Los números: Carolina Tohá

Reportajes y Entrevistas

Los números: Carolina Tohá

Por Ilustraciones: Gabriel Ebensperger

Aunque durante el verano hay un éxodo de personas que abandonan la capital, la alcaldesa de Santiago argumenta en este recuento personal por qué quedarse en la ciudad no es tan malo después de todo.

Paula 1167. Sábado 14 de febrero de 2015.

Aunque durante el verano hay un éxodo de personas que abandonan la capital, la alcaldesa de Santiago argumenta en este recuento personal por qué quedarse en la ciudad no es tan malo después de todo.

4 razones para quedarse en Santiago en verano

1. La ciudad es más amable, la gente está más relajada y hay menos tráfico.
2. La temperatura en las tardes es ideal para salir a tomar y comer algo en alguna terraza o simplemente a caminar.
3. Se pueden subir los cerros que están en medio de la ciudad y mirar Santiago desde lo alto, aprovechando que hay menos contaminación.

3 panoramas imperdibles para hacer en Santiago un domingo
1. Disfrutar de la CicloRecreovía dominical bordeando el Parque Forestal, pasando por la Plaza de Armas y visitando el Museo Histórico Nacional. Seguir pedaleando hasta el Barrio Yungay y almorzar en la Peluquería Francesa o en la Fuente
Mardoqueo, para terminar pasando la tarde en la maravillosa Quinta Normal.
2. Cachurear en la mañana en los galpones del Persa Biobío y terminar almorzando en alguna de las picadas de calle Placer, buen reflejo de la diversidad de culturas que conviven hoy en la comuna.
3. Pasar al Rey del Mote con Huesillo en Mirador con Rondizzoni. Imperdible. Antes se puede recorrer el Barrio Meiggs que está lleno de sorpresas y bajos precios.

3 cosas que más me gusta hacer en Santiago durante el verano
1. Comprar frutas de verdad en la feria. Las del supermercado parecen de plástico.

2. Ver cómo se junta la gente a escuchar música y bailar frente al odeón de la Plaza de Armas donde tenemos dos funciones gratuitas todos los días.
3. Irme al trabajo en bici y volver cuando todavía queda luz y se siente ese aire dulce y relajado del verano que me hace enamorarme cada día más de Santiago.

4 tesoros escondidos del centro que vale la pena visitar
1. Las galerías comerciales que van desde Moneda hasta Compañía, entre Ahumada y Bandera, o la Galería Juan Esteban Montero (Huérfanos con San Antonio) donde se puede ver un mural poco conocido de Nemesio Antúnez y sus mosaicos en el piso.
2. Los jardines de la Iglesia de San Francisco, un espacio detenido en el tiempo lleno de árboles añosos y con un aire de historia que emociona.
3. Las obras de Kulczewski que están por toda la comuna, por ejemplo, en las calles Madrid, Virginia Opazo y Villavicencio.
4. La calle Victoria, el mejor lugar para comprar zapatos y carteras de cuero de producción realizada 100% por artesanos chilenos.

3 lugares para refrescarse del calor y 1 donde mejor no hacerlo

1. La piscina del Parque O’Higgins, donde además hay clases de natación todo el verano.
2. La piscina o los juegos de agua en la Quinta Normal.
3. Los museos de Bellas Artes, de la Memoria, de la Solidaridad, el Mavi o el MAC. Son todos fantásticos y fresquitos.
4. ¡No refrescarse en las piletas ornamentales! No tienen condiciones sanitarias ni de seguridad para recibir bañistas y son un verdadero peligro, especialmente para los niños.

Seguir leyendo