*
Amenábar con un baby doll diseñado por ella para su linea Cexy.
19 octubre, 2016
orla

Las canciones de Cecilia Amenábar

La ex modelo chilena, radicada en Buenos Aires hace 20 años, es videasta de la productora Zebra, voz de radio Play FM, ocasionalmente DJ y melómana absoluta. En noviembre se lanzará como diseñadora con una línea de ropa interior llamada Cexy.

Por Rita Cox / Fotografía: Lisa Cerati


Paula 1211. Sábado 22 de octubre de 2016.

Amenábar con un baby doll diseñado por ella para su linea Cexy.

Amenábar con un baby doll diseñado por ella para su linea Cexy.

Woman, de John Lennon

| Del álbum Double Fantasy (1980)
“La escucho y me pregunto: ‘¿qué haces si alguien te escribe una canción de amor así, eh?’”.

Charlotte Sometimes, de The Cure
| Del álbum Faith (1981)
“Buena parte de la letra de esta canción se basa en una novela de 1969 de la escritora inglesa Penelope Farmer. ‘All the faces, all the voices blur… change to one face, change to one voice”. La melodía y el video, que fue hecho en un sanatorio siniestro y terrorífico, me trastornaban. En él me inspiré cuando Gustavo (Cerati) me pidió hacer el video de Engaña, de Bocanada”.

Supersonic, de Oasis
| Del álbum Definitely Maybe (1994)
“Cuando salió este tema dije ‘¡no puede ser mejor!’. Con ese riff de la guitarra al inicio no necesitas nada más. La mejor banda de los últimos tiempos. Mi hijo Benito la escuchaba en su cunita a los 8 meses y no paraba de bailar. Le decía “wasis” en vez de Oasis. Qué bueno es cuando sale alguien que escribe buenas canciones. Este mundo se hace un poco mejor”.

Number Nine, de The Beatles
| Del álbum The Beatles (1968)
“Los Beatles fue una de las primeras bandas que escuché en mi vida. Mi mamá era fanática, así que tenía todos los casetes. Recuerdo el día en que escuché esta canción por primera vez: debo haber tenido unos 5 años, es decir fue en 1977, e iba con mi familia en auto viajando al lago al que aún voy todos los veranos. Pasábamos por un camino de tierra sinuoso y curvilíneo, yo en el asiento de atrás, cuando empezó a sonar y me dio terror. Era como descubrir una nueva forma de canción. Durante los exactos 9 minutos que dura, me sentí atraída por su deformidad y sicodelia. Algo parecido a lo que me pasó la primera vez que escuché a My Bloody Valentine, cuando con mi amigo Christian Powditch íbamos una madrugada en mi auto y él puso un casete”.

Dreams, de Fleetwood Mac

| Del álbum Rumours (1977)
“Esta es mi banda favorita de la vida. La conocí gracias a mi tía Pía, medio esotérica y hippy, y la escuché por primera vez en una carpa, frente al lago en vacaciones. Todas las canciones de este disco me vuelven loca. Nada mejor que las canciones de amor y desamor, reales, escritas con tanta pasión por dos parejas de verdad. Tremendos compositores y arregladores, con tanta facilidad para hacerme llorar. Dreams la cantábamos todo el día con mi prima Caty. La sacábamos en guitarra y nos creíamos Stevie Nicks y Christine McVie. Hasta hoy no me canso de oírla y sentir lo mismo cada vez que la escucho”.

Deja tu comentario