Active su tercer ojo
Reportajes Belleza
Etiquetas: , ,

28 Julio, 2010

Active su tercer ojo

15 mil personas en Chile han activado su glándula pineal o tercer ojo. Van a seminarios de “activación de la glándula pineal” tras la promesa de retardar el envejecimiento, fortalecer el sistema inmunológico y alcanzar estados de felicidad permanente, con un método creado aquí y que se ha expandido por el mundo. Los estudios médicos aún no prueban nada, sin embargo, los seminarios están copados.

Por Andrea Lagos / Fotografía: Alejandro Araya / Producción: Francisca Lacalle / Maquillaje: Priscila Dionis / Agradecimientos: Laura Ashley.

En la parte posterior de la base del cerebro humano se aloja una estructura del porte de un poroto: la glándula pineal o epífisis. Cada vez que oscurece o se apaga la luz, esta glándula de 130 mg secreta melatonina, una hormona que, según explica el endocrinólogo de la Clínica Alemana, Miguel Domínguez, induce el ciclo del sueño-vigilia y funciona como antioxidante con propiedades antienvejecimiento y anticancerígenas.

“Inhibe la síntesis de ADN en determinadas células tumorales y en el timo, una glándula encargada de las defensas del organismo”, explica el especialista. De acuerdo a estudios publicados por el Hospital Clinic de Barcelona, la melatonina tendría un discreto efecto hipnótico transitorio, lo cual ayudaría a disminuir el estrés que provoca la vida en las grandes ciudades.

El problema de tanta maravilla es que la glándula pineal alcanza el peak de producción de melatonina entre el primer año de vida y los tres siguientes del ser humano. A partir de ahí disminuye, hasta que, a los 30 años, la producción cae abruptamente.

“A los 70 años, la glándula pineal secreta un cuarto de melatonina –o menos– de lo que produce un adulto joven”, sostiene Domínguez. Y este proceso es irrevocable. Sin tomar en cuenta esta sentencia clínica, hace 30 años la periodista científica y máster en Artes, Fresia Castro, dejó su puesto como jefa de prensa de radio Cooperativa para iniciar – según cuenta– un aprendizaje espiritual en varias fuentes de Oriente y Occidente. Primero en Francia y luego en San Pedro de Atacama, tuvo sueños muy vívidos y sensaciones de éxtasis que le venían de manera natural. Al preguntar a un especialista, le dijo que su glándula pineal estaba hipertrofiada. Fresia terminó sistematizando sus conclusiones en el Método Cyclopea de Activación Interna de la Glándula Pineal, del cual tiene el copyright.

A principios de los años 90 comenzó a impartir en Chile este método a través de “talleres de corte científico-espiritual”, cada vez con mayor éxito. Los primeros fueron contratados por Codelco y, desde entonces, los han hecho más de 30.000 personas en Holanda, Italia, Suiza y España, y Latinoamérica –principalmente México, donde reside–, siempre con instructores que Fresia certifica. En Chile existen varios, que se pueden contactar a través de la web www.cyclopea.cl o del fono 758 9602. Fresia ahora sólo dicta talleres en México y realiza jornadas de profundización en el desierto de Atacama. Su libro El cielo está abierto va en la novena edición y se sigue vendiendo como pan caliente.

Para activar la glándula pineal, en los talleres de activación los asistentes reciben un CD con órdenes grababas con la voz de Fresia. Siguiendo su voz las personas deben visualizar -o imaginar- la glándula pineal, ubicada al centro del cerebro, como una esfera o perla incandescente. Esa es una de las órdenes.

En la invitación al taller, que se envía por mail previa inscripción en chilecyclopea@gmail.com, se afirma que, tras activar la glándula, se puede “retardar el proceso de envejecimiento, fortalecer el sistema inmunológico, alcanzar estados de felicidad y paz permanente, estimular el sueño reparador, terminar con el estrés, conectar los dos hemisferios cerebrales, tener sueños más vívidos, recuperar la creatividad y regenerar las células del cuerpo”, entre otros prodigios como tener plata, sanar lo incurable y encontrar el amor perfecto, que se añaden a la lista en el taller.

Cómo se activa

pl51, tercer ojo

La psicóloga clínica de la Universidad de Chile, Lita Donoso, quien acaba de lanzar el libro El método II: el fin de la era del miedo (Ed. Aguilar), asegura que para activar la glándula pineal y conseguir la “autosanación” y “autorrealización” hay que conectarse con La Fuente, que es como se llama a Dios en este método.

Ella aprendió con Fresia Castro el método original, pero luego hizo su propio camino integrando sus conocimientos de psicolo-gía transpersonal y enfocándose en usar la pineal para tratamientos de salud. También hizo su propio CD con música relajante. Sus clases las realiza en Horcón, Santiago, Argentina y España. A su versión la llamó AlkimiaGlobal y consiste en visualizar o imaginar una luz que se enciende en la mitad del cerebro y que ilumina ambos hemisferios circularmente. Así se entra en una caverna violeta, donde se pide a La Fuente lo que se requiera para potenciar la vida.

Es necesario ejercitarse con el CD al menos tres veces al día (mañana, tarde y noche), por al menos diez minutos, para conseguir resultados visibles. Esto es lo que se escucha en el disco: “Nos sentamos cómodamente en una silla, con la espalda derecha sin forzar, y ordenamos a nuestros músculos, que cedan de una sola vez (…) Es como dar un salto al vacío. (…) Buscamos silenciar las emociones y el flujo del pensamiento con órdenes simples. Ordenar por ejemplo: ‘Mis emociones y mis pensamientos se calman y se aquietan’. (…) En ese estado, llevamos la atención a la glándula pineal y ordenamos que se encienda. Ella se enciende y la visualizamos como una esfera de luz o una perla incandescente que ha comenzado a irradiar luz profusamente hacia ambos hemisferios cerebrales”.

La activación mediante CD continúa, lenta e hipnóticamente -como meditación guiada- hacia nuevas visualizaciones, como un rayo rosa y amarillo o un espiral de rayos de color violeta que giran alrededor del cuerpo físico. -Después de una auto maestría –que puede durar horas, semanas o años, según la apertura mental de la persona– se activa la glándula instantáneamente, sin necesidad de escuchar el disco– asegura Lita Donoso, cuya web es www.alkymiaglobal.com.

Para Claudio Liberman –jefe del Departamento de Endocrinología del Hospital Clínico de la Universidad de Chile y endocrinólogo de la Clínica Las Condes– la existencia de una vía nerviosa entre la retina y los centros nerviosos relacionados con la actividad de la glándula pineal permiten suponer que ciertos ejercicios de visualización pueden reactivar sus funciones. “Sin embargo, los estudios son aún insuficientes para sacar conclusiones al respecto”, dictamina en el pabellón, lejos de estas prácticas.

Como en una tarjeta Village
El cineasta Nicolás López, creador de la película Promedio rojo, Santos y Qué pena tu vida, asistió a un seminario de activación de la glándula pineal luego de sufrir una crisis de pánico mientras conducía por Av Kennedy tras firmar un contrato con MTV. ¿Cómo llegó? Porque la conocía desde que estaba en el colegio, donde Lita Donoso era la psicóloga.

–Necesito todos mis sentidos alertas para crear y hacer mis películas. Por eso fui al taller de Lita, aún cuando desconfío de cualquier técnica que huela a pachulí o new age. A mí el método de la glándula pineal me resetea, me desfriquea y me mata la neura. En vez de tomarme un ravotril, me siento un minuto y visualizo todo como una tarjeta Village. Imagino que todo va a estar bien, que nada es tan terrible y que venimos a la tierra a ser felices y ya está. Este método es como la comida rápida de la meditación. No prendo incienso ni me tiro a hacer yoga, sólo pienso en que la fuerza más poderosa es la del amor y punto– asegura, convencido de que todo es cuestión de fe.

La misma fe en la glándula que tiene Aracelli Concha (32), quien, –tras asistir a una sesión de activación de Lita Donoso– visualizó (o imaginó) a su marido rodeado de luz violeta y luego abrazado con “rayos arcoíricos danzantes”.

–Desde que aprendí a conectarme con La Fuente, quedó convertido en un santo. Ahora se marea con una lata de cerveza y se acuesta a las nueve de la noche– dice Aracelli. La periodista Maureen Murtagh usó la activación de la glándula pineal en una situación dramática. El verano pasado encontró a su hija de 3 años ahogada en la piscina de una casa en Tunquén.

–Estaba cianótica, inconsciente y con paro cardiorrespiratorio. Me tiré al agua, la saqué e hice una conexión instantánea con La Fuente. Dije: “Dios, me ayudas”. No fue una súplica, fue una orden. A mi familia y amigos les grité “¡Recen!” y entré en un estado de paz inexplicable. El tiempo se detuvo y me entregué 100% a La Fuente. Sin saber cómo se hacía técnicamente, reanimé a mi hija de manera perfecta, como si fuera una persona instruida en reanimación cardíaca. Camino a Santiago, imaginé a mi hija rodeada de luz violeta y hoy no tiene secuela del accidente.

Quiero una taza de café
En el salón Roble de la consultora Sprint hay 50 profesionales de distintas áreas que pagaron $ 120.000 (algunos con promoción 2 x 1) para asistir durante dos días al Seminario de Activación Interna de la Glándula Pineal dictado por el ingeniero Cristián Vidal, instructor internacional oficial de Cyclopea en Chile.

Hoy, aquí en el salón, todos tienen fe de que algo cambiará en sus vidas. Pagaron por eso. Cree una cientista político, una coreana dueña de una tienda en Patronato, un agrónomo, una sicóloga, una dentista, tres ingenieros, seis artistas, un vendedor de maquinarias, una vendedora de mantas bolivianas, un coach ontológico, tres dueñas de casa, una jueza, un contador y un trabajador del casino de Viña del Mar. Todos creen de verdad. Y cierran los ojos para imaginar la glándula pineal encendida. Como cuando se enciende la ampolleta.

–Es como cuando pienso en una taza de café y luego la tengo. Así de fácil pueden conseguir todo. Estamos programados para ser felices, sanos y perfectos –introduce el profesor Cristián Vidal, quien explica en dos jornadas de seis horas cada una el milagro de conseguir todo –salud, dinero, amor– en la vida.
–¿Conseguir todo, todo?– le pregunto pensando en un saco de plata o “energía”, como se le llama al dinero en este curso.
–Sí, todo. Somos seres energía en un vehículo físico, chispas de un sol central, vibrando en distintas frecuencias. Yo no busco cambiar a nadie, quiero que sus talentos naturales se manifiesten como la perfecta materia genética del origen con la que fueron creados. Activando la glándula pineal brillarán como una joya incandescente en la vida– remata Vidal. Después de cerrar los ojos y “conectar con La Fuente” una señora llora en el asiento de atrás, conmovida. Se activó. Cristián pide que dibujemos la luz que cada uno vio. Para uno es azul; para otro, blanca; para un tercero roja y con chispas de plata que lo marean y le dan sueño. Un par alega que no siente nada. Yo entré en un estado de alegría muy común en mí (después me di cuenta de que había que imaginar una luz, no una fiesta).

–A los que no sienten nada, involuntariamente se les activará la glándula igual. Sólo se da la orden creativa y en uno, dos tres segundos se activa. Con práctica ya ni siquiera es necesario cerrar los ojos– garantiza Vidal. El instructor sugiere,además, que se active la glándula cada vez que se necesite tomar una decisión importante o incluso en cualquier actividad de la vida diaria cuando se requiera estar más alineado con los propósitos personales.

Fin del taller. Después de un fin de semana completo de “activación” todos los asistentes se van “conectados”y lo comentan. Alejandra Vilaza, dueña de un tienda en Vitacura, visualizó una gran esfera celeste con rayos naranja y amarillo. Paloma Lennon, vio una rosa de colores flotando en el universo. Y Michelle De Paco Campamá, sintió que flotaba.

Son las ocho de la noche de un domingo. Es hora de aterrizar.

 
Pin It

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE