Cuarzoterapia

Reportajes y Entrevistas

Cuarzoterapia

Por Texto y fotos: Sofía Arnaboldi

Usado y venerado hace milenios por distintas civilizaciones, el poderoso cuarzo está agarrando más fuerza que nunca en el área de las terapias alternativas en Chile: en Pichilemu se acaba de inaugurar un hotel donde las terapias con este mineral son el plato de fondo, mientras en el Valle de Quilimarí se consolida una ruta que lleva su nombre.

Paula 1171. Sábado 11 de abril de 2015.

CUARZO LODGE EN PICHILEMU


En el Cuarzo Lodge, abierto hace menos de dos meses en Pichilemu, este poderoso mineral –que abunda en la zona– es el protagonista de distintas terapias sanadoras. (Foto: Carolina Vargas)

Hace tiempo que Paloma Balmaceda, chef, directora creativa y mujer del afamado surfista Ramón Navarro, tenía el sueño de desarrollar en Punta de Lobos, donde vive, un proyecto turístico sustentable, a pequeña escala y que tuviera un diseño orgánico que rescatara los recursos locales, entre ellos, el abundante cuarzo de la zona. Hace casi dos meses, el 14 de febrero, su idea se materializó cuando abrió las puertas del Cuarzo Lodge, un hotel de ocho suites construido con materiales reciclados y barro, alimentado por energía solar y equipado con un spa en el que se ofrecen terapias alternativas en torno al cuarzo, como camas de este cristal y armonizaciones con cuencos. Además, hay clases de yoga, meditación mantrada y charlas. “Lo que buscamos es que la gente sienta parte de la energía del lugar”, comenta Paloma, que es una convencida del poder de los cristales de cuarzo: “Siempre he creído en ellos, transmutan la energía negativa en positiva y limpian los entornos. Cada uno tiene sus beneficios y ayudan a levantar el espíritu”, asegura. www.cuarzolodge.cl

Vogel, el científico de los cristales: Marcel Vogel, considerado el padre de los cristales, fue un científico que trabajó durante 27 años en IBM inventando 32 patentes para la marca. Tras dejar la empresa en 1984 y hasta su muerte en 1991, se dedicó tiempo completo al estudio de los cristales de cuarzo adjudicándoles propiedades de almacenar, amplificar y transferir información. Aseguraba que al tomar un cuarzo en la mano y cargarlo de buenas intenciones, el cuarzo como un láser podía irradiar la energía hacia otros cuerpos.

LA RUTA DEL CUARZO Y SANACIÓN EN TILAMA


La Ruta del Cuarzo y Sanación del Alma se despliega a lo largo del Valle de Quilimarí. En el camino que serpentea al lado del Río Quilimarí hay varios desarrollos turísticos y terapéuticos que tienen al cuarzo como protagonista.

Hasta hace una década, varias minas extraían cuarzo en el Valle de Quilimarí, especialmente en Tilama, unos 80 kilómetros al oriente de Los Vilos, donde existe uno de los yacimientos más grandes de cuarzo que hay en Chile. Aunque la explotación minera ya no es una actividad oficial, para reivindicar el atractivo del mineral, cerca de 20 empresarios de la zona se unieron en torno a este recurso y crearon la Ruta del Cuarzo y Sanación del Alma, que empezó a desarrollarse hace dos años y recién ahora se está haciendo conocida. Algunas paradas que destacan:
El laberinto del cuarzo: en el kilómetro 199, justo a la entrada de Quilimarí, la arquitecta Andrea González, experta en geometría solar, armó un laberinto de piedra abierto al público, activado con cuarzos enterrados que tienen el poder de ordenar las energías de quien lo recorre.

Camas de cuarzo en Casa Guangualí: “En este valle hay una energía que te baja los decibeles, te armoniza con la vibración de la tierra”, asegura María Alicia Heussler, presidenta de la Ruta del Cuarzo y Sanación del Alma y dueña de Casa Guangualí, a 15 kilómetros de Quilimarí. Titi, como la conocen todos, transformó su parcela en un lugar lleno de rincones, con cinco cabañas, una piscina con vista al valle, tinas calientes al aire libre, un centro de meditación y camas de cuarzo sobre las cuales recomienda recostarse 30 minutos para restaurar el biobalance del cuerpo y activar el sistema inmunológico. También hay clases de yoga, lectura de cartas, masajes y meditación con cuencos de cuarzos. www.casaguanguali.cl

Mina de cuarzo y venta de cristales en Tilama: para tener una experiencia directa con el mineral, en Tilama se puede agendar una visita a la mina La Confianza con Antonio Aguilera, operador de la Ruta del Cuarzo (cel 7818 7894). Los lugareños Cecilia Hermosilla y su marido, Juan Molina, extraen el material que venden en su tienda a la entrada del pueblo. (Desde $ 500 los cristales más pequeños; $ 7.000 los sacos de 50 k, cel 9374 0828).

Ruka Lycan: a dos kilómetros de Tilama, donde culmina la ruta, está el centro de meditación que abrió Camilo Silva para compartir sus conocimientos sobre el cuarzo. “Se trata de un lugar de contemplación, de profunda meditación y de toma de conciencia”, explica Silva. Ofrece terapias con los singulares diamantes Herkimers, pequeños cristales de dos puntas que tienen un campo electromagnético muy fuerte. Tiene en exhibición una colección de cuarzos que él mismo ha encontrado y otros para la venta. Las visitas se coordinan en el cel 9550 2956.

La ruta se complementa con otros atractivos como las cerámicas de Guangualí, los pasteles de la Señora Mery, los jugos naturales del Hostal Entre Puentes o el aceite de oliva de la Hacienda Los Cóndores. Zabin Bike ofrece la opción de hacer un recorrido en bicicleta (cel 7617 8785) y en el sitio www.rutadelcuarzo.cl se pueden agendar tours de hasta 3 días.


Al estar sometido a la presión del cuerpo, en una cama de cuarzo, el mineral transmite un electromagnetismo que reequilibra el organismo. Una sesión de 30 minutos en una de estas camas en Casa Guangualí mejora la hiperactividad, estados angustiosos e insomnios, entre otros.

ENERGIZARSE CON CUARZO


Paloma Balmaceda hace terapias con cuencos de cuarzo en el nuevo lodge que abrió en Pichilemu. En Santiago también hay especialistas que trabajan con ellos.

Además de llevarlo como colgante o ponerlo en un rincón de la casa, existen terapias impartidas por especialistas para aprovechar el poder sanador de este mineral:

Cristaloterapia para aliviar dolores
Esta técnica consiste en situar los cristales de cuarzo sobre los chakras para restablecer el flujo de energía. “Si un órgano está sano, su frecuencia vibratoria está en armonía, en cambio la enfermedad es una desarmonía energética”, explica Mónica Cabrera, diseñadora industrial y especialista en cristaloterapia. Según su composición, cada cuarzo tiene una energía específica con propiedades distintas capaces de recomponer estados anómalos en los órganos, además de inducir un estado de apertura de conciencia y nuevas formas de pensamiento. “Estas piedras son magia manifestada, los minerales están a nuestro servicio para sanarnos”, asegura la terapeuta. Además de sesiones de cristaloterapia de una hora, realiza un taller de medio día para grupos pequeños en el que enseña sobre los distintos tipos de cuarzo y sus propiedades y a reconocer sus campos electromagnéticos. Cel 8403 6858, pduque2003@yahoo.com.

Terapias con cuencos de cuarzo
Basados en los milenarios cuencos tibetanos, los de cuarzo producen una magnificada resonancia que resulta terapéutica. “Exponerse al sonido de los cuencos armoniza y eleva la vibración de nuestro cuerpo, ayuda a liberar la tensión muscular y provoca una estado de paz que fortalece el sistema inmune”, asegura Paulina Heyermann, quien realiza terapias con cuencos de cuarzo en Santiago. Paulina hace seminarios de enseñanza y difusión de los poderes terapéuticos de los cuencos de cuarzo y tibetanos. Dicta solo cuatro seminarios al año –en abril, junio, agosto y octubre– y cada uno es para un máximo de 12 personas. Se realizan en la comuna de Las Condes, los días viernes de 19:30 a 22:30 hrs. y sábado de 10:00 a 20:00 hrs. No es necesario tener conocimientos previos y todos los cuencos son facilitados durante el curso ($ 75.000, incluye colación, manual de estudio y diploma. Cel 9412 3303, contacto@sonidosterapeuticos.cl). •

UN MINERAL CON PROPIEDADES FÍSICAS Y SANADORAS
El cuarzo es el segundo mineral más abundante de la tierra después del feldespato. Compuesto de sílice y oxígeno, ha ganado su espacio en la ciencia por sus propiedades eléctricas: al someterlo a temperaturas altas o a presión, se genera una polarización de sus electrones y se transforma en algo así como una pila eléctrica. Los encendedores funcionan gracias a este principio, igual que los altavoces y sensores. Al someterlo a electricidad, se deforma, contrayéndose y dilatándose a un ritmo constante, que lo hace una pieza indispensable en los relojes: esa vibración constante permite medir los segundos. En el último tiempo se ha descubierto, además, que puede almacenar información por mucho tiempo, por lo que se han fabricado cristales de cuarzo como chips para computadores.

Por siglos, diferentes culturas le han reconocido al cuarzo algún tipo de propiedad mística, desde los egipcios hasta los indios cherokees americanos, que lo consideran divino.

Además de sus propiedades físicas, en el plano de las terapias alternativas varios autores describen su poder sanador. En su libro Curación por los cristales, la periodista Liz Simpson sostiene que las moléculas de los cristales de cuarzo tienen una simetría perfecta que los hace un paradigma del orden y la armonía, por lo que son un excelente medio para meditar. Asimismo, describe las propiedades curativas que se les atribuyen a los distintos tipos de cuarzo, cuyo color, forma y propiedades dependen de su composición y estados de cristalización. Entre los cristales de cuarzo se encuentran: el cristal de roca (incoloro), cuarzo ahumado (grisáceo), amatista (morado), citrino (amarillo), cuarzo rosado, cuarzo lechoso (blanco) y cuarzo azul, verde y el ametrino (mezcla de amatista y citrino).

Seguir leyendo