*
16 noviembre, 2017
orla

Feminismo 5.0

Global, mixto, diverso y divertido, incluso. El feminismo tiene nueva imagen y no necesariamente es militante, ni está contra los hombres. Se valida en experiencias individuales y cree en el derecho de tod@s a elegir su destino. Sin formatos de género.

Por Daniela Mohor W. / Ilustración Daniela William


Paula 1239. Sábado 18 de noviembre de 2017. Edición aniversario 50 años.

Un concepto en evolución, cuatro características
1. Profundización:
el feminismo de hoy parte con batallas ganadas. Por eso, según Carolina Franch, antropóloga y magíster en género del Centro Interdisciplinario de Estudios de Género de la Universidad de Chile, estamos en una etapa de profundizar los derechos adquiridos. Las feministas ganaron la lucha por el control de la natalidad y, en muchos países, por la posibilidad de abortar; ahora aspiran a que se les reconozca el control completo de su cuerpo y no se cuestione, por ejemplo, que las relaciones sexuales sin consentimiento explícito siempre constituyen una violación. En Chile, consiguieron que la ley reconociera el femicidio; hoy quieren que sancione el acoso callejero.
2. Democrático y cotidiano: se habla de la cuarta ola del feminismo; otros, de la quinta. Pero ambas se caracterizan porque la tecnología hace al movimiento más transversal. Si antes había que leer papers académicos, a Simone de Beauvoir, o ser militante, hoy el feminismo se cotidianiza y permea las distintas capas sociales. María José Guerrero, socióloga de la Universidad de Chile y jefa de estudios del Observatorio contra el Acoso Callejero, añade: “La ciudadanía tiene una voz importante. Hay un escenario mucho más pavimentado para poder generar cambios”.
3. De lo colectivo a lo global: ya no es necesariamente una causa colectiva, sino que parte de la experiencia individual. Y, además, es global. “El pensamiento feminista se ha vuelto más
matizado y variable para dar cuenta de un rango más amplio de experiencias personales a las que se enfrentan las mujeres”, señaló en 2015 un artículo de Harvard Political Review.
4. Diversidad y libertades: incluye a los hombres y las minorías sexuales. “Ha habido una expansión”, dice Mónica Maureira, representante del Observatorio de Equidad de Género. “Los grupos de la diversidad sexual recogieron ese capital feminista que consiste en hacer que sus derechos sean reconocidos más allá de las diferencias biológicas”, añade. En esa ampliación del movimiento, destacan valores como las libertades, en plural. Por eso, opinan algunos, el feminismo que viene debiera concentrarse en los medios para alcanzar objetivos. Y el principal, afirman, es el “poder de la elección”.

El feminismo de hoy es global y toma en cuenta el amplio rango de retos que enfrentan las mujeres en el mundo.

Plataformas feministas

01. www.LennyLetter.com
Boletín de Lena Dunham, la creadora de Girls, que dos veces por semana envía titulares y da espacio a nuevas voces.

02. broadly.vice.com
Artículos sobre política,   cultura, sexo y actualidad desde la perspectiva femenina.

03. www.Feministfrequency.com
ONG que analiza las relaciones de los medios con temas de género, raza y sexualidad.

04. YFa.awid.org
Conecta a feministas y mujeres interesadas en temas de género alrededor del planeta.

05. www.OMGYes.com
Solo para mayores de 18, ayuda a las mujeres a conocer mejor su cuerpo y alcanzar el placer sexual.

06. www.Womenalia.com
Red con ofertas de empleo, capacitación online, actualidad y blogs de emprendedoras.

La rabia de Lola Vendetta

En Más vale Lola que mal acompañada, la novela gráfica de la española Raquel Riba Rossy (27), hay sangre. Violencia, órganos a la vista y miembros cortados. No por nada, la protagonista se llama Lola Vendetta y suele aparecer con su espada japonesa, desquitándose, y disfrutando con eso. Su lema es: El feminismo no se sufre, se disfruta. “Lola me sirve de extensión, porque enfadarme y generar conflicto no es algo que me haya gustado nunca”, explica Raquel.

Todo empezó cuando en 2014 estudiaba Bellas Artes en la Universidad de Barcelona y, para ganar dinero extra, trabajaba de promotora en eventos empresariales donde, dice, las mujeres tenían solo un rol decorativo. “Me empecé a hartar de este tipo de cosas”. Un día, en esa misma época, en el Metro se le acercó un señor de edad y empezaron a conversar, hasta que “la cosa se puso turbia”, y Raquel se enfureció. “Llegué a mi casa y empecé a dibujar el personaje de Lola”. El inicio de una serie de viñetas de desahogo que fue posteando en Facebook y que tuvieron impacto inmediato. En marzo pasado publicó el libro en España. “La magia que tiene el cómic, la caricatura, es que calamos muy fácil en la mente de la gente, porque no tiene que tumbar tantos prejuicios”. Instagram: @lola.vendetta

Los mensajes “body-positive” y el respeto de las elecciones individuales de cada una son pilares del nuevo feminismo.

“La magia que tiene el cómic es que cala muy fácil en la gente, porque no tiene que tumbar tantos prejuicios”, dice la española Raquel Riba Rossy, parte del creciente grupo de mujeres ilustradoras que abordan temas de género.

Carol Rossetti

En 2014, los dibujos de la brasileña Carol Rossetti (29) dieron la vuelta al mundo cuando comenzó su proyecto Mulheres/women, que abarca temas tan amplios como el racismo, la violencia de género, el abuso sexual, la imagen estereotipada de la mujer y los problemas de autoestima, entre otros. Instagram: @carolrossettidesign

Natalia Silva

El año pasado la chilena Natalia Silva (Natichuleta, 24) –ilustradora y estudiante de Diseño– publicó No abuses de este libro, cuya protagonista, Tina, fue abusada por su padrastro, y que se convertirá en película próximamente en Brasil. Instagram: @natichuleta

Alejandra Lunik

Chilena de nacimiento, Alejandra Lunik (43) ha pasado casi toda su vida en Argentina. Allá se convirtió hace años en una de las revelaciones del mundo de la historieta argentina por Lola, una tira cuya protagonista es una treintañera insegura que retrata la cotidianidad del universo femenino. Hoy dibuja una viñeta permanente para La Nación. Instagram: @alejandralunik

Cuatro autoras que hay que leer

Margaret Atwood

La reciente adaptación de El cuento de la criada –novela futurista en la que las mujeres pierden todos sus derechos, escrita en 1985– a la TV, ha vuelto a poner el foco sobre esta escritora canadiense. En 1969 escribió La mujer comestible, una novela en la que habla de cómo influye la presión social en la construcción de la identidad femenina.

Camille Paglia

Se autodefine como disidente y acusa a las feministas de la segunda ola de victimizarse. Cuestiona la responsabilidad de las mujeres en las violaciones en los campus universitarios, está en contra de las cirugías de cambio de sexo en los niños transgénero, y es defensora de la prostitución. Ideas expuestas en su último libro Free Women, Free Men.

Mercedes d’Alessandro

En su libro Economía feminista: cómo construir una sociedad igualitaria (sin perder el glamour), y en el blog que cofundó www.economiafeminita.com recurre al análisis de datos económicos para visibilizar la desigualdad de género y proponer ideas para un futuro más justo.

Siri Hustvedt

Su libro La mujer que mira a los hombres que miran a las mujeres incluye ensayos en los que analiza los sesgos de género que afectan la manera en que se juzga el arte, la literatura y el mundo en general. Hustvedt ya había tocado el tema de las mujeres El verano sin hombre (2011), que ha llamado una “comedia feminista”.

Si antes los libros eran lo que convertía a algunas mujeres en referentes del movimiento feminista, hoy varias se han hecho un nombre gracias a sus charlas online.

Ted.com
Conversaciones en vivo, para enterarse de las corrientes actuales.

Roxane Gay

“Confesiones de una mala feminista” se llama la charla de esta escritora que se hizo conocida con su libro Bad Feminist. Allí confiesa no cumplir con el perfil de la feminista perfecta porque le gusta el rap con letras que denigran a la mujer y el rosado. Aboga con humor por los matices.

Chimamanda Ngozi Adichie

La charla Ted de esta escritora nigeriana llamada “Todos debiéramos ser feministas”, tuvo un impacto tal que Beyoncé incluyó una parte del video en su canción Flawless. En 2014, se convirtió en un ensayo del mismo nombre que define el feminismo del siglo 21. Un referente ineludible.

Amy Webb

Es la fundadora del Future Today Institute y hace análisis de datos para entender el presente y el futuro de la humanidad. En su charla “Cómo pirateé los sitios de citas”, cuenta cómo logró crear su propio algoritmo para encontrar al hombre perfecto para ella.

Deja tu comentario