Una guía para padres y colegios
Reportajes
Etiquetas:

12 Febrero, 2013

Sexting

Una guía para padres y colegios

Una niña de 12 años que manda fotos de sus genitales a un joven de 15, al que nunca ha visto en su vida. Un niño de octavo básico que tiene en su celular fotos de una amiga de su colegio, desnuda. Un grupo de amigas que se saca fotos en ropa interior y que ven, desesperadas, cómo esas imágenes se viralizan por las redes sociales sin que ellas puedan hacer nada. En el mundo de los adolescentes e internet, el gran peligro no son solo los pedófilos o el crimen sexual organizado. Las catástrofes más insólitas se producen entre los mismos niños y adolescentes por su incapacidad de distinguir entre lo público y lo privado. Y el gran problema es que pocos padres y colegios están preparados para enfrentar este nuevo fenómeno.

Por Daniela González / Ilustración: Marcelo Pérez

Paula 1115. Sábado 16 febrero 2013.

Digamos que los integrantes de esta pareja se llaman Andrea y Pedro, que están casados hace 15 años y que tienen tres hijos. Supongamos que la mayor tiene 12 años y que se llama Anita. Es una adolescente tranquila, de pocos amigos y, hasta hace dos semanas, nunca había dado una queja en su colegio.

Hagamos un zoom a esa casa. Andrea y Pedro están solos, los niños ya están durmiendo. Andrea llora sin poder respirar. Pedro se agarra la cabeza. Discuten sobre qué van a hacer con Anita, que acaba de ser expulsada del colegio después de que se descubrieran unas fotos que ella misma envió a varios de sus amigos del colegio, y a otros hombres que nunca conoció, donde posaba desnuda, sentada en su cama, de piernas abiertas, con una Barbie que simulaba introducir en sus genitales.

“¿Pero cómo nunca le revisaste el celular, cómo no sabías a quién tenía de amigos en facebook?”, le pregunta Pedro a Andrea, evidentemente molesto. Ella le dice que no tiene derecho a recriminarla, que fue él quien le compró un celular con acceso a internet, que la culpa es de los compañeros y no de su hija, que cómo los niños pudieron comportarse así, que cómo el colegio actuó de esa manera. Mañana llamarán a un abogado para que demande al establecimiento. Anita está con siquiatra, ellos están destrozados.

Este caso no es real. Es una ficción construida, pero a base de los detallados relatos que la Brigada del Cibercrimen de la PDI y los especialistas dieron a revista Paula sobre el fenómeno que en los últimos dos años los tiene trabajando a full: el sexting, una nueva modalidad de comunicación entre niños y adolescentes que consiste en enviar y subir fotografías y videos eróticos a través de las redes sociales y sus celulares. Es la versión moderna de los “juegos sexuales”, pero que ya no quedan en la esfera íntima como antes, ocultos en el patio trasero de la casa, sino que pasan rápidamente a la plaza pública, a vista de todos. El tema es tan riesgoso que puede transformarse en delitos como almacenamiento de pornografía infantil o acoso sexual por internet y un adolescente tenga que responder penalmente.

Al contrario de lo que podría pensarse, las niñas que practican el sexting y que envían directamente sus fotografías a adolescentes –que conocen o no– tienen autoestima baja y una profunda necesidad de que sus pares le reafirmen su autoimagen. Las niñas esperan que las encuentren bonitas. Los adolescentes les dicen que son “ricas”, pero ellas, inseguras, dicen que no es verdad. Ahí comienza el juego, y esa conversación, explica Mauricio Araya, subcomisario y sicólogo de la PDI, es el modus operandi más clásico que utilizan los adolescentes para conseguir fotografías. Tal como sucedió en el caso de Anita.

–Eres muy rica.
–No, nada que ver.
–Sí, lo eres.
–No, mentira, yo soy fea.
–De verdad, eres rica. Mándame una foto tuya.
–No, es que yo soy fea, no te voy a gustar…
–No, si yo te encuentro súper rica.
–… ¿De verdad?
–Sí, de verdad. Quiero tener una foto tuya para mirarte, pero una foto sexy.

Entonces, la bola de nieve se fue agrandando y Anita llegó a enviar más de 20 fotos, entre ellas la de la Barbie en sus genitales.

¿Pero cómo se llegó hasta ese punto? ¿Cuáles fueron las decisiones que Andrea y Pedro tomaron o dejaron de tomar para llegar allí? ¿En qué momento se pudo haber detenido esta situación? Aquí, un intento de revista Paula para recapitular todas las preguntas que los implicados debieron hacerse desde el día 1 y, así, evitar que chicos de 14 años terminen cumpliendo condenas penales y chicas de 12 sean expulsadas del colegio, sumidas en un drama, con el miedo de que sus fotografías íntimas estén dando vuelta por todo internet, donde nada descarta que no se conviertan en un hit de las redes sociales.

El sexting es una nueva modalidad de comunicación entre los niños y adolescentes, que consiste en enviar y subir fotografías y videos a través de las redes sociales. Es la versión moderna de los “juegos sexuales” de antes, pero que uano quedan ocultos en el patio de la casa, sino que se hacen públicos.

1. Pedro. Padre de una niña de 12 años. Le compra un smartphone con acceso ilimitado a internet y Pedro se pregunta: “¿Tengo que darle reglas tan estrictas para que lo use? Todos los niñoñs, todos sus amigos tienen Facebook, no entiendo para qué tanta exageración, si ya saben perfectamente lo que es bueno y lo que es malo, ya tiene criterio. ¿Cómo me comporto? ¿Será necesario estar siempre encima?

Usted es el responsable. No solo hay que poner reglas claras, sino que un contrato por escrito podría ser la mejor solución. Tal como lo hizo en enero pasado Janell Hofmann, una madre norteamericana, que como regalo de Navidad le dio a su hijo de 13 años un iPhone y una carta con 18 condiciones para que pudiera utilizarlo. El caso, se hizo conocido por la prensa y causó polémica. Se trataba de un contrato hecho por ella, con cláusulas como: “Entrega el teléfono a tu padre o tu madre sin falta a las 19:30 en días de colegio y a las 21:00 horas en fin de semana. Permanecerá apagado durante la noche y lo volveremos a encender a las 7:30 de la mañana”, o “No envíes ni recibas fotos de tus partes íntimas ni de las de otra persona. No te rías. Algún día tendrás la tentación de hacerlo, a pesar de tu gran inteligencia. Es peligroso y podría arruinar tu vida de adolescente, universitario o adulto. Es una mala idea, siempre. El ciberespacio es vasto y más poderoso que tú. Y es difícil conseguir que desaparezca algo de semejante magnitud, incluida una mala reputación”. La madre, periodista del Huffington Post, publicó el contrato íntegro en dicho sitio web norteamericano.

No se puede confiar solamente en el autocuidado que tengan los preadolescentes sobre sí mismos. Por eso un contrato así sería totalmente válido. “Y que no solo sea verbal, sino escrito, firmado por las partes contrayentes. Este acto simbólico le da mayor importancia al acuerdo y mejora su efectividad”, comenta Mauricio Araya, de la PDI. Los especialistas son claros:los niños a esta edad recién están en formación de sus habilidades
cognitivas superiores, como el criterio y la distinción entre lo que es público y es privado. Una niña de 12 años no tiene las habilidades para enfrentarse sola a otro adolescente que le pide fotografías desnuda, masturbándose o tocándose. Y no las tiene, porque le cuesta controlar los impulsos, cuando lo único que quiere es ser aceptada por sus pares y ser deseada por el sexo opuesto. Aunque generalmente las niñas que caen más fácil en este tipo de conducta son tímidas e inseguras, también una adolescente con carácter fuerte podría caer en estas conductas por exceso de confianza. “Todos son potencialmente víctimas y potencialmente victimarios”, dice Pedro Rodríguez, sicólogo del Colegio Institución Teresiana. Por eso, la responsabilidad está en los adultos, no en los niños. Más aún cuando ya a los 10 años 64% de los niños tiene celular, según datos del estudio Radiografía del Chile Digital 2.0, de www. serdigital.cl. En el caso de Andrea y Pedro, los padres de Anita, la primera equivocación estuvo en tratar a su hija como una adulta. Pensaron que sabría cuidarse, que podrían herirla con prohibiciones. Y eso, según los expertos, es no hacerse responsables.

2. Ángela. Madre de una adolescente de 14 años. Su hija tiene cuenta en Facebook, en Twitter, en Instagram, en Whatsapp, en ASK.FM. Ángela ni siquiera tiene Facebook, y se pregunta: ¿Será bueno que revise sus cuentas en las redes sociales? ¿No es esto una invasión a su privacidad? ¿Tendré que conocer a cada uno de sus amigos en Facebook? No, cómo voy a hacer eso, qué ridículo, una madre metida en medio de un grupo de amigos… ¿Será apropiado saberme sus claves?”.

Absolutamente. Eso se llama control parental efectivo. Un menor de 18 años no debe tener de amigo en facebook a nadie que no conozca personalmente. De lo contrario, tendrá acceso expedito a mundos que después no va a poder manejar. “La gran recomendación para lograr un control parental efectivo es evitar la brecha digital”, comenta Miguel Arias, sicólogo y director de www.serdigital.cl. Idealmente, los padres deben tener facebook y ser amigos de los hijos en las redes sociales, monitoréandolos constantemente. Pero, además de eso, es necesario conocer a los amigos que los hijos agregan y poner ojo en algo que varios de ellos hacen: tener doble Facebook, uno para los amigos y otro para la familia. Los preadolescentes suman popularidad cuando tienen más amigos en internet, pero es muy improbable que a tan corta edad conozcan físicamente a 500 personas, que es el promedio de amigos que tienen. En el anonimato hay más posibilidades de terminar compartiendo imágenes de alto calibre. Nadie sabe si ese desconocido puede viralizar ese contenido por la web antes de poder detenerlo. Por eso, los padres tienen que controlar que las cuentas en las redes sociales tengan atributos de privacidad específicos, que compartan fotos solo con personas que conocen y jamás publicar datos del lugar donde viven, colegio al que asisten o rutina que tienen. Esa información la puede tomar una persona para construirse un perfil falso y abordar a la adolescente bajo una supuesta coincidencia de intereses, y la conducta es riesgosa aun cuando el desconocido tenga su misma edad.

3. Juan encuentra en el celular de su hijo de 14 años muchas imágenes de una compañera de curso, en las que ella aparece desnuda y en posiciones extrañas. Juan se pregunta: “¿Enfrento a mi hijo? ¿Hablo con los papás de la niña? ¿Hablo en el colegio? O mejor lo dejo pasar. Si total esto es una cosa privada. Son los mismos juegos que uno hacía antes, escondidos en la casa, pero que ahora se hacen en Facebook. Es parte de su intimidad, mejor no me meto, es parte de madurar…”

Esto no es privado. Un adolescente de 14 años es imputable legalmente. Y tener una imagen de una niña de 12, en posiciones directamente sexuales, puede ser considerado almacenamiento de pornografía infantil. Así que, independientemente de que usted sea liberal o de que la niña haya consentido en enviar sus fotos, podría ser que el padre de esa chica denuncie a su hijo y que él deba responder a la justicia. Esto no es trivial.

El sexting, en sí, es una forma de comunicación que no está prohibida, por lo tanto no es delito. Pero, como explica Felipe Barruel, abogado especialista en la materia, el uso indebido de las imágenes o videos puede tener consecuencias penales que afectan a cualquier persona mayor de 14 años en Chile, como almacenamiento, distribución, adquisición, comercialización o difusión de material pornográfico infantil. Eso implica utilizar material de menores de 18 años representando actividades sexuales explícitas, reales o simuladas; cualquier representación de sus partes genitales con fines sexuales o incluso que se emplee su voz o imagen, con los mismos fines.

Ese adolescente que responde ante la ley también es un niño que, antes de estar difundiendo o almacenando fotos y videos de alta carga erótica, debió haber recibido una mejor educación sexual. El sicólogo José Miguel Valenzuela, asesor de colegios como el San Ignacio, Monjas Inglesas y Fundación Colegios Santa Cruz, plantea que si ocurre este fenómeno, es porque hay niños y adolescentes con una necesidad insatisfecha de saber de sexualidad. “Ellos legitiman emocionalmente el valor de la imagen y la comunicación por medio de un teléfono o computador. Por lo tanto, el colegio tiene el mandato moral de profundizar en las nuevas prácticas de comunicación de sus estudiantes. Trabajar con coraje intelectual y emocional la vida sexual de sus estudiantes. No silenciarla ni evadir el desafío de formarlos”. La idea es que padres y colegios los acompañen en su formación sexual en vez de satanizarlos.

4. Silvia, inspectora general de un colegio, se entera por casualidad de que existe un video erótico de una de las alumnas circulando por los celulares de los alumnos y se pregunta: “¿Requiso los celulares de los alumnos? ¿Comunico a los papás o denuncio directamente a la policía? Expulso a la adolescente en el proceso?”.

Denunciar y paralelamente avisar a los padres. Si el caso explota en el colegio, este debe poner aviso en cualquier cuartel policial, con un plazo de 24 horas, una vez conocido el hecho. Si no lo hacen arriesgan sanciones de carácter penal o civil. Sin embargo, en términos legales, esa es la única facultad y obligación que tiene el colegio. No puede requisar celulares, no puede revisar chats, ni registrar conversaciones de ningún tipo. Si lo hicieran, se corre el riesgo que se declare ilícita la prueba, por infracción de garantías constitucionales, principalmente por la forma que se obtuvo esa prueba.

Por otra parte, el colegio tiene una labor de prevención tan importante como la de los padres. “Se trata de conversar con ellos, mostrar límites y acordar con los padres que asuman una misma línea en sus hogares. Creemos que el acceso a las tecnologías de la comunicación no es una decisión neutra. Niños hasta los 13 o 14 años que ya utilizan celular, tablet o facebook, dado su desarrollo cognitivo y moral, es muy probable que se metan en problemas. Conversar acerca de temas de sexualidad permite que salgan a la luz situaciones conflictivas, para que se logren detener antes de que pasen a ser graves”, comenta el sicólogo Pedro Rodríguez, del Colegio Teresiano.

5. Pedro y Andrea. Su hija Anita, la misma de 12 años que expulsaron del colegio, está con siquiatra. Después de que sus compañeros vieron las fotografías, Anita sufrió bullying y se sintió “marcada” por la situación. Pedro y andrea se preguntan: ¿No hubiera sido mejor mantenerla en el colegio en vez de que tuviera que salir como si fuera la culpable?

Una niña cuyas fotografías íntimas se propagan por otros, es una víctima. Independiente de que ella las haya enviado. Decidir que la niña se quede o no en el colegio, dependerá exclusivamente de cómo se ha comportado el establecimiento con ella. Si a los victimarios no se les ha amonestado, se favorece la revictimización de la adolescente. Ante todo, lo importante es que ella tenga la posibilidad de superar el trauma. Pero es necesario entender que este es un problema sistémico. “Este conflicto compete en menor o mayor medida a toda la comunidad educativa, por lo tanto, el hecho de que los estudiantes afectados se retiren del colegio no implica que el problema esté resuelto al interior de este. Se requiere de un compromiso importante del colegio de gestionar y facilitar cambios en pos de una mejora de la convivencia escolar”, comenta Álvaro Ayala, sicólogo experto en educación.

6. Miguel, padre de Mariana, una niña de 11 años que le envió por facebook a un desconocido un video donde sale desnuda y tocándose. Este desconocido, primero se hizo pasar como un “amigo” de 14 años, siendo mayor de edad, y luego la presionó para conseguir imágenes. Miguel se pregunta: ¿Fue esto un simple juego sexual de su hija que traspasó los límites?

No. Estamos hablando de grooming: la extorsión o acoso sexual a través de internet. Parte primero como un juego sexual igual que el sexting: un supuesto amigo le pide fotos a una niña. Pero después, cuando ella quiere parar la situación, el desconocido la presiona, atemoriza y manipula, diciéndole que si no le manda más fotografías, la acusará a sus padres de haber enviado una primera imagen. La PDI asegura que ese desconocido que dijo tener 14 años, suele ser un adulto encubierto, mayor de 20, que hace lo mismo con varias niñitas. Este tipo de casos se da de manera exponencial. Mauricio Araya cuenta que las casi 40 personas que trabajan en la Brigada del Cibercrimen ven al menos 15 casos mensuales de este tipo de situaciones. Y los desconocidos pueden ser parte de redes de pedofilia.

Fuentes consultadas para este reportaje:
Mauricio Araya, sicólogo y subcomisario de la Brigada del Cibercrimen de la Policía de Investigaciones de Chile (PDI) / Miguel Arias, sicólogo y director del proyecto www.serdigital.cl, de alfabetización y aprendizaje digital / Felipe Barruel y Romina Zúñiga, abogados de Fundación Probono / Pedro Rodríguez, sicólogo de Colegio Institución Teresiana / José Miguel Valenzuela, sicólogo y asesor de colegios como San Ignacio, Monjas Inglesas y Fundación Colegios Santa Cruz / Álvaro Ayala, sicólogo experto en educación de la Universidad Católica de Valparaíso.

 
Pin It

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE