El boom del Eneagrama. Del 1 al 9 ¿Qué personalidad tienes?

Reportajes y Entrevistas

El boom del Eneagrama. Del 1 al 9 ¿Qué personalidad tienes?

Por

Esta disciplina de crecimiento personal, que identifica nueve tipo de personalidades, ha alcanzado un importante desarrollo en Chile, donde acaba de realizarse el Primer Congreso Latinoamericano de Eneagrama. No solo lo usan destacados terapeutas, también gerentes, profesores y universitarios para mejorar sus habilidades emocionales y sociales.

Paula 1107. Sábado 27 de octubre 2012.

En agosto del año pasado el sicólogo y teólogo José Miguel Valenzuela se preparaba para iniciar su primera clase sobre eneagrama en la Escuela de Ingeniería Industrial de la Universidad de Chile. Frente a él había 96 estudiantes de quinto año, absolutamente desconcertados con este nuevo curso obligatorio que les habían incluido en la malla para la formación de habilidades sicoemocionales. Mientras el profesor explicaba de qué se trataba el eneagrama, los estudiantes comenzaron a levantar la mano para interrumpir: “¿pero esto es como el tarot?”, “¿y qué utilidad tiene?”. “¿qué tiene que ver eso con ingeniería?”, reclamaban.

Muy de a poco, la resistencia comenzó a disminuir cuando el sicólogo les fue contando que esta herramienta, que por décadas estuvo ligada al desarrollo espiritual y personal, hoy era utilizada por empresas como BHP Billiton, General Motors, Hyatt, KML, Kodak, Motorola, Reebok o Sony, entre varias otras, para la gestión del comportamiento humano: es decir, para armar equipos y generar sinergia grupal con el fin de mejorar la productividad. Luego, prosiguió con la descripción de cada una de las nueve tipologías –llamadas también eneatipos–. “En ingeniería priman los Ocho, de actitud desafiante, o los Tres, de actitud competitiva y exitista. Desapareció totalmente el Cuatro, que son más melancólicos, artistas e introvertidos”, les contó José Miguel Valenzuela, cuyo eneatipo es Dos, de actitud ayudadora y servicial.

Finalmente el curso del sicólogo tuvo tanto éxito, que ya va en su tercera versión. Y ese no es un caso aislado: el eneagrama hoy se enseña en el MBA de la Universidad Católica, en el de la Universidad de Chile y en el de la Universidad del Desarrollo. Colegios como el Saint George o el San Ignacio del Bosque lo están aplicando a sus equipos directivos y docentes, y hay consultoras de coaching que trabajan directamente con este modelo para intervenir en empresas chilenas que requieren mejorar la productividad y el clima laboral.

El eneagrama es un instrumento de autoconocimiento que permite llegar a un profundo crecimiento personal. Se trata de una escuela que se estudia en más de 30 países y que cuenta con más 50 años de historia. Su mayor desarrollo lo lidera Estados Unidos, donde tiene su sede The Enneagram Institute, escuela que forma a cientos de terapeutas, sicólogos y coach, y donde también se formó la Asociación Internacional del Eneagrama (IEA, por sus siglas en inglés).
Érika Sieber, presidenta de la filial Chile de la IEA, explica que el Eneagrama es un sistema completo de creación y desarrollo de los procesos humanos. Al ir pasando el tiempo –señala– muchos investigadores han ido desarrollando comprensiones profundas de los tipos de personalidades, su complejo dinamismo y movimiento. “El Eneagrama es un modelo universal, porque atañe a un tema central en nuestro desarrollo como individuos y como sociedad: la necesidad de autoconocimiento y el impulso que tenemos de mejorar y refinar nuestro ser, con el deseo de lograr transformarnos en personas más completas y felices. Es un modelo que permite a través de nuestra autoconsciencia y autoobservación, conocernos mejor y abrirnos a trabajar en nuestra propia construcción y mejoramiento”, concluye. En Chile, reconocidos terapeutas trabajan con él, como Pía Sartorius, Patricia May, Alex Kalaswi, Anna María Rossi o Susana Bloch.

El fin de semana en que circula esta revista aún estará realizándose el primer Congreso latinoamericano del Eneagrama. Entre las charlas destacadas está la del estudioso norteamericano Russ Hudson el sábado 27 de octubre; se titula El eneagrama como 9 caminos. Más información en www.ieachile.com

Dentro de la comunidad internacional de seguidores del sistema, Chile ocupa un lugar privilegiado. El próximo año, la chilena María José Munita, ingeniera comercial y coach, será la presidenta de la Asociación Internacional del Eneagrama y, por estos días (del 25 al 27 de octubre), se ha estado celebrando en Santiago el Primer Congreso Latinoamericano del Eneagrama, en el que han participado los máximos expertos mundiales. Se trata de un hecho inédito. Es primera vez que se desarrolla una conferencia mundial en un país latinoamericano, encuentro que ha servido para actualizar las últimas tendencias de aplicación de esta herramienta. Entre los exponentes está Russ Hudson, fundador y maestro de The Enneagram Institute, reconocido como uno de los principales eruditos en el tema y coautor de La Sabiduría del Eneagrama, uno de los libros más vendidos sobre la materia. También Mario Sikora, coach ejecutivo y un experto mundial en la aplicación del Eneagrama en los negocios que ha trabajado con empresas como Motorola, Dow Chemicals, Panasonic y Johnson & Johnson. Y Andrea Isaacs, coreógrafa, bailarina, y experta en Eneagrama aplicado a la inteligencia emocional. Isaacs es la creadora de un modelo innovador llamado Enneamotion que trabaja cada tipo de personalidad a través de movimientos corporales y mantras (ver recuadro).

María José Munita comenta que si este congreso se realizó en Chile es también por un reconocimiento a que todo comenzó acá: en efecto, fue en Chile donde, a fines de los 60, se enseñó por primera vez en el mundo esta teoría. En ese entonces, el boliviano Óscar Ichazo, maestro espiritual y fundador de la Escuela de Arica, que buscaba métodos para llegar a la iluminación, había sistematizado nueve tipologías de la personalidad para el crecimiento espiritual. Esta sistematización llamó profundamente la atención de Claudio Naranjo, un siquiatra chileno que en esos años era docente e investigador de universidades norteamericanas como Harvard y Berkeley. Después de que Naranjo conoció el trabajo de Ichazo, lo llevó a Estados Unidos por primera vez, donde se inició su estudio e investigación que dura hasta hoy. De ahí que a Ichazo y Naranjo se los considere los padres del eneagrama.

Cómo funciona
Un scanner de la persona. Así de certero asegura José Manuel Valenzuela puede ser el Eneagrama: “Es tan exacto como si fuera el test de Rorschach de la personalidad. Conocer la tipología del Eneagrama es responder a las preguntas primarias, y darte cuenta cómo funcionas en la vida. Entender lo que tiñó tu vida y tu mirada de ella”. Y eso, asegura Valenzuela, es esencial en educación, en negocios o en terapia. “Hoy existe un analfabetismo autobiográfico. Creo que esa es la gran falencia de la educación.

Es necesario enseñar a partir de de la riqueza de lo propio. No hay doctorado que valga más que saber quién es uno”. Para saber la tipología a la que uno corresponde existen distintos tests que se pueden encontrar en internet y que duran desde 10 minutos a dos horas (ver recuadro).
¿Pero qué pasa después de conocer la tipología? “Una vez que reconocemos nuestro tipo del Eneagrama, entendemos por qué somos como somos, y por qué otros son como son. Esto hace que todas nuestras relaciones sean más fáciles”, comenta la coreógrafa norteamericana Andrea Isaacs. Como explica Isaacs, una vez que una persona entiende su tipología, puede comprender su miedo, es más fácil tomar decisiones diferentes y dejar de caer en las trampas en las que siempre hemos caído. A ella misma le pasó: Andrea Isaacs, de tipología Cuatro, conoce el eneagrama desde 1993 –lo estudió con Russ Hudson y Don Riso– y antes se consideraba “patológicamente tímida”. “Si alguien realmente me gustaba y me hablaba, yo rezaba para que se abriera la tierra delante de mí para caer y desaparecer”. Pero con su sistema enneamotion encontró un antídoto perfecto. Cada vez que pasaba por una situación incómoda por su timidez, se paraba firme en el suelo y repetía para sí misma un mantra que ella ideó para estas situaciones: “Abrazo mi tierra y hablo con mi voz”. Este simple ejercicio –asegura– le ha permitido cambiar tanto, que ahora le dicen parece un eneatipo Ocho, caracterizado por su seguridad. “Ahora tengo una plenitud y paz interior que antes no podía mantener por mucho tiempo. El eneagrama ha mejorado mi vida y estoy profundamente agradecida”.

Ni mejor ni peor
El coach norteamericano Mario Sikora (49) –también invitado al Congreso de Eneagrama–, conoció su eneatipo a los 28 años y ello fue fundamental: no solo para su trabajo como coach de grandes empresarios –con quienes aplica esta herramienta–, también para entender por qué le gusta trabajar como independiente. “Como eneatipo Ocho, a veces no puedo dejar de verme a mí mismo como el jefe. Cuando me di cuenta de esto acerca de mí mismo, sentí que algo estaba mal conmigo, que era demasiado terco o arrogante. Sin embargo, he crecido cómodo con mi necesidad de tener el control sobre mi propio destino. Creo que la gente debe ser fiel a su naturaleza. Podemos actuar en formas adaptativas, pero somos lo que somos y no debemos luchar contra ello. Podemos ser fieles a lo que somos, incluso mientras tratamos ser una mejor versión de nosotros mismos”. De ahí que los especialistas insistan en que ninguna tipología es mejor o peor que otra, sino que son distintas estrategias de enfrentar la vida. La idea es conocer la propia estrategia e identificar si esta está en lo que ellos llaman “un estado funcional o no funcional”. La coach María José Munita pone un ejemplo: “El Tres tiene un gran foco en cumplir con los objetivos y eso es súper bueno. Pero cuando está enfocado solo en cumplir, en ser el mejor siempre, le puede costar armar equipos, porque está siempre compitiendo con sus pares. O puede atribuirse más responsabilidades de la que es capaz de hacer”, comenta.

Munita, cuyo eneatipo es el Uno, caracterizado por buscar la perfección, enfatiza que “lo importante es identificar en qué momento no me sirve mi estrategia a la que tiendo naturalmente para cambiarla”, agrega. Eso fue lo que le pasó a la colombiana Tamara Bloch, chef y dueña del restaurant Crepes & Waffles, radicada en Chile hace 12 años, eneatipo Uno. Lo descubrió en 2004, en un curso de crecimiento personal. “Me pasaba que si entraba a la casa de una amiga me fijaba en cosas como que el cuadro estaba torcido o que el sillón no era tan cómodo como debía ser. A veces, cuando leía un libro, en vez de estar pendiente del contenido me fijaba en los errores de ortografía. Una persona con eneatipo Uno como yo, cuando no está bien, puede ser sumamente crítico”.

Con el Eneagrama, Tamara fue comprendiendo por qué era así y comenzó no solo a estudiar el Eneagrana sino a tratarse con terapeutas transpersonales que lo utilizan como herramienta. Asegura le ha ayudado a ser más flexible y tolerante y para la relación con sus hijos ha sido esencial. “Entendí por qué mi hijo mayor, que es un Dos, era tan entregado; mi hija del medio, que es Cuatro, era tan sensible: y mi hijo menor, que es un Siete, era tan entusiasta. El eneagrama me mostró qué distinciones hacer con cada uno. Con mi hija del medio chocábamos mucho. Pero después de entender cómo interactúa su tipología con la mía, pudimos fluir más fácil”, comenta.

Como señala Érika Sieber no basta solo con saber la propia personalidad ni hacer un test de tipologías, “porque un proceso de crecimiento personal se logra a través de la propia observación, ya sea acompañado por algún terapeuta, profesor, coach o sicólogo desde el modelo del Eneagrama, o individualmente si es que hay compromiso con el proceso”.

El eneagrama y los negocios
Hoy existe una aplicación de este método muy fuerte en los negocios. En Chile algunas consultoras –como HRGroup y JVeloso– lo usan para intervenir en grandes empresas. María Pilar Izquierdo, coach y dueña de Cultiva Consultores, lo aplica constantemente. “Recuerdo un caso donde dos gerentes de áreas diferentes llevaban mucho tiempo en conflicto y eso afectaba a los subalternos”. En una de las intervenciones se reunió a los gerentes y les propuso trabajar con el Eneagrama, identificar sus tipologías y entender sus incompatibilidades. “Un gerente se identificó como Uno: tendía a ser más apegado a la norma y buscar altos ideales. Su tentación era juzgar al otro gerente como falto de compromiso, cuando no seguía el proceso definido, mientras él trabajaba más de la cuenta para suplir esas deficiencias”, cuenta Pilar. El otro gerente, por su parte, se reconoció como un Siete, más flexible y creativo y no tan focalizado en las normas, a pesar de ser muy efectivo a nivel de resultados. Sin embargo, chocaba con el Uno a la hora de definir procesos. “El solo hecho de poner esto en la mesa, les permitió legitimar sus diferencias, anticipar quiebres potenciales y construir nuevos estándares. A todos nos cuesta legitimar la mirada del otro, de allí que la toma de conciencia de nuestras tendencias abre caminos insospechados de mayor comprensión entre las personas”.

Movimientos, neurociencia y Eneagrama
La coreógrafa y bailarina norteamericana Andrea Isaacs creó un novedoso método llamado Enneamotion que trabaja cada tipo de personalidad del Eneagrama a través de movimientos corporales y repetición de mantras. Como explica Isaacs, al trabajar con esta metodología se producen, incluso, cambios cerebrales, porque el movimiento y el lenguaje se fijan en el cerebro a través de la creación de nuevas redes neuronales a través de la repetición de mantras y posiciones corporales. Para llegar a esto ella ha estudiado durante casi 20 años todas las emociones que se relacionan con cada una de las nueve personalidades, las que tradujo –tanto negativas como positivas– en movimientos. Aunque cada persona necesita un trabajo individual y específico, hay ciertos patrones que se repiten según el eneatipo:
Tipo 1. Me tomo a mí mismo ligeramente (mover juguetonamente los brazos en el aire).
Tipo 2. Recibo tu amor (llevar las palmas hacia arriba y luego hacia el corazón).
Tipo 3. Profundo contacto con el corazón (las manos sobre el corazón, permitiendo que los sentimientos salgan a la superficie).
Tipo 4. Puedo escuchar tu historia (escuchando con la mano a la oreja, y alcanzando hacia fuera).
Tipo 5. Yo puedo estar en el mundo (dar un gran paso hacia adelante).
Tipo 6. Confío en mi propia autoridad interior (tamborilear los dedos sobre el pecho).
Tipo 7. Estoy muy agradecido por esta vida (las manos en posición de oración)
Tipo 8. Hablo suavemente desde mi corazón (poner las manos sobre el corazón).
Tipo 9. Me mantengo en mi terreno y hablo con mi voz (postura firme, espina dorsal larga, hombros anchos).
Más información en www.enneamotion.com.

Test para sacar el eneatipo
En www.personarte.com/test.htm hay un cuestionario de 153 preguntas cortas que se responden con alternativas de mucho, poco o nada. También está el test de Russ Hudson y Don Richard Riso llamado TRIE, disponible en http://rafaelmoriel.blogspot.com/2011/06/ eneagrama-test-trie-riso-hudson_12.html. Por último destaca el test de www.eleneagrama.com que consiste en escoger todas las frases conque más te identifiques entre 50 opciones.

Libros recomendados
– El eneagrama en el amor y el trabajo: cómo comprender y facilitar tus relaciones personales y laborales, de Helen Palmer. Disponible en Feria Chilena del Libro a $ 22.515
– Conciencia en acción: eneagrama, inteligencia emocional y cambio, de Mario Sikora y Robert Tallon. Disponible para compra on line en www.buscalibre.com a $ 17.320.
– La sabiduría del eneagrama, de Don Riso y Russ Hudson. Disponible en Librería Antártica a $ 17.260.

Seguir leyendo