Jaime Bellolio: si yo fuera mujer

Reportajes y Entrevistas

Jaime Bellolio: si yo fuera mujer

Por Valentina Rodríguez / Fotografía: Alejandro Araya / Producción: Paulina Wiegand

A pesar de que su única polola fue la mujer con la que está casado desde los 25 años, de tener puros hijos hombres y de reconocerse torpe a la hora de enfrentarse a las mujeres, el diputado UDI dice que ha cultivado su lado femenino a través de lenguaje no verbal, la cocina y la decoración. Aquí, jugó a imaginar cómo sería su vida si hubiese nacido mujer.

Paula 1198, Especial Madres. Sábado 23 de abril de 2016.

¿Cómo serías si fueras mujer?
Inteligente, aperrada, coqueta y bien directa. Nada de andar con rodeos, sería de esas que usan los garabatos bien puestos.

¿Y serías tan de derecha?
No soy tan de derecha. Pero como sí sería de derecha sería muy valiente: a las mujeres políticas de derecha les toca defender temáticas más impopulares y eso las hace ser más aguerridas.

¿Cómo te llamarías?
Me gustan los nombres de flores: Jacinta, Margarita, Violeta. Mi madre se llama Margarita.

¿Cuál sería tu arma infalible?
Clavar la mirada y de vez en cuando un “¿y vo’ creí que soy weona?”. Es sexy la mujer que pone al hombre en su lugar, la que demuestra que tiene el control de la situación. No me venderían la pomada.

¿Cómo te vestirías?
Le sacaría mucho partido a eso de no estar obligada a usar pantalones y camisa.

¿A qué edad perderías la virginidad?
Sería cero cartucha pero sí esperaría hasta tener un hombre con quien valiera la pena para no arrepentirme después.

¿Te casarías virgen?
¿Alguien se sigue casando virgen?

¿Te harías alguna cirugía?
Si fuera necesario, ¡seguro! Aunque pocas eso sí, el cuerpo no puede ser preocupación esencial, porque se transforma en puro plástico.

¿Qué tipo de hombres te gustarían?
Uno que me quisiera mucho, con defectos incluidos. Que me respetara en todo sentido y con gran sentido del humor.

¿Te gustaría el prototipo UDI?
En la UDI hay de todo. Ahora, saldría con un perno de Dockers y camisa azul solo para despeinarlo.

¿Qué batallas darías?
Por la vida. Lo que no aceptaría jamás es que me pagaran menos que a un hombre por igual pega o que me miraran en menos por ser mujer.

¿Tomarías la pastilla del día después?
Me preocuparía la noche anterior.

¿Anticonceptivos?
Sí, claro.

¿Dejarías tu trabajo para quedarte en la casa con los niños?
Buscaría un trabajo que fuera compatible con la familia. No dejaría de trabajar, me dividiría la pega de la casa con mi pareja.

¿Qué defecto de las mujeres no tendrías por ningún motivo?
Hablaría menos. No sería culposa y menos insegura.

¿Serías celosa?
Sí, pero no perseguida. Un celo controlado para marcar territorio.

Como pareja, ¿qué cosas nunca harías?
Dejar de romper la rutina y de tomar la iniciativa.

¿Qué te mataría las pasiones de un hombre?
El calzoncillo blanco tipo slip con elásticos vencidos.

Si fueras mujer, ¿estarías soltera ahora?
La vida es mejor cuando se vive de a dos. Y en política, aunque a muchas personas no les parezca, la pega es pesada, con muchos
momentos duros, así que intentaría no estar soltera nunca.

¿Cuántos hijos tendrías?
Los que el tiempo y la paciencia aguante. Algo así como 3 o 4.

¿Qué cosas disfrutarías haciendo que como hombre no puedes?
Peinarme. Como se me están yendo los asistentes del estadio, si fuera mujer tendría el pelo muy, pero muy largo.

¿Qué cosas que haces como hombre no extrañarías para nada?
Poder hacer una sola cosa a la vez. Pero lo que sí extrañaría mucho es ese momento en el que nuestra mente de hombres se pone en
modo off, y literalmente no estamos pensando en nada.

¿Fumarías?
Igual que ahora, solo con un trago en la mano.

¿Con qué trago?
Uno amargo gin tonic. Las hace más interesantes cuando no se dejan vencer por la gota de pisco sour.

¿Te casarías con Jaime Bellolio?
Solo si lo hubiese conocido cuando chico. Ahora tengo demasiadas mañas.

Seguir leyendo