*
1
27 diciembre, 2016
orla

Los discos de Rafael Gumucio

Recién a los 17 años comenzó a escuchar rock. Y se transformó en un adicto. Tanto, que hoy tiene una colección de 4 mil discos. “Al rock llegué tarde, pero llegué fanáticamente”, dice. Aquí, los 5 álbumes de cabecera que lo iniciaron en este placer musical.

Por Bárbara Riedemann


Paula 1216. Sábado 31 de diciembre de 2016.

Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band (1967)
| The Beatles
2
Hasta los 17 años jamás fue a fiestas, solo escuchaba música clásica y canción francesa, este último gusto lo heredó tras vivir en el exilio con su familia en Francia. “Yo era un tipo tranquilo, escuchaba solo música dodecafónica, que es música clásica contemporánea. Ya en Chile, a los 17, me empecé a interesar por el rock. Era 1987 y justo se cumplían 20 años de este disco, del que se publicaron muchos artículos. No podía creer que estas melodías demasiado armónicas y pegajosas tenían, a su vez, grados de surrealismo y vanguardia. Fue mi primera incursión con el rock y me trastornó”.

Loaded (1970)
| The Velvet Underground
3
Solo con su hermano Ignacio, pintor y casi dos años menor que él, escuchaba rock. “Nos encerrábamos en mi pieza a sintonizar el programa Interface, de radio Beethoven. Cuando tocaron Rock & roll y Sweet Jane se me abrió el mundo. Me había metido en el rock progesivo, con mucha flauta traversa, mucho elfo y animales del bosque. Este sonido, en cambio, era ruidoso, urbano. A mí me gusta la ciudad y odio el campo y los bosques. Aunque ahora que estoy más viejo, tal vez me gustan más, soy cero místico. Estas canciones fueron las primeras que grabamos en cassette. Después íbamos a un negocio en las Torres de Tajamar, donde pagábamos y te grababan los discos de vinilo en cassettes vírgenes”.

Never mind the Bollocks (1977)
| The Sex Pistols
A los 22 años entró como profesor de Castellano al Colegio Alexander Fleming. Allí enseñó de octavo a cuarto medio. “Me cargaba esa pega, lo pasaba muy mal. Un día un alumno me dijo que escuchara este disco. No sabía nada de esta banda. En ese tiempo se escuchaba música que no me gustaba, sufrida, como Silvio Rodríguez, Sui Géneris, Inti Illimani, cosas de fogata, que recién me vinieron a gustar ahora. Sex Pistols me pareció música básica, pero muy armónica a pesar de ser punk. Me gustó y me gustó más aún porque a través de esta música pude entender a mis alumnos”.

Ziggy Stardust: The Motion Picture (1973)
| David Bowie
Tenía 20 años cuando durante un viaje a Viña con su papá escuchó este disco. “Este álbum marcó un antes y un después en mi vida: lo puse en mi walkman y fue el despertar a una música sexualmente ambigua, muy pegajosa. Era todo lo contrario a lo que me gustaba, pero me cautivó. El personaje de este álbum es muy plástico, entonces, encontré una relación con Viña del Mar, como que es una ciudad plástica, falsa”.

Pateando piedras (1986)
| Los Prisioneros
Quiénes eran mejor, si Los Prisioneros o los Inti-Illimani, desató una disputa entre Rafael y Juan Cristóbal Guarello, su amigo desde los 17 años hasta hoy. “Lo conocí en la casa de una prima. Tuvimos un enfrentamiento porque él decía que Los Prisioneros no eran musicalmente refinados y que los Inti eran virtuosos. Yo le decía que el fin de Los Prisioneros no era tocar bien, sino ser fieles a su estilo. Con este disco me rebelé contra el concepto de la ‘buena música’. Yo buscaba que se dijera la verdad, no que se tocara bien. Lo mismo busco con el cine y la literatura”.

Deja tu comentario