El poder del rojo

Reportajes y Entrevistas

El poder del rojo

Por Josefina Hirane y Almendra Arcaya / Fotografía: Alejandro Araya / Producción: Álvaro Renner / Maquillaje y pelo: Caro Pizarro para Yves Saint Laurent / Asistente de maquillaje: Camila Delgado / Agradecimientos: Falabella, Topshop, Topman, Banana Republic y Gap

Solo el 2 por ciento de la población del mundo es colorina. De ellos se cree que traen buena o mala suerte, pues son muy llamativos. Pero lo cierto es que son fruto de una mutación en el gen MC1R que es el que causa piel pálida, pecas y pelo de tono furioso. Ahora que se acerca la Navidad y todo se va llenando de rojo, este es un homenaje de Paula a la gente pelirroja.

Paula 1187, Especial Navidad. Sábado 21 de noviembre de 2015.

CABEZA DE FUEGO

pl1187,  visual colorines

Con cinco hermanos pelirrojos, y un papá que fue colorín pero que hoy está canoso, el pelo del estudiante de Agronomía, Nicolás Marín (20) es un signo de identidad familiar. “Bromeamos mucho con eso. A mi papá le decimos que se le apagó el fuego y le quedó la ceniza. Y a mi hermano más castaño, le decimos que se le apagó el fuego y le quedó el carbón”.

ME GUSTA Y NO ME GUSTA

pl1187,  visual colorines

De nueve hermanos, Teresita (28) y Macarena Waidele (26) son las únicas con pelo rojo. Pero no lo viven de la misma manera. A Teresita, pelo liso, ingeniera comercial, le encanta: “Los colorines somos territoriales. Como estoy acostumbrada a ser la única, cuando llego a un lugar lo primero que hago es ver si hay otro colorín”, confiesa. En cambio, Macarena, pelo crespo, abogada, habría preferido pasar más piola. “Los profesores siempre me tenían demasiado identificada: ‘faltó la colorina’. Era una lata eso”.

CREADORAS DE COLORINES DE CHILE
MILTMP30321812

María Ignacia Pizarro (21) creó en 2010 el fan page Colorines de Chile en Facebook porque quiere saber cuántos pelirrojos hay en el país pero, además, porque quiere compartir experiencias. “Mal que mal tenemos historias similares: nos molestaron en el colegio o nos decían que éramos especiales”. Su hermana Javiera (23) fue la segunda integrante del grupo que suma apenas 50 miembros. “Creo que necesitamos promocionarlo más, para que esta comunidad crezca”, reconoce María Ignacia.

DIPUTADO ROJO
pl1187,  visual colorines

“Soy rojo, pero solo por fuera”, dice el diputado de RN José Manuel Edwards (38) al que apodan El Rojo. “En Chile ser distinto es muy difícil. Acá todos son iguales”, afirma. Por ser colorín, sufrió bullying severo en el colegio, pero hoy cree que lo beneficia políticamente. “Para efectos de recordación, es favorable: me ayuda a traspasar ideas con mayor claridad”, asegura.

CURA ZANAHORIA

1

“Soy mapuche y colorín. Sé lo que es sentirse diferente. Pero esto me ha ayudado a acercarme a niños y jóvenes que se sienten distintos por sus físicos o formas de ser: les cuento que cuando era chico me molestaban mucho diciéndome cabeza de Fanta y piojos de cobre. Trato de transmitirles que en la diversidad hay una riqueza”, cuenta Marcelo Catril (41), quien es capellán circense (celebra los bautizos y matrimonios de artistas de circo en Chile y anima como el Payaso Zanahoria en algunas de las funciones), además de guía espiritual del colegio Seminario San Rafael, en Viña del Mar.

PERSONAJES DE FICCIÓN

pl1187, visual colorines

El primer cuento infantil que publicó la escritora Francisca Solar (32), tiene por protagonista a un niño colorín. Y en el fanfiction de Harry Potter escrito por ella, la protagonista también lo es. “La familia más importante del mundo Potter son los Weasley y ahí son todos pelirrojos, igual que en mi familia. Para mí fue bacán, porque generalmente el colorín en la ficción siempre hace de malo o de nerd”, explica. Y reconoce su debilidad por los personajes pelirrojos: “soy fanática de Jean Grey de X-Men, Scully de Archivos secretos X y el colorín de CSI”.

NO AL NARANJA

pl1187,  visual colorines

En el clóset de la estudiante de Nutrición Javiera Dathe (22) están prohibidas las prendas naranjas, rojas y amarillas. “Es un tema. Los colores que resaltan el pelo rojo son el blanco, negro y verde musgo”.

CAMALEÓNICA

MILTMP30289495

Hasta los 4 años, Amaranta Rodríguez (14) fue castaña. “No hay explicación, pero a esa edad se me puso el pelo rojo. Y hoy en los veranos, con el sol, se me pone naranja”.

INCENDIADA

pl1187,  visual colorines

Solo a una colorina podrían disfrazarla de fósforo. Cuando tenía 11 años, el abuelo de Claudia Martel (39) la vistió de blanco, le pintó la cara negra y con un alambre le subió el pelo como una llama. Así ganó el concurso de disfraces en un verano en la playa.

EL GEN DE LA TÍA ABUELA

MILTMP30289497

¿De dónde salió este pelo? Se preguntó Magdalena Aninat, la mamá de Elisa Prieto (3) cuando empezó a crecerle. “Al parecer de una tía abuela paterna que era pelirroja. En todo caso, me encanta”, dice.

COLORO
MILTMP30243471

Emilio Contreras tiene 5 años, está en kínder del colegio Manuel de Salas y –como a la mayoría de los colorines– sus profesores y compañeros le dicen Coloro. Emilio se lo toma con naturalidad; en su familia materna tiene tíos y una media hermana colorina también. “Me gusta mi pelo. El naranja es mi color favorito”, dice.

FAMILIA CON CHISPA

pl1187,  visual colorines

Cuando los Araya Matus van al mall o al supermercado, levantan miradas y no es raro que alguien se les acerque a tocarles el pelo o a pellizcarlos. María Ester (37) y Fernando (38) están acostumbrados; los niños –Victoria (7), Catalina (6) y Diego (3)– no tanto. “Tratamos de transmitirles a nuestros hijos lo enriquecedor y formador de carácter que puede llegar a ser el pelo colorín”, explica Fernando. Como padres han tomado un rol activo en preparar a sus hijos para las bromas e inculcarles que es importante que se lo tomen con humor. De hecho, les relatan su propia experiencia infantil: a María Ester le decían Chispita y a Fernando, Duracell.

COLORÍN EXTREMO
pl1187, visual colorines

Fanático de los deportes extremos y kayakista profesional, Lorenzo Andrade (28) pasa la mayor parte del día al aire libre en el Cajón del Maipo, donde vive y trabaja. “El único problema de ser colorín, es lo delicada que es la piel a la exposición al sol. Por eso, no salgo de mi casa sin bloqueador 60 y me vuelvo a poner al menos tres veces al día, porque si no lo hago me insolo y me da fiebre, incluso, con delirios”, cuenta.

AGENCIA ORANGE
MILTMP30243406

Luego de participar, junto a sus tres hijos pelirrojos, en infinitos castings y algunos comerciales, César Arriagada (44) decidió independizarse y crear Orange, una agencia de modelos colorines. “Me di cuenta de lo cotizado que es el pelirrojo, porque calza con el perfil ABC1 que las marcas buscan, y vi ahí una oportunidad de negocio”. A la fecha cuenta con 80 modelos , entre ellos la estudiante de Teatro Constanza Palavicino (25), quien ya ha grabado dos comerciales para el extranjero.

LA COLORINA DEL ESCUADRÓN

carabinero2

Cuando entró a la Escuela de Carabineros, era la única colorina de un escuadrón de 300 alumnos. Por eso, hasta hoy la teniente Nadia Hernández (25), quien trabaja en la 5ª Comisaría de Conchalí, es conocida como “la colorina”, pese a que cuando está de servicio, siempre se peina con un tomate. “Andar con uniforme y el pelo full naranja, no se ve muy bien, así que lo oscurezco echándome harto gel. Pero en mis días libres aprovecho de lucirlo y andar con mi pelo naranja al viento”.

CUESTIÓN DE ACTITUD

MILTMP30243407

La productora de eventos Teresa Condon (49) recuerda que desde niña forjó un carácter fuerte, en gran parte, gracias al color de su pelo, una rareza según recuerda en esos años. “Ser colorina y tímida debe ser muy fuerte. Yo saqué personalidad desde chica, me creía la muerte con mi pelo, aunque me iba pésimo con los hombres. Recién cuando apareció la figura de Sarah Ferguson, duquesa de York, empezó a ser más valorado tener el pelo rojo. Hoy me encanta”.

FUI COLORÍN

MILTMP30308182

“Tuve un color cobre furioso hasta los 35”, dice el abogado Jorge Bofill (56), quien hoy tiene el pelo entre castaño y canoso, pero su piel es declaradamente pecosa, como suele ocurrirles a los pelirrojos. “La otra vez tenía que llenar un formulario de las Naciones Unidas y preguntaban por el color de pelo. Yo pensaba: ‘chuta, ¿qué pongo? Yo era colorín, pero no sé qué soy ahora’”, cuenta. Y agrega: “En todo caso, nunca fue tema. Estaba rodeado de colorines: de cinco hermanos, cuatro lo éramos, por lo que nunca lo vi como algo excepcional”.

Making-of El poder del rojo

Seguir leyendo