Debo reconocer que serlo no ha sido fácil, es un proceso lento en el que se aprende todos los días. Y creo que pasar en vela junto a mi papá me preparó para enfrentar mejor los primeros meses de vida de mi hija, me gusta mirarlo así”, cuenta. Hoy, está convencida de que sí quiere tener más hijos.

Aquí el reportaje, No quiero tener hijos, nunca.

Reportaje: No quiero tener hijos, nunca (2010).
Sofía Ortigosa junto a su hija Elena.

Seguir leyendo