El otro 11

Reportajes y Entrevistas

El otro 11

Por Equipo Paula / Ilustración: Edith Isabel

Según el último Censo, actualmente en Chile hay más personas que vivieron el 11 de septiembre del 2001 que el 11 de septiembre de 1973. Son hechos incomparables que tuvieron -y tienen- alcances incomparables. Pero ambas fechas son importantes en la historia reciente. Una, fue el inicio de un conflicto internacional y la primera vez que muchos escucharon el concepto de terrorismo. La otra, un hecho que dividió a nuestro país y dio inicio a 17 años de dictadura. Salimos a la calle a preguntarle a jóvenes nacidos después del ‘73 dónde estaban para el 9-11 y cómo ese recuerdo personal se superpone o no al recuerdo histórico del 11 nacional.

1. “Me llamo Fanny Irene Muñoz Pinto, nací en 1973. En 2001 trabajaba como fonoaudióloga en Independencia. Me acuerdo que mi jefa puso la televisión y al principio vimos la noticia de que una avioneta había chocado contra una de las torres del World Trade Center en Nueva York. Después vimos el otro avión estrellarse. Ahí sentí miedo. El 11 es una fecha cargada. Hoy pienso en nuestro 11 porque nos marcó un antes y un después. Soy hija de carabineros y con el tiempo me fui haciendo mi propia historia. Para mí el Golpe fue un daño para ambos lados. Lo que pasó en Estados Unidos fue terrible, pero acá lo que hicimos fue hacernos daño a nosotros mismos”.

2. “Soy Víctor Cortés Vera y nací en 1997. Esa mañana estaba en mi casa, me acuerdo de las imágenes pero creo que era muy chico para asimilar su potencia. En lo personal, y a nivel familiar, no fue un gran impacto. Vivo en San Bernardo, un sector que para el 11 se alborotaba mucho. Yo sabía que ese día tenía que llegar temprano y tener cuidado, pero nunca sabía por qué. Después, conversando con mi mamá y estudiando historia, me fui enterando del Golpe de Estado y que había quedado la embarrada en Chile. En mi familia no se habla mucho de política porque hay una disyuntiva interna. Para el 11 pienso en nuestra historia, que creo no se puede olvidar”.

3. “Soy Jorge Enrique Godoy Valdés, nací en 1987. Esa mañana estaba en mi colegio, en La Florida. Me acuerdo que en la sala pusieron la tele, interrumpieron el matinal de TVN con un extra de noticias. Quedé para adentro, me dio pena por las personas que estaban en las torres. Me acuerdo de las imágenes de la gente tirándose desde los pisos altos. En mi familia se hablaba mucho de política porque mi papá hizo el servicio militar justo para el Golpe. Él nos contó las cosas buenas y las cosas no tan buenas. No voy a decir que todo lo que hizo Pinochet fue bueno, pero tampoco que todo fue malo. Hoy pienso en nuestro 11. No es que crea que lo de Estados Unidos no importe, pero lo nuestro es nuestro”.

4. “Soy Javiera Vega Aguilera, nací en 1991. Estaba en Santiago, en la casa de mi abuela, y nos llamó mi tía que vivía en Oregon, Estados Unidos, muy preocupada porque mi tío estaba en Nueva York. Me acuerdo de haber estado todo el día pegada frente a la televisión. Era súper chica y me dio mucho miedo. No entendía cómo se podían caer dos edificios tan sólidos. Después me imaginé todos esos muertos. Sabía que el 11 era importante en Chile, pero no sabía por qué. Hoy pienso primero en el 9-11 norteamericano, porque a mi familia y a mí nos tocó más de cerca”.

5. “Me llamo Carla Soto Cortés, nací el 1994. Estaba en el colegio, habíamos entrado a clases y no nos dijeron nada. Sólo cuando llegué a almorzar a mi casa vi las noticias, donde hablaban de lo que había pasado en Nueva York. Mi mamá me contó que era un atentado terrorista y me asusté porque pensé que algo podía pasar en Chile. En esa época sabía que en nuestro país había muerto mucha gente para esa fecha y que algunos salían a protestar, pero no era consciente del Golpe de Estado. En mi familia siempre se ha hablado de política. Aunque no estaba viva en 1973, pienso en el 11 chileno. Estudio en la USACH así que estar ahí es ver las romerías, las flores. En el patio donde estudio murieron personas, así que no puedo quedar indiferente a eso”.

6. “Mi nombre es Gonzalo Barrías Zapata, nací en 1982. En ese tiempo estudiaba sicología en la universidad y estaba preparándome el desayuno antes de salir a clases. Me acuerdo que estaba Mauricio Bustamante en TVN y empezó a decir que se había estrellado una avioneta en contra una de las torres gemelas. Me quedé mirando un rato y a los pocos minutos empezó una transmisión en vivo y vi cómo se estrellaba el segundo avión en la segunda torre. No entendía si estaba viendo una película o la realidad. Cambié los canales y todos estaban transmitiendo lo mismo. Quedé en shock. Ahí apareció la palabra “ataque terrorista” y sentí miedo. Hasta entonces para mí el 11 era sinónimo de fragilidad humana y de límites trasgredidos. Todavía está en la memoria de Chile y en la mía particular lo que pasó el ‘73. Somos segunda o tercera generación, pero estamos marcados por el relato familiar. Es algo vivo y parte de nuestro ADN”.

7. “Me llamo Juan Francisco Brito Chamorro, nací en 1979. Estaba en la universidad. Me acuerdo que llamaron a una compañera por teléfono y así nos enteramos. Entre los de la clase discutimos de lo poco que sabíamos, empezaron las especulaciones, y nosotros a preguntarnos quiénes eran los autores. Era consciente de lo que había pasado el 11 de septiembre acá y no me parecieron comparables. Son los dos lamentables. Pero lo que pasó en Chile nos atañe a nosotros, es nuestra historia”.

8. “Soy Gonzalo Rojas Ramírez, nací en 1982. Esa mañana estaba durmiendo, mi hermana me despertó y me dijo que prendiera la tele, así que vi justo cuando picó el segundo avión. Me di cuenta que era un atentado al tiro. Sentí miedo, pensé que podía empezar la Tercera Guerra Mundial. Eso sí, no tuvo nada que ver con lo que pasó acá. Vivo cerca de la Villa Francia, a una cuadra donde murió quemado Rodrigo Rojas De Negri, así que mi población está muy marcada por el 11 y por lo que pasó con los milicos. Mucha gente se perdió, familia, conocidos”.

9. “Soy Gabriel Rey Encina, nací en 1975. Recuerdo que estaba en mi casa acostado, prendí la tele y vi las noticias. Por un lado sentí una alegría, porque me caen mal los gringos y su política exterior invasiva. Son capaces de intervenir y de destruir economías, estados, países. Me alegré porque era verlos recibiendo de su propio chocolate. De hecho llamé a mi hermano, que está de cumpleaños ese día, y le dije: “Ahí está tu regalo”. Para el 11 de septiembre pienso en nuestra tragedia. El Golpe marcó nuestra historia, es un punto de inflexión. El genocidio que vino después fue terrible y hasta el día de hoy no hay justicia. Mientras no haya justicia, me voy a acordar de la fecha”.

10. “Me llamo Constanza Trincado Riveros y nací en 1992. Estaba en el colegio y los profesores hablaban de lo que había pasado, pero no nos explicaron mucho. Les hice preguntas a mis papás, pero nunca entendí lo grave que era. En esa época no sabía que la misma fecha era importante para Chile por lo que ocurrió en 1973 y por lo que veía en la televisión sólo sabía que se conmemoraba el atentado a las Torres Gemelas. Hoy es distinto. Cuando me dicen 11 de septiembre, lo primero que pienso es en lo que pasó en Chile y luego en Estados Unidos”.

11. “Mi nombre es Marcela Ramírez Carifeño, nací en 1994. Ese día estaba en el colegio, iba en primero básico. Estábamos haciendo una actividad de pintura y recuerdo que llegó la inspectora y le dijo algo en el oído a la profe. Teníamos una tele antigua y vimos las torres quemándose. Yo entendía que vivía en Chile y que habían otros países, pero había compañeros que no entendían que eso no estaba pasando acá y se pusieron a llorar. Vimos las torres caerse en televisión, fue fuerte. En esa época yo ya sabía que el 11 era una fecha importante en Chile porque mi hermano era militar y me habían contado su lado de la historia. De hecho yo decía que amaba a Pinochet. Después crecí y a los 10 años empecé a entender la historia y que lo que había pasado no era bueno. Hoy pienso en las dos fechas porque las dos me han impactado. Una porque lo vi en vivo, y la otra por los asesinatos brutales”.

12. “Me llamo Victoria Misito Mujica, nací en 1992. Para el 11 de septiembre de 2001 estaba en tercero básico y la profesora de inglés llegó llorando a clases y nos contó lo que había pasado. No tengo idea por qué lloraba, quizás tenía familiares en Estados Unidos. Había una radio grande en la sala y ella sintonizó las noticias para que escucháramos lo que estaba pasando. No tengo recuerdo de haber entendido la magnitud de lo que fue. Tengo una amiga que sus papás la fueron a buscar a clases, como si hubiera habido un atentado en Chile. En esa época no tenía conciencia que el 11 de septiembre también era una fecha importante en Chile. Hoy, si me dicen 11 de septiembre, pienso en el Golpe de Estado, no en las Torres Gemelas”.

13. “Me llamo René Opazo Álvarez, nací en 1994. Me acuerdo que estaba en mi casa, mi mamá prendió la tele, empezamos a ver las noticias. No entendí lo que estaba pasando: dos aviones habían impactado y botado las torres. Mi mamá no me explicó que era un atentado. En esa época algo sabía de nuestro 11 y pensé que estaba pasando lo mismo, pero más grande entendí que fueron cosas distintas. Hoy pienso en Estados Unidos, quizás por el impacto visual que generó en mí, que es algo que se nos fue repitiendo año a año”.

14. “Soy Cristóbal Casas Acevedo, nací en 1997. Ese día estaba en mi casa. Estoy de cumpleaños el 9 de septiembre y ese año, como regalo de cumpleaños, le pedí a mi mamá si podía faltar a clases. Mi papá estaba trabajando en Nueva York, a diez cuadras de las Torres Gemelas, y lo tuvieron que evacuar. Alcanzó a llamar a mi mamá y tranquilizarnos, porque estábamos con la guata apretada, llorando. Cuando vi las imágenes dije ¡qué chucha le está pasando al mundo, por qué nos tenemos que atacar a nosotros mismos! Hoy no pienso en ninguna de las dos fechas, ni en la chilena ni en la norteamericana. Esos hechos marcaron la historia pero no significa que tengamos que recordarlo como algo malo. Son cosas que ya pasaron”.

15. “Soy Daniela Pérez Doizi, nací en 1984. Estaba en la nieve, con un grupo de amigos chilenos y suecos. Cuando vi las imágenes sentí un hoyo en la guata, fue muy chocante. Nuestros amigos suecos sintieron lo mismo. Me acuerdo de las imágenes de la gente cayendo, fue bien impactante. Hoy pienso en lo que pasó en Chile porque sigue teniendo coletazos. Es un hito que, de cierta forma, ya pasó pero el impacto a nivel emocional sigue vivo. Pienso en los niños que fueron separados de sus papás en dictadura, en dónde están hoy”.

16. “Me llamo María Ignacia Ramírez González, nací en 1983. Me acuerdo que iba caminando por las canchas del Campus de la Universidad Mayor, en Huechuraba, pensando en el chico que me gustaba y justo lo vi caminando hacia mí. Lo saludé y él me dijo “¿supiste?”. Así me enteré. El atentado estaba pasando en ese momento, las torres se estaban derrumbando. Se me mezclaron muchos sentimientos en ese momento. Lo que pasaba en Estados Unidos se sentía como si fuera una película, no se sabía qué era verdad y qué era ficción. Si hoy me dicen el 11 de septiembre, para mí es la fecha del Golpe de Estado en Chile. Nací y crecí en un país en dictadura, por lo que no podría pensar en otra cosa”.

17. “Me llamo María Paz Rodríguez Vial, nací en 1981. Estaba en clases, en la universidad. Vimos con mis compañeros las primeras imágenes de lo que estaba pasando. Era algo tan cinematográfico que no parecía real. Recuerdo sobre todo una sensación de extrañamiento. No podía creer que algo así realmente podía pasar. Si hoy me dicen 11 de septiembre pienso en nuestra fecha. Me siento más cercana a nuestro 11 por la literatura que he leído y por lo que el Golpe significó a nivel de identidad. Después del 11 de septiembre del 73 Chile se acabó como país, quedamos en un bloqueo tremendo que nos hizo mucho daño. Y eso dura hasta hoy”.

18. “Mi nombre es Yessenia Carvajal Guerra y nací en 1990. Para el 11 de septiembre del 2001 estaba en el colegio, en Los Andes. Nos llevaron al comedor donde había un televisor y nos dijeron que no podíamos perdernos este momento de la historia. No entendí mucho lo que estaba pasando. Me acuerdo que la ciudad de Los Andes colapsó un poco, la gente estaba temerosa, inquieta. Muchos fueron al supermercado a abastecerse. De hecho, cuando mi mamá me fue a buscar venía con la camioneta llena de compras porque pensó que venía una nueva guerra. Hoy pienso más en la fecha internacional porque me evoca ese recuerdo de lo que viví”.

19. “Me llamo Camila Jeria Miranda, nací en 1992. Asumo que debo haber estado en el colegio o en mi casa, pero la verdad es que no me acuerdo. Recuerdo sí que vi las imágenes en la televisión, pero no sé dónde. En esa época sabía que el 11 era una fecha relacionada al Golpe y al atropello de los derechos humanos. Hoy pienso en el 11 de las torres gemelas por lo espectaculares y repetitivas que fueron esas imágenes, la caída de los edificios. Pero creo que eso es por la propaganda y los medios de comunicación”.

20. “Mi nombre es Diana del Campo Quintana, nací en 1994. Estaba en el colegio, no me acuerdo mucho de ese día, pero me acuerdo de las noticias, de la gente muerta y de los terroristas. Recuerdo un caos, no para nosotros, pero para los familiares de los que murieron. En esa época no sabía que el 11 también era una fecha importante en Chile, porque en mi familia no se hablaba de política. Si hoy me dicen 11 pienso en las Torres Gemelas, porque fue algo que trascendió al país donde ocurrió. Tuvo una escala mundial”.

21. “Soy Patricio Peña Jiménez, nací en 1990. Para las Torres estaba trabajando cerca de mi casa, en San Ramón. A mediodía nos percatamos de lo que estaba sucediendo en Estados Unidos. Fue espantoso. Sentí pena, tristeza. No era algo que nos estaba pasando a nosotros, pero sí a otras personas en otra parte del mundo. En esa época sabía que era una fecha chilena y no sé cuál es más terrible”.

22. “Soy Cristóbal Soto Morales y nací en 1995. Estaba en mi casa, y mi abuelo y mi mamá me explicaron que había habido un atentado. No le tomé el peso. Vivo en San Bernardo y el 11 era una fecha que tenía otro ambiente. Se decía que uno tenía que entrarse más temprano y se cortaba la luz. Eso sí me daba miedo. Si hoy me dicen 11 de septiembre y pienso más en las Torres Gemelas, tuvo más impacto y lo han repetido más”.

23. “Soy Andrea Hartung Valdivia, nací en 1987. Ese día estaba en Middletown, Rhode Island. Habíamos llegado un mes antes por el trabajo de mi papá. Yo estaba a cargo de mis tres hermanos chicos. Estaba durmiendo y unos de mis hermanos me despertó diciendo que había un incendio en las Torres Gemelas. Le pedí que me dejara dormir, pero al rato volvió a despertarme. Me levanté y vi cómo el segundo avión chocaba con la otra torre. Sentí pánico, porque mis dos papás estaban en bases navales. Nadie sabía qué estaba pasando y en la televisión hablaban de terroristas y más ataques. En esa época era consciente de que el 11 de septiembre es una fecha delicada en Chile, porque soy chilena. Si a mí me dicen “11 de septiembre del 73”, pienso en Chile, pero si me dicen “9/11”, pienso en Estados Unidos”.

24. “Mi nombre es Juan Mancilla Ojeda, nací en 1995. El 11 de septiembre del 2001 estaba en Osorno. Estaba hospitalizado, me dio bronconeumonía y estuve 11 días en cama. El 11 lo viví en la UCI, sin tele. Me enteré varios días después, leyendo el diario. Pero no me interesaban las noticias de otros países. Era cabro chico, quería salir a jugar, a encumbrar volantines, jugar al trompo. Hoy no pienso en nada para el 11 de septiembre, lo veo como un día más”.

25. “Soy Matías Bravo Vargas, nací en 1997. Estaba en mi casa, recuerdo haber visto las noticias en la televisión. Sentí que era una tragedia. Con el tiempo, en el colegio, me fui enterando de que esa fecha también tenía un significado en Chile. Me fui culturizando y aprendiendo de la historia, me hice una propia idea de lo que pasó porque en mi familia no se habla de política. Como estoy en Chile, en términos generales, quizás es más importante este 11, pero a nivel mundial fue más importante lo de Estados Unidos. Ese terrorismo sigue muy presente a nivel global”.

26. “Mi nombre es Francisca Quiros Melej, nací en 1993. Para el 11 de septiembre de 2001 falté a clases. Estaba en mi casa, con mi abuela en la cocina, ella gritó y me di cuenta que algo había pasado. Mi primer recuerdo son las explosiones en la televisión, no entendí lo que estaba pasando pero sí que era algo malo. Pregunté qué pasaba, pero no me acuerdo lo que me explicaron. Me quedé viendo esas imágenes una y otra vez, con mucho susto. Me dio miedo una guerra, la palabra terroristas. En mi familia la dictadura nunca fue un tema, entonces no sentí mucho ese peso histórico. Hoy, cuando pienso en el 11 de septiembre, se me vienen los dos hechos simultáneamente a la cabeza, lo que pasó en nuestro país y en Estados Unidos”.

27. “Me llamo Christian Flores Charco y nací en 1990. Estaba en Lima, en Perú. Escuché en el noticiero que se habían caído las Torres Gemelas y sentí pena por las personas que estaban ahí. Acá en Chile me dijeron que el 11 fue el Golpe de Estado y que hay algunos que no salen de sus casas. Que era peligroso salir en la noche. Pero no estoy muy enterado. Como no nací aquí, hago caso. Para mí el 11 de septiembre es un día normal. Si es un día importante para los chilenos, está bien. Y si me dicen que hay que quedarse en la casa, me quedo”.

28. “Mi nombre es Fabiola Herrera Carrillo, nací el 1986. Estaba sola en mi casa y me habían dejado la tele prendida. No entendí la magnitud de lo que estaba pasando. Cuando fui creciendo entendí lo que había sido. En esa época algo sabía de la fecha chilena, pero tampoco tanto. Hoy pienso en el 11 de 1973. Aunque el 11 de 1973 no me afectó directamente, soy chilena. Es parte mi historia”.

29. “Me llamo Rosa Finkelstein, nací en 1975. Trabajaba en un bar, en Avenida Suecia, que atendía de día. Llegué a trabajar a este “carrete diurno” y prendimos la tele. Lo primero fue incredulidad, después la repetición constante de las imágenes. En esa época yo y mi polola arrendábamos piezas de nuestra casa a extranjeros, y ese año eran alemanes. Me acuerdo que llamé a Hannah, nuestra arrendataria, y le dije que se estaban cayendo las torres. Ella fue la primera persona cercana con la que lo conversé, y tuvimos una breve conversación sobre la caída del Muro de Berlín, la caída de las Torres y lo que esas caídas podían significar. Hoy pienso en el 11 de septiembre chileno. Aunque viví mucho tiempo en Estados Unidos y mi identidad es un poco “ni chicha ni limonada”, soy definitivamente chicha. El 11 de septiembre, a nivel de relato personal y nacional, significa un montón. La dictadura tiene hoy más implicancia en mi vida que la caída de las torres, porque sigue presente”.

30. “Soy Sebastián Kaulen Echegoyen y nací en 1979. Esa mañana estaba en la universidad. Estábamos en taller y me acuerdo que empezamos a ver las imágenes. No sentí mucho, quizás porque generalmente no me llegan las imágenes de violencia. Hoy se me aparece primero nuestro 11 de septiembre, no sé por qué”.

31. “Mi nombre es Constanza Mujica Ossa y nací en 1991. Estábamos con mi familia en Orlando. Yo tenía 10 años y ese día justo estábamos viendo noticias y mostraron los aviones chocando contra las torres. Al principio pensamos que era alguna escena de una película, pero después entendimos que era de verdad. Por primera vez en mi vida fui consciente de que existía maldad en el mundo. Del 11 de septiembre en Chile, a esa edad, no sabía mucho. Relacionaba más septiembre con las Fiestas Patrias. Creo que lo más importante no fue lo qué pasó el 11 sino lo qué pasó en Chile después de esa fecha”.

32. “Mi nombre es Adrián Puentes Belmar, nací en 1977. Estaba viviendo con mi mamá, ese año recién me había titulado. Esa mañana me despertó mi mamá sobresaltada y tuve la sensación de que se estaba acabando el mundo. Al ver las imágenes sentí mucha extrañeza, lo veía como algo ajeno pero mezclado con miedo por la coincidencia de las fechas. Yo estaba entrando al mundo laboral, bien inestable. En la tarde quise ir al cine, pero estaba cerrado. A la vuelta, me tomé un taxi y el taxista me dijo: “¿A quién se le ocurre ir al cine hoy?”. Creo que quería evadir y pensar en otra cosa. Hoy pienso en el 11 de septiembre de 1973. Mi familia estuvo muy comprometida con la política de la época. Aunque el ’73 no estuve vivo, crecí en dictadura y hasta hoy es un tema muy marcador”.

33. “Me llamo Christine Schurter Schurter, nací en 1999. Aunque haya sido muy chica, me acuerdo de ese día. Estaba en mi casa, mi abuelo estaba viendo la televisión y empezaron a transmitir lo que estaba pasando. El primer comentario que surgió en mi familia fue que coincidía con el otro 11. Es que mi abuelo fue torturado y exonerado político. En esa época no tenía la conceptualización de la violencia, entonces lo único que vi era algo caer, pero podría haber sido la escena de una demolición. Cuando crecí, investigué no sólo leyendo lo que escribieron los medios. Siento que lo que pasó ese día en Nueva York es algo bien ajeno, algo que no adopté como propio. Hoy pienso en Chile. Nuestra historia está presente a nivel colectivo y personal”.

34. “Soy Claudio Torres Rebolledo, nací en 1979. Esa mañana estaba trabajando como soporte técnico y me enteré por la televisión. Mi primera impresión fue de impacto, no de miedo. Me asombré, pero comparado con nuestro 11 creo que lo que pasó en Estados Unidos no tiene mayor significado. Hoy pienso en nosotros, por lo que me han inculcado. Es nuestro tema, aunque confieso que en mi familia no se habla mucho de política”.

35. “Soy Josefina Fernández Orlandini y nací en 1992. Ese día estaba en clases en el colegio, y me acuerdo de haber visto a varios profesores y algunos alumnos angustiados viendo las noticias en inspectoría. Entré a esa sala para ver qué estaban mirando, y fue ahí cuando una profesora me dijo “ocurrió un atentado en Estados Unidos”. Solo entendí cuando miré la pantalla y vi en las imágenes a un avión chocando contra un edificio que estaba lleno de gente, a plena luz del día. Me sentí asustada y confundida. En esa época no tenía idea de que el 11 de septiembre era una fecha importante para Chile. Hoy pienso primero en las Torres Gemelas, y en segundo lugar, el Golpe de Estado. Creo que eso se debe al gran impacto mediático que generó y sigue generando ese atentado”.

36. “Me llamo Jacqueline Metayer Boin y nací en 1995. Recuerdo haber estado en mi casa con mi abuela y que ella saltó. Mi mamá se había ido al trabajo y se devolvió. Hubo un miedo generalizado de que algo que estaba afectando a la mayor potencia del mundo, también nos podía afectar a nosotros. En mi familia se habla mucho de política y con el tiempo entendí que el 11 era una fecha que nos moviliza a todos. Hoy pienso en nuestro 11 porque es una experiencia más cercana y latente. En el Golpe se cometieron injusticias que tuvieron efectos que nos siguen perjudicando. Pienso en el sistema capitalista que se instaló permitió las Isapres, las AFP. Que generó una sociedad mucho más individualista”.

37. “Mi nombre es Horacio Pérez Rodríguez, nací en 1982. Estaba en la Escuela de Teatro de la Universidad de Chile, donde estudiaba. En el patio había una televisión y se armó un grupo de personas que nos acercamos a verlo. Recuerdo que sentí desconcierto, no entendí lo que estaba pasando y cuando entendí me pareció tremendamente terrible y doloroso. Desde chico había visto las imágenes de La Moneda en llamas y en esa época para mí el 11 era una fecha horrorosa en la historia de Chile, cuando se quebró la democracia. Y lo sigue siendo. Para mí el 11 es el 11 chileno. Es una fecha que marcó nuestra historia terriblemente”.

38. “Me llamo Orlando Báez Chamorro y nací en 1994. Para el 11 de septiembre del 2001 estaba en mi colegio, en clases. Me acuerdo que había mucha conmoción. Posiblemente sentí indiferencia. Es que el mundo está lleno de tragedias. No sólo porque había pasado algo en un país económicamente poderoso iba a ser importante. A diferencia del 11 de septiembre del 2001, yo crecí con las conmemoraciones de nuestro 11. Esa fecha trágica de Chile está instaurada en nuestra memoria, y en la mía personal. Hoy pienso en nuestro Golpe, aunque no lo haya vivido. El Golpe nos hace ser cómo somos hoy y creo que no debemos olvidarlo jamás”.

39. “Mi nombre es Alexander Córdova Bastías y nací en 1981. Me acuerdo que estaba en la casa y mi abuela me despertó. “¡Se cayó un avión en las torres!”. Yo no sabía que existían las Torres Gemelas en Nueva York, y cuando me acerqué a la vimos en vivo cuando chocó el segundo avión. Nos quedamos viendo televisión toda la mañana hasta que las torres se desplomaron. Hoy, para el 11, apenas me acuerdo de eso. Tampoco me acuerdo del Golpe de Estado. Las dos fechas me parecen absurdas”.

40. “Mi nombre es Sofía Aldea Baeza, nací en 1986. En 2001 estaba en primero medio, pero como mi colegio era trimestral, en septiembre estaba de vacaciones. Me había quedado a dormir en la casa de una amiga y nos despertó su mamá diciendo que un avión había chocado contra una de las Torres Gemelas. Prendimos la televisión y vimos como un segundo avión chocaba contra la otra torre. Ahí entendimos que no había sido un accidente. Me acuerdo que sentí consciencia de que estaba viendo algo importante en vivo. Algo que iba a cambiar la historia en ese mismo momento. En esa época ya sabía que el 11 era una fecha que dividía al país. Si hoy me dicen 11 de septiembre, pienso en el Golpe”.

41. “Me llamo Daphne González Pizarro y nací en 1992. No me acuerdo exactamente donde estaba cuando se cayeron las torres, pero me acuerdo de haber visto las imágenes. Sentí una normalidad porque en la televisión sólo se mostraban tragedias y catástrofes. Sabía que el 11 era una fecha especial en Chile porque en mi barrio, cerca del metro Santa Julia, en La Florida, quedaba la escoba y se cortaba la luz. Hoy pienso en nuestro Golpe. Lo que pasó ese día nos marca hasta el día de hoy y no lo podemos olvidar”.

42. “Me llamo Isabel Do Santos, nací en 1984, en Brasil. Yo tenía 17 años y estaba trabajando en una tienda en mi país. Soy Testigo de Jehová, y con mi familia pensamos que el atentado había sido contra el edificio donde está la sucursal de los Testigos de Jehová en Nueva York, así que nos asustamos mucho. Cuando supimos que era el WTC nos tranquilizamos, pero sentimos mucha pena por los que murieron. Llevo 8 años viviendo en Chile. Cuando llegué me dijeron que para el 11 no podía salir hasta tarde, que era peligroso. Ahora que estoy casada con un chileno, recuerdo más que es una fecha importante para mi marido”.

43. “Soy Manuel José Ramírez Bunster y nací en 1989. Esa mañana estaba esquiando en la nieve, me llamaron mis papás y me contaron lo que había pasado. Partí al refugio y sentí una mezcla de shock con angustia y preocupación. La verdad es que no sabía que el 11 era tan delicado, pero sí sabía que era una fecha particular para Chile. Hoy pienso en lo que pasó en 1973 en nuestro país, pero también de las Torres Gemelas. Es una cuestión bien compartida”.

44. “Mi nombre es Constanza Cuevas Acevedo, nací en 1996. Creo que recién llegando del colegio vi las noticias en la tele. En mi casa estaba mi abuela, y no entendí mucho lo que estaba pasando. Mi primo venezolano, de 22 años, estaba en el área de las torres gemelas. Hoy pienso en la fecha chilena porque mi abuelo fue detenido, estuvo en el Estadio Nacional y casi fue fusilado. Mi familia ha estado marcada por las dos fechas, pero para mí el 11 de septiembre es el de 1973. El sufrimiento de mi familia directa fue muy terrible”.

45. “Me llamo Constanza Martínez Arancibia, y nací en 1987. Estaba en el colegio en San Felipe. Nos fueron a buscar a la sala de clases y nos llevaron a una sala donde había tele. No nos explicaron lo que estaba pasando porque ni siquiera los profesores entendían. Para mí el que tiene el 11 de septiembre de 1973, es mayor. Si bien las Torres Gemelas fueron un evento importante a nivel mundial, a nivel personal pienso nuestro 11”.

46. “Mi nombre es Valentina Leiva Baeza y nací en 1996. Ese día estaba en mi casa, me acuerdo de haber visto las noticias, pero no entendí el contexto ni los motivos y en mi familia no me lo explicaron tampoco. Cuando entré a estudiar Ciencias Políticas entendí más de ese 11 y del nuestro. Hoy pienso en el Golpe, porque es una realidad mucho más cercana para mí. Es un tema que no está cerrado y trato de recordarlo para generar memoria”.

47. “Me llamo Alexander Torres Ruiz, nací en 1986. Soy peruano y esa mañana estaba en Barranca, Perú. Sentí pena por el sufrimiento que podía traer el terrorismo a un país. Y pensé en los migrantes que viven y trabajan en Nueva York, en sus familiares. En esa época no sabía que era la fecha del Golpe Militar en Chile. Hoy pienso en la caída de las torres”.

48. “Soy María Ignacia Sanhueza Hamamé y nací en 1994. Ese día estaba en el colegio y me acuerdo que todo el mundo se paralizó, así que nos mandaron a la casa. Aunque era súper chica, quería ver qué pasaba y por qué. Se hablaba de terroristas y muertes, pero lo que recuerdo más claramente es el impacto. Yo siempre he sido consciente de la importancia del 11 de septiembre, pero por lo que pasó en Chile, no en Estados Unidos. Hoy en lo primero que pienso es en la dictadura, los compatriotas muertos por Pinochet y el asesinato de Allende”.

49. “Soy Carolina Araya Lerdo de Tejada, nací en 1991. Estaba en la semana del colegio que era un momento de mucha efervescencia. La rectora, que era una monja, nos contó a grandes rasgos lo que había pasado y pidió un minuto de silencio. Sentí desorientación. Nunca le tomé la dimensión de un atentado. Creo que la fecha es una fecha de reflexión sobre lo que pasó antes y después del Golpe de Estado. Como parte de una nueva generación, entiendo que hay gente que sufrió por las violaciones a los derechos humanos, pero si queremos reconciliación tenemos que mirar para adelante”.

50. “Me llamo Leara Rivera Sandoval, nací en 1995. Estaba en mi casa viendo la tele y me impactaron mucho esos edificios en llamas. Después, más grande, le tomé el peso al asunto. En ese tiempo no sabía de nuestro 11. En el colegio me metí al movimiento estudiantil y empecé a darme cuenta de lo que había pasado y de que no era tan bonito como me lo habían contado. En mi familia son militares y no hablaban de los muertos. Hoy pienso en lo que pasó en Chile porque soy chilena y es parte de nuestra historia. Siento que me corresponde ser parte del cambio”.

Seguir leyendo