*
1 diciembre, 2017
orla

Autoentrevista: Pamela Jiles

Soy Pamela Jiles, recién electa diputada de los sin moneda. En esta autoentrevista que doy en exclusiva, reconozco sin pudor mi fama de atleta sexual de alto rendimiento y mis intenciones de ponerle color y humor al carcamal Congreso.

Por Pamela Jiles / Ilustración Paloma Moreno


Paula 1240. Sábado 2 de diciembre de 2017. Especial Navidad.

¿A qué sabe el triunfo de esta elección?
Me enteré de que soy diputada cuando hacía dormir a mi nieta de un mes, bañaba a mis hijos chicos y trataba de meter un sistema solar de plumavit en una mochila escolar. Todo a la vez, como lo hacemos las mujeres. Así que este triunfo huele a amor profundo.

¿Sale Andrea Molina, entra Pamela Jiles?
Salen Zaldívar, Rojo Edwards, Ignacio Walker, Rossi, Osvaldo Andrade… Chao: vuelen alto y lejos porque es la hora de La Abuela y de los sin moneda.

¿Te vas a poner aún más soberbia?
La Abuela se va a poner cada vez más divertida e imaginativa. Hay que airear ese congreso carcamal, llenarlo de inteligencia, color, sentido del humor. Deshacerse de la solemnidad ridícula de los tribunos e inyectarles calle y sentido común.

¿De dónde saliste tan parada en la hilacha?
Soy nieta de Elena Caffarena. Fue una de las primeras abogadas del país, formó un movimiento multitudinario y pluriclasista que logró el voto femenino y consiguió que las mujeres podamos ser candidatas.

¿Boric o Jackson?
¿Boric o Jackson, qué?

No sé, el mejor, el más inteligente, mino…
Los dos son menos inteligentes de lo que creen, ninguno tiene nada de mino. Son dos cabros valiosos, importantes dirigentes del Frente Amplio, a los que respeto pero en ningún caso venero.

¿Con qué look irás a tu primer día al Congreso?
Imprescindible será la pluma fucsia.

¿Te sirvieron los ojitos azules en campaña?
La gente votó por La Abuela. Les importa un bledo mi color de ojos, de pelo, mi peso y mi talla. En un país huérfano de modelos, en que estamos hartos de la corrupción, la inconsecuencia y la fomedad de los políticos, mi ejército de nietos se vengó de la elite enchufándoles a su abuela, alguien que les pertenece y en quien confían, para fiscalizarlos y fustigarlos.

¿Qué es lo más cuico que tienes?
Nada. Soy una rota asumida, una mestiza, una paria, una exiliada, una infiltrada, una partisana, una descamisada, una abuela de los sin moneda.

Tienes fama de mujer fatal, ¿nació el hombre que te aguante?
No faltan postulantes. El problema fue encontrar una persona que me mantenga seducida. Si no hay pasión desenfrenada, me arranco.

¿Eres sexy en la cama como se cree fuera de tu casa?
Soy una atleta sexual de alto rendimiento… jajajajaja.

¿Estará de acuerdo tu marido con esa respuesta?
No tengo marido. Tengo un generalísimo de campaña con el que mantengo intimidad.

¿Cuál será el legado de Pamela Jiles?
No tengo legado, cuando muera quedará una estela de plumas fucsias por el amor que le tuve a mi ejército de nietos.

Deja tu comentario