Dúo con acople perfecto

Reportajes y Entrevistas

Dúo con acople perfecto

Por Paola kacic / fotografías alejandro salazar

Estas son parte de las talentosas diseñadoras nacionales encargadas de crear los vestidos que usarán las bailarinas del Ballet de Santiago en una función privada - este 11 de noviembre en el Teatro Municipal - gracias a una invitación de la marca The Flexx de Hush Puppies. Una bella y enriquecedora experiencia que une moda y danza en un escenario.

El desafío fue que cada diseñadora creara un vestido que debía estar inspirado en el modelo de zapato que la bailarina usaría en el escenario y que pertenece a la nueva línea de calzado primavera-verano de la marca, The Flexx.

Daniela Bustamante (diseñadora) y María Lobero (bailarina)
“Me sentí muy agradecida de que pensaran en mí para participar en este proyecto, porque es muy creativo, entretenido y me dio la oportunidad de ver cómo mi ropa, que es mi arte, se podía llegar a vincular con otra forma de arte como el ballet. Además, que mi vestuario esté en un escenario tan importante como es el Teatro Municipal es una fortuna”, confiesa Daniela. La diseñadora optó por un vestido simple, delicado y con movimiento, el que se lo da la tela, una mezcla de algodón con seda que a María le encantó. “Tenía un poco de temor de que su gusto no se pareciera al mío, pero cuando me empezó a contar su idea, me fascinó. Coincidimos en el color, por ejemplo, y entendió mi preocupación de que el modelo fuera confortable y flexible, como también son los zapatos. Todo fluyó muy bien”, cuenta.

Lupe Gajardo (diseñadora) y Katherine Rodríguez (bailarina)
“Lo que me inspiró en este trabajo fue lograr una armonía entre el zapato que utilizaría Katherine y sus movimientos en el escenario. Y el resultado fue una pieza femenina que los resalta. En la confección ocupamos una gasa liviana y manejable por la bailarina, para que se sienta cómoda y además llene grandes espacios”, dice Lupe, y Katherine agrega: “(Lupe) está muy dispuesta a crear no solo una pieza estéticamente linda y con buen diseño, sino que también útil a la hora de bailar. Porque para mí el vestuario es fundamental en el escenario, ya que con él puedo mostrar de mejor manera lo que quiero expresar con mi danza. En cuanto a los zapatos, son cómodos, bajos, de un suave tono celeste y se verán muy bien con el vestido. Ambos harán que la puesta en escena luzca más completa y muy armónica”.

Mona Tormo (diseñadora) y Camila Aranda (bailarina)
Mona Tormo cuenta que su creación es la unión entre la bailarina y el zapato que usará. “Por eso resultó un modelo volátil y flexible, que se adapta a su cuerpo y vuela con ella en cada movimiento que realiza”. Sobre la experiencia, la diseñadora cuenta que “fue muy bonito el proceso de creación, porque cuando conocí a Camila le probé un par de telas y entendí que la idea que tenía del vestido era muy distinta a lo que estaba viendo en ese momento. Fue su color de piel y su figura lo que me dio la pauta; ella me llevó a lo que se creó”. Y Camila también quedó feliz con el resultado. “En esta disciplina el vestuario completo tiene que ser muy cómodo; el vestido debe tener el largo preciso y los tirantes no se deben bajar de los hombros, por ejemplo; la tela que se usa también es importante, porque ayuda a que luzca más el arte de la danza en cada paso. Lo mismo con el calzado, se debe sujetar muy bien al pie. En este caso todo se acopla perfecto”.

Loraine Holmes (diseñadora) y Lorena Borja (bailarina)
Loraine dice que “además de entretenido, este proyecto fue todo un desafío para mí, porque tuve que crear un vestido estético y a la vez funcional para ser usado en un escenario por una bailarina, y eso nunca lo había hecho. Me inspiré en los zapatos y su concepto de flexibilidad para elegir telas cómodas y con movimiento. Y en cuanto al color la inspiración me la entregó, sobre todo, la personalidad alegre y simpática de Lorena”. Para la bailarina la conexión fue mutua. “Loraine se ha preocupado de que el vestido se ajuste de manera perfecta a mi cuerpo y que no tenga limitaciones al acompañarme en el escenario. Y aunque no es ropa de danza, de todas formas permite movilidad total, y esa es una parte fundamental del desafío”, dice.

Seguir leyendo