*
28 diciembre, 2016
orla

El método Bazán

Para muchos Patricia Bazán (54), directora de Contenidos y Estándares de Calidad de Mega, es “la mujer más poderosa de la TV”. Como mano derecha del director ejecutivo Patricio Hernández, ha trabajado silenciosamente para llevar al matinal, a las teleseries y al noticiero central a ser líderes de sintonía. Una parte de su fórmula ha sido aplicar el rigor que aprendió como periodista de investigación de programas emblemáticos de TVN y Canal 13. El resto de su criterio para hacer televisión lo cuenta aquí, en primera persona..

Por Paula Coddou / Fotografía: Alejandro Araya


Paula 1216. Sábado 31 de diciembre de 2016.

Mi método. “Es el resultado de mi paso por el programa Temas (TVN), donde trabajé con camarógrafos que venían de hacer cine, y de mi paso por Contacto y su rigurosidad por la investigación y por cómo contar las historias. Eso marcó un sello en mí. Me importa mucho la calidad audiovisual, con todos sus detalles: la fotografía, la iluminación, la música, la edición, el ritmo, la tensión dramática de todos los contenidos que me toca ver”.

Paul Schäfer y Lavanderos. “Cuando salieron los reportajes sobre ambos, yo era productora ejecutiva del Área de Reportajes de Canal 13 y sentí la responsabilidad del canal sobre mis hombros. Pero el equipo estaba súper blindado, porque se siguieron todos los métodos, todos los chequeos, se informó todo lo que se tenía que informar al director del canal de ese momento y a Patricio Hernández quien era el director de Programación. Con lo que sucedió después, porque tras un reportaje de ese tipo siempre se produce una batahola, creo que aprendimos a mantener la calma y a recibir estas olas como vienen: las críticas y las felicitaciones”.

Bajo perfil. “Me da lo mismo el cargo que ocupe, si va a ser mediático o no, si voy a ser protagonista o no, eso no me interesa mucho. Lo que me interesa es hacer cosas que me entretengan y que sean un desafío y que pueda sentir que estoy aprendiendo”.

Ser mujer y madre. “Tengo 4 hijos y eso nunca me ha pesado a la hora de tomar decisiones. Las veces que se me han abierto oportunidades he tenido la libertad de tomarlas o no. En mi trabajo siempre he estado rodeada de mujeres potentes, fuertes, marcadoras e influyentes en términos del contenido que se hace en televisión. Imagino que ellas han tenido la misma dificultad que todas en abrirse el paso. En estos 31 años que llevo trabajando en televisión no he sentido discriminación por ser mujer”.

Morandé con Compañía. “Hay quienes critican que ciertos programas estereotipan a la gente. Creo que es un poco desde el desconocimiento. Si yo hago un análisis de los programas en su temporada total, en sus emisiones totales, creo que esa crítica es injusta. El humor de hoy del Kike (Morandé) es un humor que trabaja la contingencia. En su programa la inclusión de hombres y mujeres es súper igualitaria. Las mujeres son fundamentales en ese equipo”.

El salto a Mega. “Me dio un poquito de dolor de guata cuando me fui de Canal 13 a Mega en 2014 como directora de Contenidos y Estándares de Calidad de Mega. Llevaba 22 años en el 13 y era como mi casa. Pero en ese momento tenía 50 años, estaba proyectándome cómo y cuándo iba a jubilar y justo me llega una propuesta de hacer algo nuevo. Me pareció fascinante. Me asustó un poco porque era dejar el territorio seguro. Entonces dije: ‘¿por qué no?’. Y me puse a prueba para empezar en otro lado como una hoja en blanco”.

Saber ganar. “No sé si soy mala perdedora, pero me gusta ganar. Entiendo que uno no puede tener solo éxitos y que los fracasos te ayudan, te enseñan y es imposible que le vayas a apuntar siempre. Y me gusta que como canal nos vaya bien, en el sentido de que estás logrando la conexión con el público: el contenido les está haciendo sentido a las personas y eso me gusta”.

Cambiar un matinal. “Cuando recién llegué a Mega, Pato (Hernández) me pidió que me metiera harto en el matinal, que para mí era un mundo desconocido. ¿Cómo se cambia un matinal? Estudiamos mucho las audiencias, tenemos un departamento de investigación súper potente, testeamos, pero también está el instinto y el olfato. Y hemos hecho las cosas bien”.

El futuro. “No planifico mucho. Nunca planifiqué a qué edad quería casarme, ni cuántos hijos quería tener, ni dónde quería vivir, nada. Siempre me he dejado sorprender por lo que la vida me pueda presentar. Disfruto a concho si lo paso bien en la pega, si es un desafío, y el aporte me interesa. Por el momento estoy súper bien y el día de mañana no tengo idea”.

Deja tu comentario