Si yo fuera mujer: Pablo Zúñiga

Reportajes y Entrevistas

Si yo fuera mujer: Pablo Zúñiga

Por Manuela Jobet / Fotografía Paloma Palomino

En medio de las grabaciones de la comedia “Hazte hombre”, que protagonizará junto a Marcial Tagle y Boris Quercia, Pablo Zúñiga imagina cómo sería su vida si en vez de hombre hubiese nacido mujer.

¿Cómo te llamarías si fueras mujer?

No me llamaría con un nombre religioso como María o Jesús. No soy contrario a la religión ni mucho menos, pero siento que te da un cierto perfil. ¿Qué pasa si la María Jesús es reventadísima? Es una suerte de carga. Me gusta Paula, no Pabla. Ojalá un nombre corto y no compuesto.

¿Cómo tendrías los ojos?

Del mismo color que los tengo ahora porque es lo único que me salva en términos físicos. Es mi caballito de batalla, porque la gente se fijan harto en ellos, aunque se deberían fijar más en mi nariz. Creo que es un color atractivo para llevar.

¿Serían tu principal atractivo físico?

Yo creo que sí. Aunque el poto y las pechugas también importan, pasaría más piola. No me gustaría ser plana pero no me pondría silicona.

¿Andarías escotada?

No, nada que sea como de vedette. No me gusta ese concepto de mujer, respetando el oficio. Intentaría ser más atractiva en términos intelectuales, de personalidad. Que digan qué chora esta mina, es entretenida, es divertida, es culta.

No te gustaría ser la “mina rica”.

Me movería ser más atractiva que deseable. En el concepto de rica no hay mucho argumento. Ser atractiva es más potente. Tendría humor, tema, mundo.

¿Serías irónica?

Totalmente, eso es una manera de ver la vida, de observar el entorno. Creo que el humor es darle una vuelta a la realidad y eso me parece interesante.

¿Qué temas te tocarían?

Todo lo que tiene que ver con niños. Abusar y engañar a niños que no saben lo que está pasando lo encuentro muy cabrón. Sería muy crítica del Sename y trataría de ir a ofrecer mi ayuda en todo lo que tiene que ver con eso.

¿Qué tipo de hombre te gustaría?

De joven me gustaría el mino, el taquilla, el surfista. El que me protege, pero tiene su tabla. Más mayor, optaría por el que me gusta, sea o no mino. Con el que sienta que coincido. No me embalaría ni trataría de aperrar con alguien que tenga proyectos muy diferentes a los míos. Eso me pasaría la cuenta cuando se me pase el enamoramiento.

¿Cómo sería tu hombre ideal?

Que tenga más o menos los mismos proyectos que yo. Que sea preocupado. Eso de ser a la antigua, me gusta. Si me abriera la puerta del auto o me regalara flores lo encontraría muy buena onda, porque eso significa que se acordó de mí.

¿Qué te mataría las pasiones?

Que tuviera halitosis. Le pediría que se lo tratara, porque es un contacto diario. Que no se haya arreglado los dientes también sería algo que me mataría las pasiones. Le propondría que se ponga frenillos si los tuviera muy chuecos, aunque lo vayan a molestar. Y me cargaría que fuera pinta monos.

¿Cuál sería tu causal inmediata de divorcio?

La infidelidad.

¿No la perdonarías?

Creo que con el tiempo la perdonaría, pero sería incompatible seguir con él.

¿Qué no le aguantarías nunca?

Que me pegaran.

¿Qué cosas no harías nunca si fueras mamá?

Gritarles a mis hijos. A veces te ves sobre pasado, pero trataría de no hacerlo. Y no los obligaría a hacer lo que yo quiero que hagan en temas más trascendentales, como estudiar una carrera determinada. Eso me parece muy violento. No sería dictatorial.

¿Y qué sí harías?

Me agacharía a su altura para escuchar lo que me dicen. Creo que así formas a niños con buena autoestima, que se dan cuenta de que uno los pesca. No les respondería nunca mirando el iPad o el celular. Uno es la persona en la que más confían, entonces si tú no los pescas, quién.

¿Frente a qué cosas reaccionarías con fuerza?

Contra el aborto.

¿Tomarías pastillas anticonceptivas?

Creo que sería conservadoramente moderna y las tomaría por un tema de maternidad responsable. Si tienes muchos hijos, no le puedes poner atención a todos, no da. Creo que el tiempo es lo más valioso que le puedes dar un hijo, más que el colegio, las vacaciones o el Play Station.

Seguir leyendo