*
16 noviembre, 2017
orla

El tiempo pasa

En 1999 Paula publicó un reportaje visual llamado El tiempo pasa, que reproducía con exactitud una foto familiar antigua. 18 años después continuamos la saga: convocamos a los protagonistas, a las mismas locaciones, para repetir esa instantánea que captura un pedazo de tiempo..

Por Bárbara Riedemann y equipo Paula


Paula 1239. Sábado 18 de noviembre de 2017. Edición aniversario 50 años.

Romana Satt y sus hijos Mario, Sebastián y Romina en el Cerro San Cristóbal en 1976, 1999 y 2017.

En 1976 la actriz Romana Satt iba al San Cristóbal a pagarle una manda a la Virgen y aprovechaba de pasear con sus niños. Con los años, siguió yendo al cerro, pero sus hijos dejaron de ir juntos. Volvieron todos en 1999 y luego en 2017, para estas fotos de revista Paula.

Lucía Toro con sus hijos Hernán y Cristóbal Díaz en 1976, 1999 y 2017.

El 14 de febrero de 1976 Hernán Díaz cumplió 6 años y, como todos sus amigos estaban de vacaciones, su hermano menor, Cristóbal –de 1 año y medio– fue de los pocos asistentes al festejo. “Nos quedábamos en Santiago porque mis papás trabajaban y, aún así, mi mamá se encargaba con gran esmero para que yo estuviera feliz. Ya han pasado 41 años, mi mamá tiene 83 y esta retrospectiva me hace pensar que hoy somos los hijos quienes con el mismo amor nos encargamos de ella”, dice.

Sonia Montaldo con sus hijos Carolina, Guillermo y Karin Schacht, en la esquina de Costanera con Lyon, en 1972, 1999 y 2017.

Los abuelos maternos de los Schacht Montaldo –en 1972, de 6, 3 y 1 años–vivían en Lyon con Guardia Vieja, en Providencia, hasta donde su mamá, Sonia, los llevaba de visita todos los fines de semana. Aprovechaban de recorrer el barrio y una de las paradas obligadas era el parque de Andrés Bello con Lyon, cuando el río Mapocho no tenía cemento y abundaban los sauces llorones, que los niños adoraban trepar.

Las hermanas Ximena y Carmen Borrowman en 1975, 1999 y 2017.

Desde que nacieron, la madre de las hermanas Borrowman les tomaba un retrato en blanco y negro para regalárselo al papá de las niñas para su cumpleaños, quien lo colgaba en la pared de su pieza. La foto, tomada en 1975 –cuando Ximena tenía 9 años y Carmen, 10–, fue la última que recibió el padre, quien falleció a los pocos meses afectado por un cáncer.

Rosario Camacho y María Jesús Donoso en 1981, 1999 y 2017.

18 años exactos hay entre cada una de estas fotos. La primera, fue tomada durante un verano en Reñaca, cuando Rosario Camacho tenía 8 años y María Jesús Donoso, 6 meses. “Somos hermanas solo por el lado de nuestra mamá y de ella heredamos sus característicos dientes de conejo. A pesar de los años que tenemos de diferencia, somos súper amigas y me gusta que hoy nos veamos casi de la misma edad”, dice Rosario.

Deja tu comentario