Emergente: Tomás Acre

Reportajes y Entrevistas

Emergente: Tomás Acre

Por María José Salas / Fotografía: Rodrigo Chodil

Paula 1246. Sábado 10 de marzo de 2018.

Es más conocido como Tomazacre, el seudónimo con el que se presenta, cuando parte su show a las 9 de la mañana en uno de los vagones del Metro que toma en la estación Los Héroes. Con un pequeño parlante y un micrófono, improvisa rutinas de beatbox –música instrumental que se realiza solo con los sonidos de la boca– durante 5 minutos. Un buen día puede llegar a ganar $ 70.000. “Aprendí a hacerlo hace 6 años después de ver en la tele el Beatbox Battle World Championship, que se realiza hace 13 años en Berlín. Empecé de manera autodidacta: no paraba, a veces no comía solo para no dejar de ensayar y, en la noche, cuando ponía mi cabeza en la almohada, seguía sacando sonidos. El beatbox me levantó”, dice Tomás, en referencia a cómo lo ayudó a salir de la depresión que le causaba haber crecido sin padre, quien se fue cuando era niño. Vive solo con su madre en Quinta Normal.

Figura insigne de los artistas callejeros, no se marketea, aunque está rankeado como tercero en el Campeonato Nacional de Beat Box Chile. Desde que trabaja en la línea 1 del Metro hace dos años (antes lo hizo en las micros 406 y 407) no le han faltado ofertas para ir a cumpleaños o a paseos de oficina. “Una vez fui a una casa en Lo Barnechea. Paso mi número de teléfono ahí mismo, aunque creo que sería mejor pasar una tarjeta; me falta eso”. Fue un encuentro casual en octubre de 2017 que lo unió a Cristóbal Briceño, vocalista de Ases Falsos, quien lo felicitó luego de verlo en el Metro. “Me dijo que iban a hacer un concierto en el Caupolicán y que le tincaba que fuera parte del intermedio. Acepté feliz”. Fue así como el 15 de diciembre hizo su rutina frente a 5 mil personas, que lo ovacionaron de pie.

Hoy, está enfocado en terminar su primer disco, Doble personalidad, y en planear su viaje en agosto a Berlín, al campeonato mundial de beatbox. “Trabajo todo el día y estudio de siete de la tarde a once de la noche para lograrlo”, dice Tomás que este año cursará tercero y cuarto medio en un 2×1. “El beatbox y la música son mi vida”.

Señas
Tomás Acre
17 años
Beatboxer
Estudiante

Seguir leyendo